Buscar en La Comunidad

Mostrando resultados para etiquetas 'portaaviones'.

  • Buscar por Etiquetas

    Añade etiquetas separándolas con comas.
  • Buscar por Autor

Tipo de Contenido


Foros

  • World of Warships
    • Anuncios World of Warships
    • Eventos, Torneos y Concursos
    • Guías del Juego
    • Área Comunidad WoWs
    • Zona de Clanes
  • World of Warplanes
    • Anuncios World of Warplanes
    • Eventos, Torneos y Concursos
    • Guías del Juego
    • Área Comunidad WoWPs
    • Zona de Clanes
  • War Thunder
    • Anuncios War Thunder
    • Guías del Juego
    • Área Comunidad War Thunder
  • Otros Juegos
    • IL-2
    • Fórmula 1
    • Otros Juegos
  • Historia y relacionados
    • General
    • Documentales Históricos
    • Películas Históricas
    • Libros Históricos
    • Documentos Históricos
  • Off Topic
    • Off Topic

Encontramos 3 resultados

  1. Abro un post especifico porque si no se perdera en el de actualizaciones. Ayer eche 2partidas de CV para ver si recordaa de que iba el tema. Tengo el tier VI yanqui a full con mejoras y capitan especifico de 10puntos y aun asi cuando mis cazas llegaban a entrar en contacto con lso del vecino y tiene lugar el "combate de dados" del Command and Conquer perdia cazas en relacion 6 a 1. Esto es lo mas frustrante del juego CV actual para mi, si el jugador contrario tiene "mejores cartas" que tu no tienes nada que hacer y las acciones que realices no influiran, aunque mandes tus escuadrones de 2 en 2. Por el otro lado, pille 2 partidas seguidas con el Budionny que los CVs la pillaron conmigo y arradsado a torpedos cruzados en el minuto 3. Los CVs y la aviacion deberian tener gran importancia (desde Midway son los reyes de la flota) por lo que tienen que estar en el juego nos gusten o no. Desde que juego a WoWs leo libros y Wikipedia sobre los barcos que salen y es tremenda la cantidad de elos que fueron puestos fuera de combate por ataques aereos, aunque fuera en puerto.
  2. NOTA IMPORTANTE: Hilo original creado por Criseox Colaboradores: @imply_tha_best y @manolojones Portaaviones británicos: El montaje del director En la historia de las Bolas de Cristal, la dedicada a los portaaviones británicos fue una de las primeras. Se hizo en una fecha tan lejana como abril de 2016, es decir hace casi dos años. Y desde entonces sigue sin haber noticias. En su momento las “bolas” no eran tan “ilustradas” y complejas como ahora sino más bien una simple lista enumerativa. La bola de acorazados alemanes fue así. Una lista. Pero los tiempos han cambiado y por tanto ha llegado el momento de darle un “agua” a esta bola que se ha quedado vieja. Un aviso. Aunque mis queridos amigos Manolojones e Imply me han echado una mano en este remozado lo cierto es que en este caso la elección de los barcos es de mi entera responsabilidad. Es (con un pequeño cambio) la lista antigua. Eso significa que no esta tan trabajada como las últimas y probablemente sea menos acertada. Culpa mía. Los portaaviones en el juego. La rama de los portaaviones es la que más problemas tiene para encontrar su sitio en el universo del World of Warships (Wows). Aunque ya hay siete árboles nacionales, y pronto se incorporará un octavo (Italia), sigue habiendo solo dos ramas de portaaviones, ramas que sin embargo llevan desde el primer inicio y las primeras alfa y beta del juego: Japón y los Estados Unidos. El juego nació con los portaaviones, tuvieron una influencia decisiva en sus comienzos y después su estrella declinó hasta convertirse en elementos relativamente anómalos. Probablemente se jueguen menos de un 20% de batallas con portaaviones y la gran mayoría centradas en los niveles bajos cuatro y cinco. No es objeto de este hilo discutir el por qué de esta situación pero este desconcierto sobre el papel de los portaaviones en el juego ha provocado que todas las nuevas incorporaciones hayan sido en forma de barcos premium y que ninguna nueva rama se haya incorporado. Wargaming (WG) tiene un serio reto en devolver a los portaaviones a su lugar.
  3. Un tema para mi desconocido, la acción de la Royal Navy en el Pacífico al final de la SGM, especialmente de sus portaaviones, enviados tras apuntarse el final de la guerra en el Atlántico. Del Blog "Mundo SGM", El Guardián. La Royal Navy hacia el Pacífico Abril de 1942, la Eastern Fleet del vicealmirante Somerville es neutralizada por la, hasta la fecha, victoriosa flota japonesa al mando del vicealmirante Nagumo. Sus aviones, con total impunidad, hunden al portaaviones Hermes y los cruceros pesados Cronwall y Dorsetshire obligando a los buques británicos abandonar el Océano Índico hasta prácticamente las inmediaciones de Madagastar. Durante los dos siguientes años la amenaza representada por la Royal Navy fue prácticamente inexistente en la zona, algo que el primer ministro británico Winston Churchill no veía con buenos ojos, pues comprendía que para los intereses de la corona británica era esencial que la Royal Navy actuase contra Japón en cuanto fuese posible, pero durante dos largos años las complicaciones del frente europeo hicieron que aquello fuera una mera intención prácticamente inalcanzable. En 1943 hubo una pequeña excepción y el Victorious se unió al Saratoga durante un breve periodo de tiempo para suplir la escasez de portaviones americanos tras la larga campaña de Guadalcanal y juntos operaron frente a las costas de Noumea (Nueva Caledonia), lo que permitió al Enterprise regresar a casa para ser sometido a una bien merecida completa reparación. El 29 de junio los dos portaaviones cubrieron los desembarcos planeados en Nueva Georgia, islas Salomón, en previsión de una posible reacción de los portaaviones japoneses, la acción conjunta finalizó sin la aparición de la marina japonesa pudiendo considerarse un éxito para los intereses generales aliados. Evidentemente aquello fue bien poco para Churchill. En abril de 1944 se había podido concentrar una fuerza de ataque en Ceilán que actuó notablemente en el Golfo de Bengala presionando a los japoneses en Birmania e Indo China. Pero en cuanto el giro de la guerra europea lo permitió no dudó en poner en práctica su estrategia largamente deseada. Por esas fechas la flota de portaaviones norteamericanos comenzaba a ser la imponente arma que acabaría por derrumbar al imperio japonés, era el momento de devolver el favor a sus aliados. El 4 de marzo de 1944 zarpa de Majuro la TG 58.5 formada por el Saratoga y los destructores Cummings, Dunlap y Fanning hacia el Índico para reforzar a la Britis Eastern Fleet, a la que se une el 27 de marzo en las inmediaciones de las islas Cocos. El 2 de abril la Eastern Fleet ancla en Trincomalee y diez días más tarde es el acorazado francés Richelieu es el que pasa a engrosar las filas de Somerville. Para la Royal Navy ha llegado el momento de devolver los golpes recibidos por el imperio del mikado. El 19 de abril los aviones del Saratoga y el Illustrious atacan Sabang, en el extremo norte Sumatra, y el 17 de mayo la refinería de petróleo de Surabaya en Java. Al día siguiente la colaboración aliada finaliza y los buques norteamericanos se despiden de los británicos tomando rumbo a Pearl Harbor. Somerville no habrá de esperar mucho para volver a tener una fuerza operativa de portaaviones, a principios de junio el Victorious llega al Índico y los dos portaaviones británicos efectúan un raid sobre Sabang el 25 de julio. Mientras tanto el gobierno británico trabaja en la planificación del traslado del grueso de la Royal Navy al Pacífico, barajando como fecha probable junio de 1945. Como primer paso al futuro despliegue Somerville fue reemplazado por sir Bruce Fraser y un mas más tarde, en el transcurso de la conferencia de Quebec, Roosvelt y Churcuill marcaron las bases para la participación de la Royal Navy en el Pacífico. Por esas fechas la situación en Europa permitía reducir la Home Fleet a un solo acorazado y el Howe y el King George V podían trasladarse al lejano oriente.El 22 de noviembre de 1944 la Flota Británica del Pacífico es creada oficialmente. El mando de la agrupación de portaaviones recae en el contralmirante Philip Vian que cuenta con el Illustrious, Victorious, Indomitable e Indefatigable, dos días antes los portaaviones de la Flota Británica del Pacífico ya han realizado su primera acción bélica atacando Pangkalan Brandan y Sabang. En diciembre Fraser llega a Sidney abordo del Howe, ahora la mayor dificultad para el despliegue radicaba en los suministros y el mantenimiento de las unidades pues era fundamental no depender totalmente del apoyo logístico americano y, siguiendo los criterios establecidos en la conferencia de Quebec, los británicos pusieron todos los medios necesarios para no entorpecer a sus aliados en ese sentido. Para ello se trasladaron a Sidney, que se encontraba a 6.000 kilómetros del futuro teatro de operaciones, el material y mano de obra especializada necesario desde Europa ya que los australianos estaban ya al borde del colapso con Mac Arthur y sus propios suministros. Lo primero que hizo Fraser fue tomar un avión para reunirse con Mac Arthur y Nimitz. Para mayor alegría de Churchill tanto el almirante como la flota fueron bien acogidas. "La fuerza británica aumentará grandemente nuestra capacidad ofensiva y demostrará nuestra unidad de propósito contra Japón. La Flota norteamericana del Pacífico les da la bienvenida" le dijo Nimitz dijo a Fraser durante su entrevista.Pero antes de que el despliegue fuese una realidad quedaba un problema por resolver. Por cuestiones técnicas y de status se hacía difícil que Fraser pudiese mandar la flota, pues su antigüedad y categoría eran superiores a las de Halsey o Spruance, por lo tanto se eligió al vicealmirante Sir H. Bernard Rawlings segundo en el mando y comandante táctico en el mar. El 16 de enero de 1945 la flota abandona definitivamente Ceilán, durante su travesía se procede a efectuar numerosos ejercicios de entrenamiento y el 24 sus aparatos atacan las refinerías de petróleo de Palengang en Sumatra y el 29 repiten el raid y el 4 de febrero las anclas bajan al fondo en Fremantale. A mediados de marzo la flota al completo junto con las unidades de abastecimiento estaban en Manus, islas Almirantazgo, y el 18 de ese mismo mes zarparon para realizar su primera campaña al mando del almirante Spruance, dentro de las unidades navales destinadas a cubrir la operación ICEBERG: la conquista de Okinawa.Dos días más tarde los buques de Rawlings llegan a Ulithi y reciben la misión de cubrir Sakishima Gunto, un grupo de las islas Ryukyu entre Formosa y Okinawa, para erradicar cualquier contraataque aéreo japonés lanzado desde Sakishima o Formosa, la TF-58 se situará a cien millas al este de Okinawa para cubrir los ataques lanzados desde las Kyushu. Con esta disposición las cabezas de playa en los primeros momentos del desembarco estarán cubiertas de la más que probable ofensiva kamikaze que seguirá al desembarco. La Flota Británica del Pacífico queda integrada en la quinta flota estadounidense y pasa a denominarse desde ese instante TF-57. El 23 de marzo de 1945 la TF-57 zarpa de Ulithi para encontrarse con su grupo de aprovisionamiento al este de Cabo Engaño, tres días más tarde se encuentra en su área de batalla, a 100 millas al sur de Miyako Retto a la espera del desembarco previsto para el 1 de abril. La tan deseada intervención británica en el frente del Pacífico por Wiston Churchill está a punto de comenzar. La composición de las unidades navales británicas el 29 de marzo de 1945 era la siguiente:FLOTA BRITÁNICA DEL PACIFICO (TF-57) Vicealmirante Sir H. Bernard Rawlings, comandante táctico. 1er Escuadrón de Batalla (TF 57.1) Vicealmirante Sir H. Bernard Rawlings King George V (buque insignia), Howe. 1er Escuadrón de Portaaviones (TF 57.2) Contralmirante Sir Philip Vian Indomitable (buque insignia):15 Avengers, 29 Hellcats Victorious: 14 Avengers, 37 Corsairs, 2 Walruses Illustrious: 16 Avengers, 36 Corsairs Indefatigable: 20 Avengers, 40 Seafires, 9 Fireflies. 4to Escuadrón de Cruceros (TF 57.4) Contralmirante E.J.P. Brind Swiftsure (buque insignia), Gambia, Black Prince, Argonaut Fuerza de protección (TF 57.8) Contralmirante J.H. Edelston. 25 Flotilla de destructores: Euryalus, Grenville, Ulster, Undine, Urania, Undaunted. 4ta Flotilla de destructores: Quicmatch, Quiberon, Queenborough, Quality. 27 Flotilla de destructores: Whelp, Wager. GRUPO LOGISTICO (TF-112) Contralmirante Douglas B Fisher. TF-112.1: Portaaviones de escolta Striker, destructores Crane, Finhorn, Whirlwind, petroleros San Ambrosio, San Adolpho y Cerdardale. TF-112.5: Portaaviones de escolta Speaker, destructores Pheasant y Kempenfelt. Durante el trascurso de las operaciones en Okinawa el grupo logístico albergó un total de cinco portaaviones de escolta (Chaser, Fencer, Ruler, Slinger, Speaker y Striker), 10 petroleros y un largo número de buques de reparaciones y salvamento. La TF-57 entra en combate. 23 de marzo de 1945, la TF-57 sale de Ulithi El 26 de marzo de 1945, la operación ICEBERG inicia su fase inicial a las 08:01 horas con el desembarco en Kerama Retto, un grupo de islas situadas a quince millas al este de Okinawa. la TF-57 se encuentra a 100 millas de Miyako Jima y lanza su primer ataque contra los aeródromos de Ishigaki y Miyako. Como respuesta elementos de la Octava Flota Aérea japonesa despegarón de Sakishima Gunto para llevar a cabo un ataque kamikaze contra los buques en las cercanías de Kerama Retto. A las 09:40 horas, la flota es detectada por un aparato de reconocimiento identificado como un "Dinah" que consigue escapar de los cazas de la CAP. Al día siguiente los aparatos británicos vuelven atacar Ishigaki, en esta ocasión se concentran en la estación de radar, barracones y pista de aterrizaje. Guam avisa de la existencia de un tifón aproximándose al área de petróleo, por lo que se suspende la operación y la TF-57 vuelve sobre sus pasos para estar en el área de operaciones antes de que comience la invasión de Okinawa. Rawlings aprovecha la pausa para efectuar los primeros cambios en la flota y el 29 de marzo los destructores Striker y Crane son despachados hacia Leyte, siendo sustituidos por el Quality y el Whelp. Mientras que el Kempenfett y el Whirlwind se integran en la TF-112. Mientras tanto los japoneses aún no se han adaptado a la doble tenaza defensiva de la TF-57 y la TF-58, mientras preparaban la estrategia a seguir tuvieron que utilizar lo pocos aparatos disponibles que quedaban en Okinawa. En tres acciones suicidas todos los aviones disponibles fueron lanzados al ataque y para el 29 de marzo no quedaba ningún aparato en las pistas de Okinawa. El día antes de la invasión el grupo de islas de Kerama Retto ya está bajo control de los marines y las primeras piezas de artillería de 155 mm disparan contra Okinawa. Hay un pequeño éxito que si bien muchos americanos no apreciaron en el momento no por ello deja de ser importante: 350 lanchas suicidas son destruidas o caen en manos americanas en Kerama Retto, su objetivo eran los buques de transporte y a buen seguro que en la madrugada siguiente podían haber ocasionado serios problemas a la flota de invasión. Por el momento los únicos logros japoneses son los buques averiados por los kamikaze, 17 buques son alcanzados entre el 25 y el 31 de marzo, entre los que se cuenta el acorazado Nevada y el crucero pesado Indianapolis buque insignia de Spruance, el vicealmirante se vio obligado a trasladar provisionalmente su insignia en el acorazado New Mexico, mientras tanto el crucero era parcheado en Kerama Retto antes de volver a Estados Unidos. Mientras tanto las unidades británicas lanzan un nuevo ataque aéreo sobre Ishigaki concentrándose sobre el aeropuerto, instalaciones y barracones. A pesar del daño ocasionado pronto comprobaran los pilotos de la TF-57 lo obstinados que iban a ser los japoneses y la gran maestría en sus camuflajes que harían especialmente difícil apreciar los resultados reales obtenidos en los bombardeos. 1 de abril de 1945, domingo de Pascua. A las 04:06 horas, los buques de apoyo de bombardeo inician su sistemático despliegue artillero sobre las playas de desembarco de Okinawa . En menos de dos horas los aviones de la TF-58 se unen a los obuses navales y a las 07:00 horas se inician las operaciones de desembarco y una hora más tarde se da la orden para que las unidades de asalto se dirijan a las playas de desembarco y a las 08:30 horas las primeras tropas estadounidenses alcanzan los objetivos designados. Los japoneses enmudecen en Okinawa, una táctica que inicialmente desconcertará a los marines. Pero en el aire las cosas serán bien diferentes y antes de que despunte el Sol los contactos de radar martillearan los centros de combate de las unidades navales aliadas. A las 6:50 horas la TF-57 recibe el primer aviso cuando el destructor Westward anuncia un contacto radar de unos 8 aparatos a 8.000 pies (2.440 metros) aproximándose a 210 nudos. Se trata realmente de ocho Zeros del 205 ku de la marina salidos de Taichu en dirección a Ishigaki, los cazas de la CAP (que tiene dificultades a la hora de identificar a los aviones atacantes) intercepta a los japoneses cuando se encuentran a 40 millas (64 km), siete son derribados (uno por un Corsair del Victorious, dos por Seafire y cuatro por Hellcats). A las 07:05 horas, cuando las unidades anfibias de desembarco se encuentran en plena ebullición las unidades británicas se encuentra en alerta, el Zero sobreviviente se cuela entre la CAP y en su descenso ametralla en primer lugar al Indomitable (un muerto, cuatro heridos, dos desaparecidos) y seguidamente el King George V corre con la misma suerte, afortunadamente en esta ocasión sin victimas entre su tripulación. El piloto japonés consigue mantener el rumbo y alcanza la verticalidad del Indefatigable finalizando su particular paseo entre las unidades de la TF-57. Son las 07:27 horas cuando el Zero golpea contra la banda de estribor en la isla de vuelo, el blindaje de la cubierta queda dañado en unos dos metros cuadrados pero sin llegar a ser penetrada, la deflagración de la bomba de 250 kilos corta la vida a cuatro oficiales y diez maridos resultando heridos de mayor o menor gravedad dieciseis marinos, las operaciones aéreas quedan suspendidas durante un cuarto de hora. Las operaciones posteriores de reparaciones finalizaron el 1 de mayo, la primera prueba de resistencia de las cubiertas de vuelo blindadas de los portaaviones británicos es superada positivamente... y no será la última. Pero los sobresaltos del 1 de abril no han finalizado. A las 07:55 horas el destructor Ulster resulta dañado por el impacto cercano de una bomba de 500 libras de un aparato nipón que estaba siendo perseguido por los cazas, la honda expansiva ocasiona daños en el casco que le obligan a retirarse con el Gambia a Leyte. A las 12:15 horas se lanza un ataque aéreo contra Ishigaki. A las 14:30 horas las patrullas de combate alertan de la presencia de aparatos japoneses en Hirara y Ishigaki. En el siguiente ataque aéreo 14 son destruidos sobre el terreno y muchos otros averiados. A las 17:30 horas hay nuevos contactos de radar al noroeste de la flota, la CAP no consigue alcanzarlos pues los pilotos japoneses se ocultan entre las nubes. Minutos más tarde la flota avista a los atacantes y la DCA abre fuego, incluso sobre sus propios cazas que intentan aproximarse a los aparatos japoneses. Uno toma como objetivo al Victorious. En el último momento un oportuno golpe de timón balancea al portaaviones consiguiendo que el kamikaze sólo golpease con su ala el puente de vuelo antes de precipitarse al mar (es más que probable que las piezas antiaéreas del Victorious alcanzase al kamikaze durante su picado). La bomba explota, afortunadamente la honda expansiva solo ocasiona leves daños estructurales y no hay que lamentar pérdidas humanas. Sobre la cubierta de vuelo aparece un valioso presente para el centro de inteligencia naval: Las instrucciones manuscritas del piloto con la prioridad de objetivos a elegir antes del picado final. Al anochecer la TF 57 arrumba sureste y da por finalizada su primera jornada real bajo la presión kamikaze. Los marinos británicos comentan las impresiones vividas y más de uno lamenta la pérdida de un compañero maldiciendo la locura de los pilotos japoneses. Pero si alguno piensa que "el viejo Churchill sólo conocerá la presión de estos ataques por los jodidos informes" se equivoca. El 6 de febrero de 1945 el almirante Fraser se encontraba en Leyte con el general Lumsden, oficial de enlace personal de Churchill con MacArthur a bordo del acorazado New Mexico. Lumsden y Fraser se encontraban hablando cuando, por casualidad, este último se excusó y decidió trasladarse a la otra banda del puente de mando para tener otra visión de las operaciones que se estaban realizando. Faltaba un minuto para las doce del medio día y en esos momentos la agrupación americana, TG-77.2, se encontraba rechazando un ataque aéreo frente a las costas de Luzón. Súbitamente un kamikaze atraviesa la cortina antiaérea e impacta en el acorazado, Lumsden y el ayudante de Fraser murieron en el instante junto a veintiocho tripulantes más y ochenta y siete resultaron gravemente heridos. Ese día once buques más de la TG-77.2 fueron alcanzados y a las 18:00 horas el almirante Oldenford decide retirarse de las aguas del golfo de Lingayen y suspender momentáneamente el ataque sobre Luzón. Fue una efímera victoria del cuerpo kamikaze, quizás la única y una dura noticia para el premier británico. Al día siguiente los bombardeos navales previstos contra los aeródromos de Sakishima se cancelan en favor de continuar las operaciones aéreas sobre los aeródromos. A las 14:50 en el Illustrious se da la alerta general cuando se comunica al puente "hombre al agua"... . La flota vira en redondo pero a pasar de los esfuerzos no consiguen localizarlo y han de continuar las operaciones. Al anochecer Rawlings comunica a Spruance la necesidad de abandonar el área de operaciones del 3 al 5 de abril para repostar y finalizar las reparaciones del Victorious y del Indefatigable. Mientras tanto los portaaviones norteamericanos suplirán a los británicos en sus ataques sobre Sakishina Gunto. Del 23 de marzo al 2 de abril hay que lamentar la pérdida de 25 aviones. Los pilotos británicos reclaman la destrucción de 47 aparatos más 38 averiados. 1 mercante, 13 buques pequeños hundidos o probables y 40 barcazas averiadas. Bombardeo aéreo sobre Sikishima 6 de abril de 1945 (Primer ataque Kikusui). Los japoneses se preparan para lanzar la primera ofensiva contra los buques aliados, el contraataque nipón será doble: por un parte el alto mando de la marina imperial ordena al Yamato dirigirse a Okinawa en una última e inútil salida suicida que acabara el 7 de abril con la vida de 3.015 japoneses. En un intento de facilitar su aproximación a la cabeza de playa el vicealmirante Ugaki, comandante de la quinta flota aérea de la marina en Kyushu, lanzará el primer ataque kikusui: una masiva incursión aérea de aparatos suicidas y convencionales que se espera sea lo suficientemente numerosa como para desbordar las defensas aliadas. De igual modo los aparatos de Formosa y las islas Sakishima se unirán al ataque. La TF-57 va a pasar una jornada de infarto, y no será la última. Aún no acaba de despuntar el Sol cuando 4 cazas del Indomitable sobrevuelan Ishigaki y Miyako e informan a las 04:50 horas de poca o nula actividad aérea japonesa, pero la presencia de densos bancos de nubes sobre las islas desaconsejan el bombardeo. A esa hora la fuerza de ataque ya se encuentra en el aire y 8 aparatos no reciben la noticia y atacan Ishigaki. Cuando amanece el tiempo mejora y los Hellcats y Avengers vuelven a arrumbar hacia los objetivos señalados para el día y a las 09:00 horas los Avengers inician su ataque sobre el aeródromo de Miyako y bombardean Nobara, Sukhama y Myara. Los Hellcats atacan las estaciones de radio y radar hundiendo de pasada dos juncos en el puerto. A las 07:05 horas, cuando las unidades anfibias de desembarco se encuentran en plena ebullición las unidades británicas se encuentra en alerta, el Zero sobreviviente se cuela entre la CAP y en su descenso ametralla en primer lugar al Indomitable (un muerto, cuatro heridos, dos desaparecidos) y seguidamente el King George V corre con la misma suerte, afortunadamente en esta ocasión sin victimas entre su tripulación. El piloto japonés consigue mantener el rumbo y alcanza la verticalidad del Indefatigable finalizando su particular paseo entre las unidades de la TF-57. Son las 07:27 horas cuando el Zero golpea contra la banda de estribor en la isla de vuelo, el blindaje de la cubierta queda dañado en unos dos metros cuadrados pero sin llegar a ser penetrada, la deflagración de la bomba de 250 kilos corta la vida a cuatro oficiales y diez maridos resultando heridos de mayor o menor gravedad dieciseis marinos, las operaciones aéreas quedan suspendidas durante un cuarto de hora. Las operaciones posteriores de reparaciones finalizaron el 1 de mayo, la primera prueba de resistencia de las cubiertas de vuelo blindadas de los portaaviones británicos es superada positivamente... y no será la última. Pero los sobresaltos del 1 de abril no han finalizado. A las 07:55 horas el destructor Ulster resulta dañado por el impacto cercano de una bomba de 500 libras de un aparato nipón que estaba siendo perseguido por los cazas, la honda expansiva ocasiona daños en el casco que le obligan a retirarse con el Gambia a Leyte. A las 12:15 horas se lanza un ataque aéreo contra Ishigaki. A las 14:30 horas las patrullas de combate alertan de la presencia de aparatos japoneses en Hirara y Ishigaki. En el siguiente ataque aéreo 14 son destruidos sobre el terreno y muchos otros averiados. A las 17:30 horas hay nuevos contactos de radar al noroeste de la flota, la CAP no consigue alcanzarlos pues los pilotos japoneses se ocultan entre las nubes. Minutos más tarde la flota avista a los atacantes y la DCA abre fuego, incluso sobre sus propios cazas que intentan aproximarse a los aparatos japoneses. Uno toma como objetivo al Victorious. En el último momento un oportuno golpe de timón balancea al portaaviones consiguiendo que el kamikaze sólo golpease con su ala el puente de vuelo antes de precipitarse al mar (es más que probable que las piezas antiaéreas del Victorious alcanzase al kamikaze durante su picado). La bomba explota, afortunadamente la honda expansiva solo ocasiona leves daños estructurales y no hay que lamentar pérdidas humanas. Sobre la cubierta de vuelo aparece un valioso presente para el centro de inteligencia naval: Las instrucciones manuscritas del piloto con la prioridad de objetivos a elegir antes del picado final. Al anochecer la TF 57 arrumba sureste y da por finalizada su primera jornada real bajo la presión kamikaze. Los marinos británicos comentan las impresiones vividas y más de uno lamenta la pérdida de un compañero maldiciendo la locura de los pilotos japoneses. Pero si alguno piensa que "el viejo Churchill sólo conocerá la presión de estos ataques por los jodidos informes" se equivoca. El 6 de febrero de 1945 el almirante Fraser se encontraba en Leyte con el general Lumsden, oficial de enlace personal de Churchill con MacArthur a bordo del acorazado New Mexico. Lumsden y Fraser se encontraban hablando cuando, por casualidad, este último se excusó y decidió trasladarse a la otra banda del puente de mando para tener otra visión de las operaciones que se estaban realizando. Faltaba un minuto para las doce del medio día y en esos momentos la agrupación americana, TG-77.2, se encontraba rechazando un ataque aéreo frente a las costas de Luzón. Súbitamente un kamikaze atraviesa la cortina antiaérea e impacta en el acorazado, Lumsden y el ayudante de Fraser murieron en el instante junto a veintiocho tripulantes más y ochenta y siete resultaron gravemente heridos. Ese día once buques más de la TG-77.2 fueron alcanzados y a las 18:00 horas el almirante Oldenford decide retirarse de las aguas del golfo de Lingayen y suspender momentáneamente el ataque sobre Luzón. Fue una efímera victoria del cuerpo kamikaze, quizás la única y una dura noticia para el premier británico. Al día siguiente los bombardeos navales previstos contra los aeródromos de Sakishima se cancelan en favor de continuar las operaciones aéreas sobre los aeródromos. A las 14:50 en el Illustrious se da la alerta general cuando se comunica al puente "hombre al agua"... . La flota vira en redondo pero a pasar de los esfuerzos no consiguen localizarlo y han de continuar las operaciones. Al anochecer Rawlings comunica a Spruance la necesidad de abandonar el área de operaciones del 3 al 5 de abril para repostar y finalizar las reparaciones del Victorious y del Indefatigable. Mientras tanto los portaaviones norteamericanos suplirán a los británicos en sus ataques sobre Sakishina Gunto. Del 23 de marzo al 2 de abril hay que lamentar la pérdida de 25 aviones. Los pilotos británicos reclaman la destrucción de 47 aparatos más 38 averiados. 1 mercante, 13 buques pequeños hundidos o probables y 40 barcazas averiadas. Diez minutos antes de todo esto la flota da la alerta al detectar un bombardero japonés que intenta esquivar a la agrupación naval ocultándose entre las nubes. Los Hellcat que se encuentran sobre Miyako lo descubren dando cuenta de él e informando que se trata de un bombardero bimotor tipo Yokosuka P1Y1 Ginga, Frances en el código aliado. A medio día los contactos de radar se intensifican en los buques americanos señalando la presencia de múltiples agrupaciones aéreas con rumbo a Okinawa. La alarma se dispara, la TF-58 se encuentra en esos momentos en pleno ataque contra el Yamato (se hundirá a las 12:40 horas) y la única cobertura aérea es la proporcionada por los portaaviones de escolta de la TF-52. Entre las 15:00 y 18:00 horas se contabilizarán un mínimo de 180 aviones atacantes y 29 buques serán alcanzados por los aviones suicidas, entre ellos el Illustrious. A las 17:00 horas, los contactos de radar se multiplican en las salas de combate de los buques de la TF-57. Los cazas son enviados a interceptar a los atacantes, no siempre con la precisión deseada por los pilotos y en los primeros momentos se viven situaciones de incertidumbre entre los marinos británicos. La situación se relaja un poco cuando uno de los pilotos anuncia el derribo de un D4Y3 Suisei, Judy en el código aliado, pero su compañero rompe la formación en cuanto divisa a los cazas británicos para buscar refugio entre las nubes, durante unos escasos minutos se pierde el contacto, los suficientes para que el piloto nipón elija un blanco. Antes de que los cazas puedan reaccionar el Suisei pica sobre el Illustrious. En una radical acción el avión se dirige contra la isla, chocando contra el radomo del radar tipo 272 y cuando los marinos del portaaviones esperan el fatal impacto el avión falla por poco, posiblemente alcanzado por la DCA, precipitándose al agua en medio de una gran explosión al detonar la bomba que portaba. Los destructores de escolta se temen lo peor, la honda expansiva provoca serios daños estructurales en el casco y la velocidad máxima baja a 19 nudos, no hay que lamentar pérdidas humanas pero dos Corsairs resultan seriamente dañados y tendrán que ser reemplazados. La acción es rápida, tanto que aún hay controversia al respecto de si las baterías antiaéreas del Illustrious derribaron o no a otro kamikaze durante dicho ataque. Aún se rasgan las heridas cuando la cuarta flotilla de destructores anuncia un nuevo contacto de radar a unos 65 kilómetros de la flota. El fuego antiaéreo de los destructores parece conseguir derribar a uno, los Corsairs y Hellcats hacen lo propio con un Suisei que se deshace de la bomba cuando intenta escapar de los cazas británicos. Entonces el primer aparato que se pensaba derribado por los destructores es divisado envuelto en llamas en el horizonte cinco minutos después de haber anunciado su derribo, inmediatamente se envía a una pareja de cazas para rematarlo pero no logran encontrarlo. Por contra un nuevo Suisei es derribado a 16 kilómetros de la flota por la CAP. Durante el ataque el propio fuego de las unidades de escolta derriba a un Seafire, un fatal error que volverá a repetirse como veremos más adelante. No será la última pérdida del día pues un Avenger efectúa un mal aterrizar quedando destrozado sobre la pista de aterrizaje. La TF-57 no abandona la zona de batalla y al día siguiente continua los ataques contra los campos de aterrizaje de Sikishima. Los pilotos anuncian la consecución de un gran número de cráteres sobre los objetivos designados dando a entender que, por el momento, la amenaza de las Sakishima Gunto ha sido neutralizada lamentando la pérdida de dos Corsairs abatidos por las defensas antiaéreas y de otros cuatro aparatos por diversas cusas. Dando como buenas las apreciaciones de los pilotos Rawlings decide retirarse a petrolear y es substituido momentáneamente por los portaaviones de escolta del TG-52. Sobre Formosa A las 06:00 horas del 11 de abril la TF-57 se encuentra a 30 millas al sudoeste de las Yonakumi Shima. Su nueva misión es iniciar una serie de ataques aéreos de 24 horas contra las posiciones japonesas al norte de Formosa, concretamente sobre los campos de Shinchiku, Matsuyama y el puerto de Keelung. La decisión fue tomada por Spruance ante la pasividad del general MacArthur al que se había encomendado la realización de constantes bombardeos con los aparatos basados en tierra, pero el general lo consideró un malgasto de material y energías. En consecuencia los aeródromos del sur de Formosa operaron con relativa impunidad, lanzando taques kamikaze contra los buques de Okinawa. Las apreciaciones americanas hacían suponer que los pilotos procedentes de esa isla tenían un adiestramiento muy superior al de los que procedían del Japón, era una amenaza que ya no estaba dispuesto a tolerar Spruance, era el momento de aprovechar más eficazmente a la agrupación naval británica. Pero en esa jornada el tempo ayuda con los japoneses, el cielo está encapotado y una llovizna persistente obliga a suspender todas las operaciones aéreas previstas. A las 18:13 horas se recibe una orden del almirante Spruance obligando a todas las agrupaciones de la quinta flota a extremar la vigilancia a la espera de un fuerte ataque kamikaze para el día siguiente. Si alguien pensaba que el comandante de la quinta flota ha sido alarmista no tarda en rectificar, a las 06:15 horas del 12 de abril los Seafires de la CAP despegan de los portaaviones y a las 07:04 horas interceptan una agrupación de cuatro Zeros derribando a uno de ellos. Once minutos más tarde la TF-57 aproa al viento y lanza un primer contingente aéreo (24 bombarderos y 20 cazas) contra Formosa, sus objetivos son las bases aéreas de Shinchiku y Matsuyama. El primero es bombardeado sin oposición aérea japonesa, pero las condiciones meteorológicas sobre el segundo son adversas y obligan a los pilotos británicos a atacar un objetivo alternativo, el puerto de Kiirun. Dos Fireflies del Indefatigable alcanzan el punto de reunión de regreso, sobre Yonakuni Shima, a las 09:20 y descubren una formación de cinco aviones de asalto Mitsubishi Ki-51, Sonia en el código aliado, derribando a cuatro de ellos y averiando seriamente al último. Fue providencial para la TF-57 este casual encuentro, pues la presencia de los aparatos japoneses no fue señalada por el radar y de haberlo hecho seguramente los contactos hubiesen sido identificados como amigos al encontrarse en el rendezvous de la oleada de ataque sobre Formosa. Conforme avanza la jornada los contactos van repitiéndose, no son tan numerosos como se temía pero no por ello menos intensos. A las 11:35 horas un Corsair derriba a un aparato de reconocimiento Mitsubishi Ki-46, Dinah en el código aliado. A las 14:10 horas un Dinha escoltado por cuatro Nakajima Ki-43 Hayabusa, Oscar en el código aliado, son interceptados por la CAP, en esta ocasión los aviones japoneses escapan ocultándose entre las nubes. Una hora y vente minutos más tarde los Hellcat avistan a un Zero aproximándose a la flota desde el noroeste y en una rápida acción lo derriban. Al atardecer desde Ishigaki se lanza un nuevo ataque contra la agrupación de Rawlings, una agrupación de Hellcats que regresa tras su patrulla lo intercepta, en una encarnizada lucha derriban a cuatro Hayabusa y a dos Kawasaki Ki-61 Hien, Tony en el código aliado. Minutos más tarde los Corsairs derriban a un bombardero Aichi D3A, Val y a un Hayabusa, el el trascurso de estos combates los pilotos británicos reclamaran tres cazas japoneses seriamente averiados que se alejaron envueltos en llamas. El computo total de victorias reclamadas durante operaciones sobre Formosa ascenderá a un total de treinta y seis aparatos japoneses de diversos tipos destruidos y un número similar de averiados, lamentando la pérdida de tan sólo cuatro aparatos. La operación es considerada exitosa por el alto mando y planea repetir la acción el 16 y 17 de abril. No obstante el tráfico aéreo interceptado entre Formosa y Sakishima aconseja volver de inmediato a bombardear las instalaciones japonesas de las Sakishima Gunto. La alerta comunicada por Spruance continua en vigor, al amanecer los pilotos kamikaze van a darle definitivamente la razón. 13 de abril de 1945 (Segundo ataque kikusui) 05:40 hora. Se da alerta general al detectar los radares de la flota la aproximación de un contacto enemigo, en esos momentos la CAP sólo cuenta con cuatro aparatos que son enviados de inmediato para interceptar el ataque, pero no llegaran a tiempo. La DCA abre fuego contra cuatro Vals que han logrado colocarse sobre la vertical de los portaaviones e inician el ataque, uno de ellos toma como objetivo al Indomitable. Su ataque parece ser dual, pues en el último momento modifica su trayectoria dirigiéndose sobre el puente de navegación y lanza su bomba, que resulta ser defectuosa y no detona, antes de ser derribado. Otro de los Val es derribado por la DCA antes de que pueda seleccionar un objetivo, pero el triunfo de los artilleros queda empañado cuando el Gambia derriba a un Hellcat y su piloto resulta muerto. Una hora después un pequeño grupo es interceptado a 40 kilómetros (25 millas) al noroeste de la flota. Los Corsairs derriban a dos Zeros y ponen en fuga al resto que toma rumbo norte antes de desaparecer de las pantallas de rada. Prácticamente al mismo tiempo los Avengers atacan los aeródromos de Matsuyama y Shinchiku. Las instalaciones son nuevamente dañadas, pero en menor cuantía de la esperada pues los japoneses no tardan en tenerlas listas para la acción. A las 13:00 horas los Hellcats interceptan a tres Zeros a unos 65 kilómetros (40 millas) al norte de la TF-57 y pocos minutos más tarde un solitario Corsair intercepta a un Dinha escoltado por varios cazas Nakajima Ki-44 Shoki, Tojo en el código aliado, pese a encontrarse en superioridad numérica los aviones japoneses escapan ocultándose entre las nubes. Posiblemente la misión de reconocimiento sobre las aguas de Okinawa era mucho más importante que el derribo de un caza enemigo. Al día siguiente la TF-57 se reúne con la TF-112.2.5. El Illustrious es enviado a Leyte para reparar los daños del ataque del 6 de abril escoltado por los destructores Urania y Quality. Allí se le efectúan el parcheo imprescindible y es enviado a Rosyth llegando a dicha base el 27 de junio, el tiempo estimado para dejar al portaaviones totalmente operacional se estima en cuatro meses, allí le sorprenderá el final de la guerra y no será hasta junio del año siguiente en la que su proa vuelva a surcar las aguas, aunque desde ese momento lo hará como portaaviones de entrenamiento. La baja del Illustrious es cubierta por el recién llegado Formidable que alcanza el punto de petroleo escoltado por los destructores Kempenfelt y Wesex. 16 de abril de 1945. (Tercer ataque kikusui) La TF 57 se encuentra nuevamente en posición de cobertura en el área de Sakishima Gunto. Son las 06:30horas cuando la primera incursión de la jornada ataca los aeródromos de Ishigaki. Tres horas más tarde le toca el turno a los de Miyako, en ambos ataques no hay presencia aérea enemiga y en líneas generales la jornada pasa relativamente tranquila para las unidades navales británicas. Por la tarde se comunican diversos contactos de radar, pero en ningún caso los cazas de la CAP consigue interceptarlos o simplemente se trata de falsas señales. Finalmente, a las 17:22 horas, los Hellcats son dirigidos a un contacto y en esta ocasión derriban a un aparato de reconocimiento Nakajima C6N Saiun, Myrt en el código aliado. Al anochecer un Seafire aterriza en el Indefatigable, en el último instante el aparato capea sobrepasa las barreras y acaba estrellándose contra un Avenger, que resulta destrozado, y un Firefly. El piloto resulta ileso, pero dos marinos son arrojados por la borda por la fuerza del impacto, el destructor Quiberon logra rescatar a uno de ellos tras una larga búsqueda. Los ataques kamikaze durante todo el día han conseguido alcanzar a un total de catorce buques, entre ellos el portaaviones Intrepid, que ha de retirarse de la zona para efectuar reparaciones, y el acorazado Missouri. En previsión de que al día siguiente los ataques pueden ser igual de virulentos el comandante de la 5ª Flota ordena a la TF-57 suspender los ataques previstos a Formosa y continuar las incursiones sobre Sakishima hasta el 19 de abril. Así pues al día siguiente los pilotos británicos bombardean Ishigaki y Miyako, perdiendo un Avenger por el fuego antiaéreo. Durante toda la mañana sólo se producen dos contactos de radar y en uno de ellos se derriban a dos Zeros. Por la tarde un cuatrimotor de reconocimiento de la marina americana Privateer sobrevuela Ishigaki, incomprensiblemente la misión no ha sido comunicada a Rawlings y falta bien poco para que una patrulla de Corsairs lo derribe. Del 18 al 19 de abril la TF-57 vuelve a petrolear, pero la munición es escasa y no hay aparatos de repuesto. En vista de ello Rawlings decide lanzar a la mañana siguiente un ultimo ataque sobre Ishigaki y Myako antes de dirigirse a Leyte para efectuar reparaciones menores y el obligado mantenimiento de sus unidades navales y aéreas. Al finalizar la jornada todos los campos de aviación se consideran inutilizables, menos el de Hirara, en Myako, que sólo está parcialmente crateado. Tras comunicar estas noticias a Spruance la flota pone rumbo a Leyte a las 19:10 horas del 20 de abril, en donde llegará sin contratiempos tres días más tarde.