Magirus_Deutz

Usuarios
  • Contenido

    823
  • Registrado

  • Última Visita

  • Days Won

    151

Magirus_Deutz last won the day on April 15

Magirus_Deutz had the most liked content!

Reputación en la Comunidad

1.679 Buena

2 Seguidores

Sobre Magirus_Deutz

  • Rango
    Oficial

Visitantes recientes en el perfil

951 visitas al perfil
  1. 1943: Estación meteorológica alemana en Canadá: La estación fue olvidada hasta 1977. La estación meteorológica Kurt (Wetter-Funkgerät Land-26) fue una estación meteorológica automática, instalada por la tripulación de un submarino alemán en Northern Labrador, Newfoundland, en octubre de 1943. Instalar el equipo para la emisora fue la única operación militar conocida de la armada alemana en tierras en América del Norte durante la Segunda Guerra Mundial. Antecedentes Los sistemas meteorológicos en los climas templados se mueven predominantemente de oeste a este. Esto dio a los aliados una ventaja importante. La red aliada de estaciones meteorológicas en América del Norte, Groenlandia e Islandia permitió a los aliados hacer previsiones meteorológicas más precisas que los alemanes. Los meteorólogos alemanes tenían informes meteorológicos enviados por los submarinos y buques meteorológicos, como la Lauenburg, que operaban en el Atlántico Norte. También tenían reportes de estaciones meteorológicas clandestinas en partes remotas del Ártico y las lecturas recogidas a lo largo del Atlántico por aviones especialmente equipados. Sin embargo, los buques y las estaciones clandestinas fueron capturados fácilmente por los aliados durante la primera parte de la guerra. Los datos de los aviones era incompleta ya que eran de alcance limitado y susceptible al ataque de los Aliados. La información meteorológica regular enviada por los submarinos los puso en riesgo, ya que rompían el silencio de radio, lo que permitia a los aliados a localizarlos y rastrear sus movimientos por triangulación de radio. Desarrollo e implementación Para obtener más información, los alemanes desarrollaron la estación meteorológica terrestre Wetter-Funkgerät Land. Fue diseñada por el Dr. Ernest Ploetze y Edwin Stoebe. Fueron 26 fabricadas por Siemens. La WFL tenía un arsenal de instrumentos de medición, un sistema de telemetría y un transmisor de tipo FK Lorenz 150 de 150 vatios. Tenía 10 latas cilíndricas, cada una de 1 metro (3,3 pies) por 47cm de diámetro (1,5 metros (4,9 pies) de circunferencia) y un peso de unos 100 kilogramos (220 libras). Un gabinete contenía los instrumentos, fijado a un mástil de antena de 10 metros (33 pies). Un segundo mástil más corto lleva un anemómetro y una veleta de los vientos. Los otros gabinetes contenían baterías de níquel-cadmio para alimentar el sistema. La WFL emitiría lecturas del tiempo cada tres horas en una transmisión de dos minutos sobre un sistema de 3940 kHz. El aparato podía trabajar durante un máximo de seis meses, dependiendo de la cantidad de elementos de la batería. Catorce estaciones fueron desplegadas en las regiones árticas y sub-árticas (Groenlandia, Bear Island, Spitsbergen y Franz Josef Land) y cinco se colocaron alrededor del Mar de Barents. Dos de ellos fueron destinados a América del Norte. Uno fue desplegado en 1943 por el submarino U-537, pero el submarino que lleva el otro, el U-867, fue hundido. El 18 de septiembre de 1943, U-537, comandado por Kapitänleutnant Peter Schrewe, partió de Kiel, Alemania en su primera patrulla de combate. Llevó WFL-26, con nombre en código "Kurt", un meteorólogo, el Dr. Kurt Sommermeyer, y su ayudante, Walter Hildebrandt. En el camino, el submarino fue sorprendido por una tormenta y una gran ola grande produjo daños significativos, incluyendo filtraciones en el casco y la pérdida de cuádruple cañón antiaéreo del submarino, dejándolo incapaz de sumergirse y sin defensa contra los aviones aliados. El 22 de octubre, el U-537 llegó a Martin Bay en el Northern Labrador, en una posición de 60° 5'0 .2 "N 64° 22'50 .8" W. Esto está cerca de Cabo Chidley en el extremo nororiental de la península de Labrador. Schrewe eligió un sitio tan al norte como él creía posible, para reducir al mínimo el riesgo de que la emisora sea descubierta por población Inuit. Una hora después de echar el ancla un grupo de exploración había encontrado un lugar apropiado y poco después el Dr. Sommermeyer, su ayudante y diez marineros desembarcaron para instalar la estación. Vigías armados se colocaron en la cercanias del terreno elevado y otros tripulantes se designaron para reparar los daños que la tormenta produjo en el submarino. Para ocultarla, la estación estaba camuflada. Paquetes de cigarrillos vacíos americanos fueron dejados alrededor del sitio para engañar a cualquier personal Aliado que se topara con ella, y el equipo ha estado señalado como propiedad del inexistente "Servicio Canadiense de Meteorologia" (aunque, en ese momento, el área era parte del Dominio de Newfoundland,y no parte de Canadá). El equipo trabajó toda la noche para instalar la Kurt y reparar el submarino. Terminaron tan sólo 28 horas después de echar el ancla y después de confirmar que la emisora estaba trabajando, el U-537 partio. Se llevó a cabo una patrulla de combate en la zona de los Grandes Bancos de Newfoundland durante los cuales sobrevivieron a stres ataques de aviones canadienses, pero no hundió ningún barco. El submarino llegó a puerto en Lorient, Francia el 8 de diciembre, después de 70 días en el mar. El Redescubrimiento La estación fue olvidada hasta 1977, cuando Peter Johnson, un geomorfólogo trabajando en un proyecto relacionado, tropezó con la estación meteorológica alemana. Sospechaba que era una instalación militar de Canadá, y la llamó "Martin Bay 7". Por la misma época, un ingeniero retirado de Siemens llamado Franz Selinger, que estaba escribiendo una historia de la empresa, a través de los papeles de Sommermeyer se enteró de la existencia de la estación. Entró en contacto con el historiador canadiense WAB Douglas del Departamento de Defensa Nacional, y se desplazaron al lugar con un equipo en 1981 y encontraron que la emisora siguia ahí, aunque gabinetes habían sido abiertos y componentes esparcidos por el lugar. Estación meteorológica Kurt fue llevada a Ottawa y está ahora en exhibición en el Museo Canadiense de la Guerra. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.elsnorkel.com/.
  2. El 14 de abril de 1940, unos 3.000 soldados noruegos desertaron cruzando la frontera sueca y fueron internados en campos de concentración. Poco después, dos batallones se rendían a los alemanes en Kongsberg. Por otro lado, ese día se constituyó el Grupo de Arendal, la primera organización clandestina de resistencia noruega a la ocupación alemana. El ejército alemán se marcó como prioridad unir sus fuerzas en Oslo con las que tenía en Trondheim. Y para ello inició un avance hacia el sur desde Oslo. La primera ciudad noruega que cayó en poder alemán durante este avance fue Hønefoss. Por otra parte, para contrarrestar el desembarco británico en Åndalsnes, una compañía de paracaidistas fue lanzada cerca de Dombås, con la misión de hacerse con el control de la línea ferroviaria y la carretera que unían Oslo con Trondheim. Era un día nuboso y la operación se llevó a cabo con escasa visibilidad. Así, los alemanes no se percataron a tiempo de que en la zona había un campamento temporal de un regimiento de infantería noruego que disparó sobre los aviones alemanes, que derribaron ocho de un total de 15. De un total de 185 paracaidistas, sólo 63 pudieron reagruparse tras tomar tierra. Los demás habían muerto o el viento los había dispersado. El oficial al mando, Herbert Schmidt, tuvo que apoderarse de un taxi y meter en él tantos hombres como cupieron para llegar cuanto antes a su objetivo. Por el camino se encontraron con dos camiones que transportaban soldados noruegos, y se produjo un tiroteo en el que Schmidt resultó herido. Cuando las autoridades noruegas tuvieron noticia de la presencia alemana en Dombås, se dio orden de evacuar la reserva nacional de oro que había sido trasladada de Oslo a Lillehammer, de modo que se cargó en un tren con destino a Åndalsnes, donde los británicos podrían sacarla del país. El rey Haakon VII y su heredero, el príncipe Olav, se encontraban entonces en Dovre, a unos 30 minutos del grupo de paracaidistas más cercano, así que tuvieron que ser escoltados lejos de la zona. Una pequeña partida de marines británicos desembarcó cerca de Namsos, que se apresuró a tomar posiciones preparando el terreno para más desembarcos. En el norte, marines británicos desembarcaban en Harstad, cerca de Narvik, donde organizaron un cuartel general. Desde allí deplegaron tres batallones entre Sjøvegan, Skånland y Bogen. Los británicos también interceptaron otro petrolero que llevaba combustible la la flota alemana en Noruega. Era el segundo petrolero que no llegaba a su destino, lo que complicaba gravemente la logística de los nazis. A las 4:30 del 14 de abril de 1941, los alemanes iniciaron un nuevo ataque, y tras un día de combates pudieron hacerse con el paso. Más suerte tuvieron los aliados en el río Haliacmon, donde los alemanes lograron establecer una cabeza de puente, pero no pudieron avanzar a causa del control que mantenían los aliados sobre los tres pasos de montaña que permitían cruzar el monte Olimpo. Tropas yugoslavas arrebataron a los ustachas el control sobre Čapljina. Mientras tanto los alemanes tomaban Kruševac. El alto mando militar yugoslavo veía la capitulación inminente, y empezó a autorizar a los oficiales a negociar treguas locales. Dos generales yugoslavos solicitaron a los alemanes condiciones para su rendición, pero la respuesta fue que Alemania sólo admitiría una rendición incondicional. Finalmente los alemanes accedieron a enviar un oficial a Belgrado para negociar los términos de la rendición. Mientras tanto el rey Pedro II y su familia pasaban a Grecia. Las reservas de oro del país también fueron evacuadas. Unos 500 yugoslavos (judíos y servios) fueron asesinados con bayonetas por los soldados húngaros, como advertencia para evitar cualquier forma de resistencia. Hungría controlaba ya un extenso territorio en Yugoslavia y empezó a aplicar la legislación antisemita vigente en Hungría. Miles de judíos fueron sometidos a trabajos forzados. Tras haber asistido a la proyección de un documental de propaganda nazi antisemita, un grupo de paramilitares flamencos se armaron con barras de hierro y atacaron dos sinagogas en Amberes y después se dirigieron a la casa del rabino. La policía y los bomberos fueron avisados, pero las autoridades alemanas les prohibieron intervenir. En Libia una división alemana logró sobrepasar las defensas de El Adem. Su plan era dividirse en dos, de modo que una parte rodeara El Adem y la otra avanzara hacia el norte, hacia Tobruk. Sin embargo, la parte que avanzaba se encontró con tanques británicos y tuvo que retirarse tras haber perdido 16 de sus 38 tanques. La otra parte también terminó retirándose ante el fuego de la artillería pesada y de la aviación. Los alemanes perdieron las tres cuartas partes de sus soldados. Un submarino alemán hundió un carguero belga (Ville de Liège) en el Atlántico. La Luftwaffe hundió un carguero turco (Trabzon) en un puerto griego . El 14 de abril de 1942, el juicio de Riom fue suspendido, teóricamente "a la espera de obtener nueva información". El problema real era que la defensa estaba defendiendo a los procesados "demasiado bien" y ello desacreditaba al régimen de Vichy. Ese día terminó en París el juicio a 28 miembros de la resistencia francesa. De ellos, 25 fueron condenados a muerte, otro a cinco años de prisión, el más joven (André Kirschen, de quince años) a diez años de prisión y otro, Conrado Miret-Must, había muerto durante los "interrogatorios" y había sido arrojado a una fosa común. Entre los condenados a muerte estaban Marcel Bourdarias y Spartaco Guisco. El juicio de Riom fue una de las causas por las que todavía no se había celebrado el juicio contra Herschel Grynszpan, el joven judío que había asesinado an Ernst vom Rath en París hacía ya cuatro años, lo que fue el detonante de la noche de los cristales rotos. Goebbels no había querido dos juicios propagandísticos al mismo tiempo y, tal y como había acabado el de Riom, no era el mejor momento para empezar otro. Además, Grynszpan afirmó haber mantenido una relación homosexual con vom Rath, y que el asesinato fue debido a motivos pasionales. Esto enfureció a Goebbels, que sabía que era falso (de hecho, sabía que Grynszpan había confesado que era falso a algunos compañeros de celda), pero igualmente era una muy buena estrategia de defensa, entre otras cosas porque se sospechaba que vom Rath sí que era homosexual y, al parecer, Rrynszpan sabía algo de ello. Por su parte, el ministro de justicia alemán reaccionó añadiendo la homosexualidad a la lista de acusaciones contra Grynszpan, lo cual acabó de exasperar a Goebbels, pues era justo lo que no querían destacar en el juicio. Cuando Hitler fue informado de la situación, también fue partidario de retrasar cualquier actuación al respecto. La Luftwaffe hundió un carguero británico (Lancaster Castle) en Murmansk. Dos submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Empire Thrust) y otro estadounidense (Margaret) ante la costa atlántica estadounidense. Sin embargo, un destructor estadounidense logró hundir por primera vez un tercer submarino en la misma zona. Otro submarino alemán fue hundido por cargas de profundidad en el océano Atlántico por barcos de guerra británicos. Otro submarino alemán hundió un carguero griego (Korthion) al sur de las Barbados. Los alemanes se convencieron de que los británicos estaban enviando barcos antisubmarinos potentemente armados bajo la apariencia de convoys escasamente protegidos para atraer submarinos, por lo que dieron órdenes de no atacar convoyes aliados en la zona del golfo de Vizcaya. Por otra parte, barcos italianos hundieron un submarino británico (HMS Upholder) en el Mediterráneo. Malta estaba cada vez más a merced de los ataques del Eje, lo que dificultaba el abastecimiento de las tropas en el norte de África. Churchill estaba presionando al general Auchinleck para que tomara la iniciativa en esta zona antes de que las fuerzas del Eje, mejor abastecidas, pudieran aprovechar esta ventaja. El 14 de abril de 1943, 188 aviones japoneses atacaron la bahía de Milne y fueron interceptados por 24 aviones aliados. El balance fue de 7 aviones japoneses derribados frente a 3 aliados. El bombardeo hundió un carguero neerlandés (Van Heemskerk) y dañó algunos otros barcos. Sin embargo, ese día sucedió un hecho crucial para el curso de la operación I-Go. Un radioescucha de la inteligencia estadounidense interceptó un telegrama japonés que contenía información detallada de un próximo viaje del almirante Yamamoto. Una vez decodificado, los estadounidenses conocieron que Yamamoto saldría de Rabaul con sus oficiales a las 6:00 (hora de Tokyo) con destino a la isla de Balalae, en el archipiélago de las Salomón, donde llegaría a las 8:00. Viajarían en dos bombarderos escoltados por seis Zeros. Los alemanes habían propuesto a Stalin intercambiar a su hijo Yákov, capturado dos años atrás, por el mariscal Paulus, pero, al parecer, la respuesta de Stalin había sido: No voy a intercambiar un mariscal de campo por un teniente. Ese día, Yákov Iosifovich Jugashvili murió en el campo de concentración de Sachsenhausen, al parecer porque no quiso obedecer a uno de los guardias del campo, que amenazó con dispararle, entonces él replicó "¡dispara!", y el guardia —al contrario que él— no tuvo inconveniente en obedecerle. Un submarino británico hundió un carguero francés (Penerf) en el Mediterráneo. En París se encontró en el Sena el cuerpo del general retirado Henri Mordacq. El informe policial, debidamente censurado, indicó que fue encontrado vivo, pero que murió unas horas más tarde, tras haber sido reconocido por su familia. La autopsia también fue censurada, y los alemanes informaron de que se había suicidado. Torpederas alemanas hundieron un carguero británico (Stanlake) en el canal de la Mancha En Nueva Guinea, los australianos recibieron informes de que había patrullas japonesas en Wantoat y enviaron tropas por aire a la zona, donde el 14 de abril de 1944, mantuvieron un enfrentamiento contra unos 20 japoneses, de los cuales 4 acabaron muertos, frente a un australiano herido. Otra patrulla tomó cuatro japoneses prisioneros. En Bombay se declaró un incendio en un carguero británico (Fort Stikine) que tenía en sus bodegas 1.395 toneladas de explosivos. La tripulación y los bomberos del puerto llegaron a bombear 900 toneladas del agua, pero no localizaban la fuente del incendio debido a la densa humareda. A las 15:30 se dio la orden de abandonar el barco y 16 minutos más tarde se produjo una gran explosión que lo partió en dos y que rompió los cristales de las ventanas en un radio de 12 km a la redonda. Tres minutos más tarde se produjo una segunda explosión que fue registrada por sismógrafos situados a 1.700 km de distancia. En total murieron más de 800 personas, entre ellas más de 500 civiles. Además, hubo más de 2.500 heridos. Trece barcos resultaron hundidos y otros sufrieron daños de distinta gravedad. Fragatas británicas y canadienses hundieron un submarino alemán cerca de las Azores. El 14 de abril de 1945, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Juzan Maru) junto a la isla coreana de Jeju y dejó parcialmente hundidos en aguas poco profundas dos buques de escolta en los que murieron 173 tripulantes. Otro hundió otros dos cargueros (Kako Go y Shonan Maru) en el mar de Java. Un ataque kamikaze dañó el destructor USS Sigsbee en Okinawa. Siete aviones portadores de bakas fueron abatidos antes de que los lanzaran. En la isla tuvo lugar, por tercera noche consecutiva, un nuevo ataque nocturno japonés, pero fue el último. Los japoneses concluyeron que los estadounidenses eran vulnerables a las infiltraciones nocturnas, pero que concentrar muchos soldados en un ataque era contraproducente por su mayor potencia de fuego, así que volvieron a su anterior estrategia defensiva. El teniente estadounidense Emerson Hunt fue capturado por los alemanes cerca de Gardelegen, y logró convencerlos de que tanques estadounidenses se dirigían hacia la ciudad, lo que hizo que la guarnición alemana se rindiera sin lucha. Los estadounidenses llegaron antes de que los alemanes hubieran tenido tiempo de incinerar y enterrar los restos de la matanza que habían llevado a cabo el día anterior. Las tropas canadienses del mayor Vokes habían ocupado la ciudad de Friesoythe. Durante el combate, unos 50 soldados alemanes habían atacado la base en la que se encontraba el teniente coronel Frederick Wigle, el cual acabó muerto. Corrieron rumores (probablemente falsos) de que Wigle había muerto a manos de un civil. Vokes se puso furioso al enterarse de la muerte de Wigle. Llamó a uno de sus ayudantes, el teniente coronel Mackenzie Robinson, y le dijo: Mac, voy a demoler esta condenada ciudad. Diles que vamos a arrasar este jodido sitio. Haz que la gente salga antes de sus malditas casas. Robinson obedeció, pero convenció a Vokes de que no pusiera nada por escrito. En realidad, los hombres del batallón que había dirigido Wigle ya habían empezado a incendiar Friesoythe por su cuenta, pero en cuanto llegó la orden de Vokes la tarea se llevó a cabo de forma sistemática, con lanzallamas y granadas de fósforo, durante más de ocho horas. Situaciones similares, normalmente no tan radicales, se daban con cierta frecuencia por estas fechas. Precisamente, el día anterior el obispo von Galen se había dirigido a las autoridades militares estadounidenses para protestar por las violaciones de mujeres que llevaban a cabo los soldados soviéticos y polacos y por los actos de pillaje nocturno por parte de los británicos y estadounidenses. Los estadounidenses liberaron Bayreuth. Toda la zona de la bolsa del Ruhr situada al norte del río había sido ya liquidada. Y ese día el quinto y el noveno ejército estadounidense se encontraron en Hattingen, con lo que la bolsa al sur del río fue dividida en dos. Cada día los estadounidenses hacían miles de prisioneros. A lo largo del día los británicos tomaron la mayor parte de Arnhem, que estaba completamente en ruinas. Mucho más al norte de los Países Bajos tropas canadienses estaban llegando al centro de Groningen. La gran duquesa Carlota de Luxemburgo regresó de su exilio en Londres. Fuerzas polacas liberaron Imola, a unos 30 km al sur de Bolonia. Los combates se trasladaron al río Sillaro. Intervinieron entonces los estadounidenses, tras un bombardeo a cargo de 2.000 bombarderos pesados y 2.000 piezas de artillería. Más al norte, los británicos habían avanzado desde el Santerno hasta el río Reno, y habían llegado a cruzarlo en Bastia, pero un contraataque los había obligado a retroceder. La división que avanzaba desde Menate se había detenido en un intento de cruzar el canal Fossa Marina. Una torpedera alemana hundió por error un submarino alemán en la costa septentrional danesa. Ese día tuvo lugar en la Casa Blanca el funeral del presidente Roosevelt. Un submarino alemán hundió un carguero belga (Belgian Airman) frente a la costa de Maryland. A lo largo de los últimos cinco días habían ido llegando a Cold Bay otros tantos barcos mercantes soviéticos, cada uno de los cuales transportaba casi 500 soldados que debían ser entrenados para manejar los barcos que los Estados Unidos iban a ceder a la Unión Soviética como ayuda para la guerra contra Japón. En total habían desembarcado 2.358 soldados, que se sumaron a los 1.350 estadounidenses presentes en la base. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  3. El 13 de abril de 1939, como consecuencia de la ocupación de Albania por Italia, Gran Bretaña y Francia hicieron extensivo a Grecia y Rumanía su acuerdo de proteger la integridad territorial de Polonia. Once bombas estallaron en Londres y Birmingham. El 13 de abril de 1940, llegó otro crucero británico y unos 250 marines desembarcaron. Las autoridades danesas mostraron cierta reticencia a la presencia británica, pero no mostraron oposición, y las relaciones entre británicos y daneses fueron cordiales en todo momento. Ese día la flota británica volvió a presentarse en Narvik, donde ocho destructores alemanes estaban casi inoperantes debido a la falta de combustible y municiones. De uno de los barcos británicos despegó un avión que hundió un submarino que custodiaba el puerto. Luego se inició una batalla en la que los británicos hundieron tres destructores enemigos, mientras que los otros cinco fueron hundidos por sus propios tripulantes, para evitar que cayeran en manos británicas. En total, los alemanes perdieron un millar de hombres en la batalla. El presidente Rooselvelt condenó la invasión de Dinamarca y Noruega, mientras que Suecia ratificó su neutralidad. Desde primeros de febrero, la Unión Soviética había deportado a Rusia unos 220.000 polacos. Ahora se iniciaba una segunda oleada de deportaciones, que en poco más de tres días fueron deportados otros 300.000, que fueron enviados principalmente a Kazajistán. La Polonia soviética, repartida ahora entre Ucrania y Bielorrusia, estaba sometida a una brutal asimilación: además de las deportaciones y arrestos injustificados de cualquiera que pudiera considerarse contrario al comunismo, se impuso el ucraniano y el bielorruso como las únicas lenguas oficiales, se cambió el nombre de las calles, se destruyó todo monumento que recordara la historia de Polonia, se quemaron las librerías, se clausuraron las editoriales, la escuela se empleó para el adoctrinamiento comunista, se prohibió toda forma de educación religiosa, e incluso se prohibió que las iglesias tañeran sus campanas. Al principio de la ocupación, los soviéticos habían desposeído a los grandes terratenientes, que fueron enviados a los gulags, y habían repartido las tierras entre los campesinos pobres, pero la alegría de éstos se desvaneció en cuanto vino la colectivización, por la que los campesinos eran forzados a entregar gratis al gobierno toda la cosecha, que no debía ser nunca inferior a unas cuotas prefijadas. Eso ya no gustó a nadie. Las universidades Polacas habían sido cerradas, pero ahora abrían de nuevo sus puertas, pero con profesores traídos de Ucrania para impartir cursos sobre langua y literatura rusa, y pseudociencias como el marxismo-leninismo, el materialismo dialéctico e histórico, etc. La filología polaca quedaba prohibida, naturalmente. Algo similar sucedía en la Polonia alemana: se cerraban las iglesias católicas, los sacerdotes y otros religiosos eran arrestados y asesinados o deportados, etc. Por estas fechas terminaron las ejecuciones nazis en Wielka Piaśnica. Se calcula que hubo tres oleadas de ejecuciones. La primera afectó a unos 2.000 polacos, la segunda a más de 10.000 polacos, checos y alemanes de origen polaco. La tercera consistió en unos 1.200 enfermos mentales. Ahora los alemanes se dedicaban a plantar arbustos sobre las fosas para disimular su presencia, y durante los años siguientes prohibieron el acceso a la zona. El 13 de abril de 1941, llegaban tropas de refuerzo alemanas a Belgrado, mientras el gobierno yugoslavo se reunía en Pale, para discutir una propuesta de rendición. Los alemanes avanzaban hacia Sarajevo sin apenas oposición Los húngaros ocuparon Novi Sad. La Unión Soviética y Japón firmaron en Moscú un tratado de neutralidad, por el que se comprometían a permanecer neutrales si una tercera potencia atacaba a alguno de los dos países. De paso firmaron un segundo acuerdo por el que la Unión Soviética reconocía oficialmente y se comprometía a respetar el Estado de Manchuria y Japón hacía lo propio con la República Popular de Mongolia. Submarinos alemanes hundieron un mercante armado británico (HMS Rajputana) y otro carguero (Corinthic) en el océano Atlántico. Los italianos permitieron que Ante Pavelić entrara en Yugoslavia junto con otros 300 ustachas. Rashud Ali al-Gaylani recuperó su cargo de primer ministro iraquí. Los aliados mantuvieron combates contra los alemanes cerca de las ciudades griegas de Sotir y Proasteion, en un esfuerzo por ralentizar su avance mientras se reforzaban las nuevas líneas defensivas. En ambos casos los alemanes terminaron imponiéndose infligiendo considerables bajas al enemigo. Unos 70 aviones alemanes arrasaron el puerto de Volos. Sobre las 17:00 se produjeron las primeras escaramuzas entre los alemanes y los griegos que trataban de fortificar el paso de Klisura. A las 21:00 la vanguardia griega se retiraba en desorden, pero a las 23:00 los griegos ocuparon algunas colinas que dominaban las posiciones ocupadas por los alemanes. Anton Schmid era un sargento austriaco que había sido destinado a Vilnius. Allí había sido testigo de varias matanzas de judíos, y ello lo llevó a ayudar a unos 250 judíos, hombres, mujeres y niños, a escapar del exterminio, ocultándolos y proporcionándoles documentación falsa. Finalmente fue descubierto, arrestado y el 13 de abril de 1942 ejecutado.Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Ryujin Maru) cerca de la costa japonesa. En Imber, Gran Bretaña, se estaba celebrando un ensayo de una demostración aérea de cara a una próxima visita de Winston Churchill y el general George Marshall. Seis aviones debían disparar contra varios vehículos acorazados y falsos tanques, y cinco de los cuales así lo hicieron, pero el sexto disparó contra un grupo de militares y voluntarios que contemplaba la exhibición, dejando 25 muertos y 71 heridos. El piloto era un sargento británico de 21 años llamado William MaLachlan, que se desorientó debido al mal tiempo y confundió a los espectadores con maniquíes que formaban parte de los blancos previstos en el simulacro. Submarinos alemanes hundieron un carguero británico (Harpalion), otro soviético (Kiev) y otro panameño panameño (El Occidente) del convoy QP 10 en el mar de Barents. El 13 de abril de 1943, Radio Berlín anunció el descubrimimiento en el bosque de Katyn de una fosa con los restos de 4.000 oficiales polacos asesinados por los soviéticos. Esto tuvo consecuencias relevantes. Por una parte, el gobierno polaco en el exilio rompió sus relaciones con la Unión Soviética, lo que hizo que la Unión de Patriotas Polacos, controlada por Moscú, se convirtiera en la organización de resistencia más relevante en Polonia. Por otra parte, los nazis se habían dado cuenta del peligro político asociado a un eventual descubrimiento de fosas comunes, por lo que decretaron órdenes secretas por las que los cadáveres debían ser exhumados e incinerados. En Treblinka los hornos crematorios llegaron a procesar entre diez y doce mil cadáveres al día. Un crucero francés hundió un carguero alemán (Portland) en el océano Índico. Torpederas alemanas hundieron un destructor noruego (Eskdale) en el canal de la Mancha. La aviación aliada bombardeó los aeropuertos de Castelvetrano y Trapani, en Sicilia. Un total de 11 aviones italianos fueron destruidos y otros 16 fueron dañados en tierra. En Trapani los alemanes perdieron 8 aviones y otros 40 resultaron dañados. Los aliados perdieron dos aviones. Por la tarde y por la noche se produjeron nuevos ataques, aunque los resultados fueron más moderados. Un submarino británico hundió un carguero portugués (Santa Irene) cerca de Cerdeña. Un submarino británico hundió un carguero alemán (Atlas) ante la costa de Bengasi. Submarinos alemanes hundieron un carguero estadounidense (Leslie), otro sueco (Korsholm) y un carguero y un petrolero británico (Empire Progress y Empire Amethyst) en el Atlántico. El 13 de abril de 1944, un submarino estadounidense hundió un destructor japonés en el Pacífico. En su avance hacia Madang, los australianos tomaron Bogadjim, en Nueva Guinea. En la India los japoneses habían tomado una colina que dominaba el principal aeropuerto de Imphal, así que una división india contraatacó con apoyo aéreo y tanques. Los japoneses habían supuesto que la pendiente era excesiva para los tanques y no contaban con armamento antitanque, pero los tanques subieron y lograron expulsar a los japoneses, aunque con muchas bajas. Los soviéticos tomaron Simferopol, en Crimea, a 60 km de Sebastopol. El 13 de abril de 1945, los estadounidenses llegaron a la punta más septentrional de Okinawa. En el frente meridional se repitió un ataque como el de la noche anterior, que también acabó siendo rechazado. Los japoneses retomaron la ofensiva en Hunan. La aviación soviética hundió un carguero alemán (Karlsruhe) en la península de Hela. Tras la caída de Königsberg, la presencia alemana en Prusia Oriental se concentraba en la península de Sambia. Una oferta de rendición quedó sin respuesta, tras la cual los soviéticos empezaron a bombardear el frente con la artillería y con la aviación. Luego la infantería avanzó y tomó Rauschen, en el extremo septentrional de la península. Las fuerzas alemanas situadas al norte se vieron obligadas a retroceder hasta Palmnicken, donde fueron destruidas. Los soviéticos cruzaron el río Morava cerca de Hodonín, que fue tomada ese día. En Viena una flotilla soviética llegó por el Danubio y desembarcó en ambas orillas del río tomando intacto uno de los dos puentes que quedaban sobre el río en la capital austríaca. Ese mismo día los últimos alemanes que defendían la ciudad se rindieron a los soviéticos. La ciudad estaba sin abastecimiento de agua, gas o electricidad, y proliferaban bandas (tanto de austríacos como de extranjeros) que desvalijaban las casas de los civiles indefensos. Los primeros soldados soviéticos que entraron en la ciudad tuvieron un comportamiento razonable, pero con la segunda oleada llegaron los típicos violadores y saqueadores comunistas que sembraron el pánico durante varias semanas. Un tren que transportaba unos 4.000 prisioneros que los alemanes habían sacado de un campo de concentración ante el avance estadounidense tuvo que detenerse cerca de Gardelegen porque las vías estaban dañadas. Los guardias de las SS eran muy pocos, así que tuvieron que reclutar fuerzas de las Juventudes Hitlerianas y otras organizaciones locales para manejar a los prisioneros. Ese día, cerca de un millar de ellos, que estaban enfermos o demasiado débiles para continuar el camino andando, fueron llevados a un granero. Luego los guardias bloquearon las puertas y prendieron fuego a la paja, previamente rociada con gasolina. Algunos prisioneros trataron de escapar de las llamas cavando bajo las paredes del granero, pero muchos de ellos fueron abatidos al salir. Algunos, no obstante, lograron escapar. Los estadounidenses habían establecido cabezas de puente sobre el Elba y esperaban permiso para avanzar hacia Berlín. En los Países Bajos los británicos habían empezado a construir un puente sobre el IJssel a las 00:50. Una segunda oleada cruzó el río bajo un intenso fuego enemigo, pero luego avanzó rápidamente hacia Arnhem. A las 8:45 estaba habilitado el puente por el que empezaron a pasar tanques a la otra orilla del río. Los alemanes defendieron Arnhem durante todo el día, pero al caer la noche los británicos estaban ya preparados para entrar en la ciudad al día siguiente. El cuerpo de Roosevelt fue transportado en tren hasta Washington D.C. Miles de personas se acercaron a las vías para presentar sus respetos. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  4. El 12 de abril de 1939, el parlamento albanés aprobó la deposición del rey Zog I y ofrecieron la corona albanesa el rey Víctor Manuel III de Italia. Como nuevo primer ministro fue elegido Shefqet bej Vërlaci, el mayor terrateniente del país. Había sido suegro de Zog I, pero éste se había divorciado apenas hubo conseguido la corona, y desde entonces Vërlaci había conservado un odio a muerte hacia el monarca. El 12 de abril de 1940 ,Dos destructores británicos llegaron al puerto de Tórshavn, en las islas Faroe, que pertenecían a Dinamarca, pero todavía no habían sido ocupadas por los alemanes. El Parlamento local se reunión y un grupo independentista trató de aprovechar la situación para declarar la independencia de las Faroe, pero su propuesta fue rechazada. También se produjo un desembarco británico en Åndalsnes, en la costa noruega. La mañana del 12 de abril de 1941, los alemanes lanzaron un ataque contra las líneas aliadas en Vevi. Tras varias horas de lucha arrasaron un pelotón australiano y se apoderaron de una colina. Otras fueron cayendo sucesivamente en las horas siguientes. La aviación alemana atacó varios barcos de guerra yugoslavos en el Danubio. El blindaje de uno de ellos resistió bien las bombas, hasta que una entró casualmente por su chimenea y mató a 54 de los 67 marineros. Los demás barcos fueron hundidos por su propia tripulación después de que alemanes e italianos capturaran sus bases. Alemanes e italianos se encontraron en Vrbovsk, donde se les rindió un ejército yugoslavo. Un batallón de paracaidistas húngaros capturó varios puentes en Vrbas y Srbobran. También tomaron Subotica y, tras vencer una fuerte resistencia de guerrilleros, Sombor. Un avión húngaro sufrió un accidente al poco de despegar y se estrelló matando a 19 paracaidistas y otros soldados. Los italianos tomaron Ljubljana. A las 16:30 las líneas aliadas en Vevi estaban al alcance de la artillería alemana y empezaron a retirarse, destruyendo las piezas de artillería que no podían ser transportadas. Sobre las 17:30 los alemanes llevaron al campo de batalla cañones motorizados que causaron estragos. Sobre las 18:00 los alemanes capturaron Klidi y tomaron 82 prisioneros. Poco después se apoderaron de la salida de un túnel ferroviario y apresaron a otros 250 británicos, australianos y neozelandeses. Un ataque posterior del ejército griego fue rechazado, y en las horas siguientes toda la resistencia se desmoronó y los aliados se retiraron tratando de reconstruir una nueva línea de defensa más al sur. En total, los alemanes habían capturado 136 griegos y 480 británicos y aliados. En Belgrado, tras un nuevo bombardeo, la aviación yugoslava quedó completamente aniquilada. En cuatro días los alemanes habían arrojado 440 toneladas de bombas. El ejército estaba completamente desorganizado y, aunque teóricamente habría sido posible frenar el avance aleman cortando sus débiles líneas de comunicaciones, ni siquiera se hizo intento alguno. La vanguardia del ejército alemán llegó a las puertas de la ciudad, algunas unidades entraron y se apoderaron del ministerio de defensa, y a las 19:00 el alcalde entregó la capital, ocupada por una sola compañía alemana (unos pocos centenares de soldados). El rey Pedro II y su gobierno había dejado la ciudad horas antes para refugiarse en zonas montañosas. Cuatro acorazados yugoslavos fueron hundidos para no ser capturados. El comandante en jefe del ejército griego era Aléxandros Papagos, que ahora ordenaba la retirada de las tropas griegas en Albania, ante el riesgo de que quedaran atrapadas entre las tropas italianas y las alemanas, que avanzaban tan rápidamente. La noticia fue mal recibida por las tropas, que no parecían distinguir entre los italianos a los que estaban acostumbrados a vapulear y los alemanes que se aproximaban. La moral del ejército griego se vino abajo. En Libia los alemanes capturaron Fort Capuzzo y Bardia. Un submarino británico hundió un petrolero italiano (Persiano) cerca de la costa Libia. Un pretrolero británico (Marie Maersk) fue hundido por la aviación alemana en El Pireo. En el Atlántico un submarino alemán hundió un carguero británico (St Helena), un crucero hundió un carguero griego (Nicolaos D L) y la aviación hundió un carguero sueco (Kexholm). El 12 de abril de 1942, los japoneses tomaron Myanaung, en Birmania. Submarinos alemanes hundieron un carguero y un petrolero estadounidense (Delvalle y Esso Boston) y un petrolero panameño (Ben Brush) cerca de la costa atlántica estadounidense. El 12 de abril de 1943, 172 aviones japoneses atacaron Port Moresby. Se enfrentaron a 44 aviones aliados y el balance fue de 5 aviones japoneses derribados frente a 2 aliados. El bombardeo dañó algunos barcos pequeños y algunos aviones en tierra. Por su parte, la aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Sydney Maru), también en Nueva Guinea. Fuerzas estadounidenses y francesas entraron en Susa, en Túnez. Un submarino británico hundió un carguero francés (St Lucien) en el Mediterráneo. Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos (Fresno City, Lancastrian Prince y Pacific Grove) y uno neerlandés (Ulysses) en el Atlántico. El 12 de abril de 1944, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Taichu Maru) cerca de la costa japonesa. La aviación estadounidense hundió otro carguero (Narita Maru) en Hollandia y un submarno cerca de Truk. En la India, la "cancha de tenis" recibió una compañía de refuerzo. Esa noche los japoneses lanzaron un ataque silencioso, para lo cual sustituyeron incluso sus botas reglamentarias por zapatillas deportivas, y casi lograron rebasar las líneas británicas en un ataque a bayoneta calada. Sin embargo, fueron rechazados casi milagrosamente. Los soviéticos habían logrado retirarse a salvo de Târgu Frumos, mientras los alemanes limpiaban la zona de las últimas unidades soviéticas rezagadas. Tras haberse reorganizado, atacaron con tanques a los alemanes en Podu Iloaiei, pero terminaron retirándose dejando 5.400 bajas, 1.800 prisioneros y 124 tanques destruidos, frente a 100 bajas alemanas y 250 rumanas. Los soviéticos habían presentado ese día unas condiciones al gobierno rumano para firmar un armisticio, pero el primer ministro, Ion Antonescu, las rechazó, con la esperanza de poder rendirse ante Gran Bretaña o los Estados Unidos. En su intento de librarse del embargo de petróleo estadounidense, el gobierno español había completado la retirada de la Legión Española de Voluntarios, aunque algunos de sus miembros se habían negado a regresar a España y ahora luchaban integrados en unidades alemanas. Un submarino británico hundió un petrolero (Cerere) y un carguero alemán (Diana) en el Mediterráneo. Según los informes oficiales, José Antonio Rojas había intentado huir mientras estaba detenido y por ello dispararon sobre él. Murió de peritonitis. El 12 de abril de 1945, nueve "bakas" atacaron la flota estadounidense en Okinawa. Uno partió en dos el destructor USS Mannert L. Abele. El destructor USS Jeffers logró abatir otro a 45 metros del barco, pero la explosión le provocó daños sustanciales. El destructor USS Stanly fue atacado por dos bakas. Uno lo atravesó y acabó explotando bajo el agua, mientras que el otro falló por poco (probablemente el fuego antiaéreo había matado al piloto) y se estrelló en el agua. Sólo uno de los aviones remolcadores regresó a la base. Los destructores USS Lindsey y USS Zellars fueron dañados gravemente por kamikazes "ordinarios". En Okinawa, durante la noche los japoneses lanzaron un ataque generalizado a lo largo de todo el frente meridional de la isla. Tras un fiero combate a corta distancia, los atacantes se retiraron. Los partisanos yugoslavos (que entonces ya se hacían llamar Ejército Yugoslavo) rompieron las líneas defensivas alemanas y tomaron rápidamente Vukovar, Vinkovci y Županja, despejando el camino hacia Eslovenia y hacia la capital Croata. La aviación soviética hundió un carguero alemán (Weserstein) en el puerto de Pillau, en Prusia Oriental. La Orquesta Filarmónica de Berlín dio un concierto al que acudieron numerosos políticos y militares alemanes del momento. La última pieza interpretada fue el finale de El ocaso de los dioses, de Wagner, tras lo cual, miembros de las Juventudes Hitlerianas obsequiaron a los presentes con unas prácticas cápsulas de ácido prúsico. El suicidio se estaba poniendo de moda en Berlín entre las elites nazis. El almirante Karl Dönitz organizó un grupo de siete submarinos alemanes que debía atacar el tráfico marítimo de Nueva York, mientras que otros dos submarinos debían dirigirse a aguas canadienses. El primer grupo recibió el nombre de Lobo de mar. Los aliados descifraron las órdenes emitidas y estaban al tanto de la salida y el destino de los submarinos. Sin embargo, hacía un tiempo que temían que los alemanes pudieran equipar a algunos de sus submarinos con plataformas de lanzamiento de cohetes V-2, y habían activado un plan de protección formado por dos "barreras", la primera de las cuales estaba formada por 2 portaaviones de escolta y 20 destructores, y la segunda por otros 2 portaaviones de escolta y 22 destructores. Las tropas estadounidenses continuaban llegando a la orilla occidental del Elba. La resistencia alemana era impredecible: era inexistente en algunas zonas y muy potente en otras. Uno de los mayores focos de resistencia resultó ser Leipzig, donde los alemanes habían dispuesto un cordón de baterías antiaéreas que usaban contra las tropas terrestres causando graves daños. Eisenhower ordenó a Patton que detuviera su avance en el río Mulde, como consecuencia de un acuerdo con los soviéticos para establecer una frontera geográfica fácilmente identificable para evitar choques accidentales entre estadounidenses y soviéticos. Heilbronn, prácticamente en ruinas, estaba ya libre tropas alemanas, y los estadounidenses habían levantado allí un puente sobre el Neckar. Impactado por los informes que recibió, Eisenhower quiso ver personalmente el campo de concentración de Ohrdruf, y allí llegó acompañado de Patton y Bradley. Luego envió un informe al general Marshall: Patton escribió en su diario: También llegaron periodistas al campo de Buchenwald y ese mismo día la CBS transmitió por radio el informe de uno de sus enviados. Mientras la prensa soviética había mencionado superficialmente la liberación de Auschwitz, Eisenhower puso especial interés en que las evidencias de los crímenes nazis fueran atestiguadas y difundidas por los periodistas. La RAF hundió tres cargueros noruetos (Dione, Nordsjø y Traust) y uno alemán (Kalmar) en Porsgrunn (Noruega). Un submarino británico hundió otro alemán cerca de Bergen. En Italia, mientras una división británica cruzaba el Santerno, otra avanzaba bordeando el lago Comacchio, donde encontró resistencia por parte de los alemanes en un puente cerca de Menate. Ese día terminó la batalla de Authion. Los franceses habían abierto un camino desde Francia hacia el norte de Italia. El balance fue de unos 200 franceses y 100 alemanes muertos. Una buena parte de los Países Bajos seguía bajo control alemán. Esa noche los británicos y los canadienses lanzaron una ofensiva contra Arnhem, que debía haber sido liberada en la operación Market Garden, pero no había sido así. El combate se inició con un monumental bombardeo por parte de la artillería y la aviación. A las 23:45 una compañía cruzó el río IJssel y encontró una oposición escasa en el margen oriental. Fragatas británicas hundieron un submarino alemán en el mar de Irlanda. El presidente Frankiln D. Roosevelt se había retirado a La pequeña Casa Blanca, una residencia que tenía en Georgia para descansar unos días antes de dirigirse a San Francisco a la conferencia inaugural de las Naciones Unidas. Allí estaba posando para un retrato sentado en una silla cuando dijo: ¡Tengo un terrible dolor de cabeza! A continuación se desplomó hacia adelante en la silla y fue llevado a su dormitorio. Murió a las 15:35, víctima de una hemorragia cerebral, a los 63 años. El vicepresidente, Harry S. Truman, fue llamado a la Casa Blanca, donde Eleanor Roosevelt le dio la noticia. Truman respondió: ¿Hay algo que pueda hacer por usted? y ella le contestó: ¿Hay algo que podamos hacer por usted?, porque es usted el que tiene un problema ahora. En efecto, Truman no estaba hecho para ser presidente. Le gustaba demasiado pasar su tiempo jugando al póquer y bebiendo bourbon y su carácter era más espontáneo y ordinario de lo que requería el cargo. Él mismo era consciente de ello y no tuvo reparos en decírselo a unos periodistas al día siguiente. Lo hizo en estos términos: A las 19:00 prestó juramento como trigesimotercer presidente de los Estados Unidos. Entre los numerosos homenajes que la radio estadounidense le dedicó ese día a Roosevelt destacó el programa de Orson Wells:
  5. El 11 de abril de 1939, se inauguró el campo de concentración de Albatera, en Alicante. Los presos apenas recibían comida y agua y sufrían todo tipo de humillaciones y torturas. De tanto en tanto llegaban de visita grupos de falangistas procedentes de todas las partes de España que buscaban conocidos y, si encontraban a alguien con quien tenían cuentas pendientes, se lo llevaban y lo fusilaban por los alrededores. Por otra parte, los prisioneros se organizaron secretamente según sus afiliaciones, y algunas de estas organizaciones contaban con su propio comité de fugas. Comunistas y anarquistas contaron con sistemas de fugas bastante eficientes que funcionaron durante algunos meses, hasta que la policía los desarticuló. Ese día Hungría se retiró de la Sociedad de Naciones. El 11 de abril de 1940, la Luftwaffe bombardeó Nybergsund durante dos horas en un intento de acabar con el rey Haakon VII y su gobierno. La frontera sueca estaba a unos 25 km, pero el gobierno sueco proclamó que encarcelaría al rey si entraba en su territorio. El rey y sus ministros pudieron escapar por los bosques cubiertos de nieve y se dirigieron hacia Molde. Un barco de guerra británico dañó un crucero alemán, dejándolo fuera de servicio durante un año. Winston Churchill pronunció un largo discurso ante el Parlamento Británico en el que justificó la Operación Wilfred, negando las pretensiones alemanas de que la invasión de Noruega había sido una reacción ante la actuación británica. El 11 de abril de 1941, el ejército húngaro entró en Yugoslavia sin encontrar apenas resistencia. Igualmente, el ejército italiano desembarcó sin oposición en la costa dálmata. Unos 30.000 soldados yugoslavos se rindieron a los italianos sin combatir. Los ustachas se rebelaron en Čapljina, detuvieron un tren que transportaba tropas yugoslavas y las desarmaron. Esa mañana la Luftwaffe bombardeó de nuevo Belgrado. También bombardeó Atenas, donde un barco hospital de la Cruz Roja (Attiki) resultó hundido. En Libia, alemanes e italianos lanzaron un ataque contra El Adem, a sur de Tobruk, en el que se ordenó levantar todo el polvo posible, para que pareciera que eran más. Tras una hora de combate, cinco tanques alemanes habían quedado destruidos, y el resto se retiró. La aviación italiana hundió un carguero británico (Draco). Los alemanes se apoderaron de Vevi. Sobre las 14:00 tantearon nuevamente las líneas aliadas, pero fueron rechazados. A lo largo del día se produjeron algunas escaramuzas más. Unos 400 soldados alemanes atacaron El Adem, pero el fuego de los australianos los obligó a retirarse llevándose sus heridos como pudieron. Sobre las 16:00 otros 700 alemanes atacaron de nuevo y lograron rebasar la primera línea defensiva a cargo de los australianos, pero la llegada de cuatro tanques británicos junto con los obstáculos de la segunda línea de defensa terminó por desorganizar el ataque y finalmente los alemanes retrocedieron. Un submarino alemán hundió un carguero griego (Aegeon) en el Atlántico. El 11 de abril de 1942, la aviación alemana hundió un destructor británico (HMS Kingston) en Malta y también un carguero británico (Empire Cowper) del convoy QP 10 en el mar de Barents. Submarinos alemanes hundieron dos petroleros estadounidenses (Gulfamerica y Harry F. Sinclair. Jr.), un barco de pasajeros británico (Ulysses) y un carguero noruego (Grenanger) en el Atlántico. Esa noche dos militares británicos entraron en una canoa en el puerto de Boulogne-sur-mer, colocaron una mina en un petrolero alemán y se retiraron sin ser descubiertos. El 11 de abril de 1943, 94 aviones japoneses atacaron barcos aliados en Bahía de Oro, cerca de Buna, en Nueva Guinea, pero fueron interceptados por 50 aviones aliados que derribaron 6 aviones japoneses sin sufrir ninguna baja. Un submarino japonés hundió un carguero yugoslavo (Recina) en el Pacífico. Un submarino británico hundió dos cargueros y un petrolero italiano (Entella, Loredan e Isonzo) en el Mediterráneo. La aviación de Malta hundió otro más (Fabriano), y un submarino alemán hundió un carguero británico (Runo) en la costa libia. La Operación Flax dio lugar a varios enfrentamientos aéreos en el Mediterráneo. Hay dudas sobre las pérdidas exactas de cada bando, pero globalmente fue un mal día para la Luftwaffe. Submarinos alemanes hundieron un destructor británico (HMS Beverley), un carguero británico (Empire Whimbrel), dos estadounidenses (Edward B. Dudley y James W. Denver) y uno noruego (Ingerfire) en el Atlántico El 11 de abril de 1944, un submarino estadounidense hundió un destructor japonés (Akigumo) en el Pacífico. Murieron 137 hombres a bordo. Mientras continuaban los combates en el istmo de Crimea, otro ejército soviético tomaba Kerch. Un bombardeo estadounidense a Stettin hundió dos submarinos alemanes y un carguero danés (Emily). Los ataques kamikazes contra la flota estadounidense en Okinawa no habían cesado. El 11 de abril de 1945, resultaron dañados el portaaviones Enterprise y el acorazado Missouri. El portaaviones Essex sufrió un daño en el casco bajo su línea de flotación. En Mindanao los japoneses habían abandonado la zona de Malabang y se habían replegado hacia Parang. Ese día se produjo un nuevo desembarco estadounidense en la región de Visayas, concretamente en la isla de Bohol, donde contaban con el apoyo de la guerrilla local. Ocho australianos desembarcaron durante la noche en la isla de Muschu, en la costa de Nueva Guinea, cerca de Wewak, con la misión de reconocer el terreno y capturar un oficial japonés para interrogarlo, todo esto como paso previo a una invasión de Wewak. Corrientes marinas imprevistas hicieron que las cuatro lanchas fueran lanzadas a tierra por las olas, de modo que se perdió buena parte del equipo. Los japoneses encontraron los restos e iniciaron una búsqueda con unos mil hombres. Siete de ellos fueron capturados, mientras que el octavo pudo huir cruzando a nado el canal de 3 km que separa la isla de Wewak, y desde allí tuvo que desplazarse por territorio enemigo hasta que más de una semana más tarde encontraría una patrulla australiana. Muy diferente fue el resultado de una misión similar, en la que 13 australianos desembarcaron en la isla de Ternate y rescataron al sultán, sus dos esposas, sus ocho hijos y el resto de su corte y los llevaron a Morotai. El sultán había permanecido hasta entonces secuestrado en su palacio por los japoneses. Sólo uno de los 13 australianos resultó muerto. La aviación soviética hundió un barco hospital alemán (Posen) e hizo encallar un carguero (Moltkefels) en Prusia Oriental provocando entre ambos 800 muertos. Los soviéticos entraron en Lanžhot, en Chequia, tras cuatro días de combates. La cuarta parte de sus casas había sido destruida. Tropas estadounidenses habían avanzado 117 km en poco más de 24 horas y habían alcanzado el Elba al sur de Magdeburgo, con lo que se encontraban a apenas 80 km de Berlín. Ese día las tropas de Patton liberaron Coburgo. A las 15:15 llegaron tropas estadounidenses al campo de concentración de Buchenwald. Desde ese día el reloj de la entrada marca permanentemente esa hora. Más tarde entraron en el campo de Langenstein, uno de los campos menores integrados en el complejo de Buchenwald. Allí fueron liberados unos 21.000 prisioneros. Los estadounidenses dieron órdenes al alcalde de Langenstein de enviar comida y agua al campo y solicitaron la llegada urgente de servicios médicos. Las tropas indias llegaron al Santerno cuando los neozelandeses ya habían empezado a cruzarlo. Por la noche lo cruzaron también tropas polacas. Los alemanes iniciaron una sucesión de contraataques en el macizo de Authion, pero al final del día los franceses habían abierto una brecha en la línea defensiva y por la noche varias fortalezas fueron abandonadas y la guarnición de otra de ellas se rindió a los franceses. España rompió sus relaciones diplomáticas con Japón, como consecuencia de las atrocidades cometidas por los japoneses en Manila. Al menos 66 misioneros españoles en Manila habían muerto durante la guerra, muchos de ellos asesinados por los japoneses. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  6. Mecánica del ajuste de disparo En un futuro próximo probaremos una nueva mecánica. Proporciona una cierta bonificación temporal a la nave por disparar salvas de la batería principal a las naves enemigas. Principio de funcionamiento Un jugador debe tener un bloqueo en un objetivo enemigo; Mientras dispara a este enemigo, la barra de progreso del disparo de ajuste se llena con cada salva que golpea al objetivo o aterriza dentro de un cierto radio de él; Cuando la barra está llena, una cierta bonificación de juego, por ejemplo, un impulso a la velocidad de recarga de la batería principal, se activa durante un período de tiempo limitado; Esto se puede repetir varias veces durante la batalla; Si el barco no dispara a los enemigos durante algún tiempo, la barra de progreso se reinicia. Por ahora no tenemos un plan estricto para usar esta mecánica y nos gustaría probarla primero. Los pasos adicionales con él se determinarán después de la prueba. Tenga en cuenta que toda la información en el blog de desarrollo es preliminar. Los ajustes y funciones anunciados pueden cambiar varias veces durante la prueba. La información final se publicará en el sitio web de nuestro juego. Esta informacion pertenece al blog de desarrollo.
  7. El 10 de abril de 1939, fue arrestado Nikolái Yezhov, el principal ejecutor de las purgas estalinistas. Los cargos contra él, eran, naturalmente, espionaje en favor de Alemania, Gran Bretaña, Polonia y Japón, dirigir una conspiración en el NKVD, preparar el típico golpe de Estado y los típicos asesinatos y, como propina, sodomía. Debidamente torturado, admitió todas las acusaciones. El IRA anunció que los atentados que estaba llevando a cabo en Gran Bretaña se realizaban expresamente evitando daños personales, pero que esto cambiaría si el gobierno británico recurriera a medidas extremas. El organizador de la cadena de atentados era Seán Russell, que a la sazón se encontraba en los Estados Unidos para promocionar la causa irlandesa. El FBI lo arrestó a petición de Scotland Yard, lo que provocó la protesta de 76 congresistas descendientes de irlandeses, que pidieron explicaciones al presidente Roosevelt. Por esas fechas el rey Jorge VI de Gran Bretaña y su esposa Isabel estaban de visita en los Estados Unidos, y los congresistas no acudieron a la recepción que había organizado el Congreso. Russell fue puesto en libertad poco después. A la 1:30 del 10 de abril de 1940, unos 100 soldados alemanes marchaban por la carretera que llevaba de Oslo a Elverum con la intención de capturar al rey Haakon VII y a su gobierno, pero al pasar junto a la granja de Midtskogen se encontraron el paso bloqueado. Allí fueron atacados por un grupo de soldados y milicianos noruegos y, tras varias horas de combate, tuvieron que retirarse y regresar a Oslo. A las 4:30 la flota británica entró por sorpresa en el puerto de Narvik, donde hundió dos destructores alemanes, dañó gravemente a otro y provocó daños menores en otros dos. Además torpedeó los barcos mercantes que había en el puerto y hundió 11 de ellos. Al abandonar el puerto, la flota británica se encontró con tres destructores alemanes que salían de un fiordo cercano. Se entabló un combate en el que dos destructores británicos fueron hundidos y un tercero sufrió daños graves. Los barcos británicos huyeron sin que los alemanes los persiguieran por falta de combustible. Tras haber pactado un alto el fuego unas horas antes, el coronel Eriksen rindió la fortaleza de Oscarsborg. En la ciudad de Egersund cundió el rumor de que iba a ser bombardeada por los británicos y, a pesar de los intentos de los alemanes de restablecer el orden, prácticamente todos los noruegos huyeron al campo, de modo que, por unos días, en la ciudad se quedaron los alemanes y algunos trabajadores municipales. Episodios similares se dieron en otras ciudades ese mismo día, como en Arendal y la propia Oslo. Nunca se ha sabido cuál fue el origen de esos rumores. En realidad, la RAF bombardeó el puerto de Bergen, y logró hundir un crucero ligero. Otro bombardeo en el puerto de Trondheim no obtuvo resultados relevantes. El parlamento islandés declaró que el rey Cristian X no estaba en condiciones de desempeñar sus deberes constitucionales y se las asignó al gobierno de Islandia, junto con todas las demás atribuciones que hasta el momento había tenido el rey de Dinamarca. El embajador alemán en Noruega, Kurt Bräuer, solicitó una entrevista con el rey Haakon VII, y fue recibido en Elverun. Bräuer exigió al rey en nombre de Hitler que ordenada el cese de toda resistencia y que reconociera a Vidkun Quisling como primer ministro. Esto supondría legalizar la invasión alemana. Bräuer le puso como ejemplo a seguir el de su hermano, el rey Cristian X de Dinamarca, que se había rendido el primer día de la invasión y se había prestado a colaborar. Haakon VII respondió que no estaba autorizado a tomar tales decisiones sin consultar al gobierno (lo cual no era cierto). Un poco más tarde, Haakon VII se reunión con el gobierno noruego en Nybergsund, al que transmitió el ultimátum alemán. Puso la decisión en manos del gobierno, pero dejó claro que si el gobierno decidía aceptarlo, él abdicaría para no tener que sancionar la decisión. Alentados por el monarca, sus ministros dedicieron oponerse al nombramiento de Quisling, y así se lo comunicó Haakon VII a Bräuer telefónicamente. El gobierno decidió dispersarse por razones de seguridad, y uno de sus últimos decretos fue encomendar el mando supremo del ejército al general Otto Ruge, en sustitución del general Kristian Laake, de 65 años, que había sido muy criticado por su actuación durante la invasión, y que estaba considerado como un derrotista. Le encomendaron la misión de defender el país, pero era evidente que, con los alemanes en poder de las principales ciudades, los puertos y los aeropuertos, expulsarlos sería imposible, y la única estrategia viable era ganar tiempo para que los aliados pudieran actuar (esos mismos aliados a los que Noruega no había querido ayudar unos meses atrás para defender a Finlandia). La respuesta de Churchill al informe Frisch-Peierls fue la creación de un comité científico, conocido como comité MAUD, que ese día se reunió por primera vez. El nombre tiene una curiosa historia. No es un acrónimo, sino que tiene su origen en un telegrama que Niels Bohr había enviado a Frisch desde Dinamarca poco después de la invasión alemana. Terminaba con las extrañas palabras: Tell Cockcroft and Maud Ray Kent. Durante un tiempo, los británicos creyeron que se trataba de alguna clave secreta relacionada con la energía nuclear, aunque unos años más tarde un sorprendido Bohr aclararía que sólo pretendía que se informara del contenido del telegrama a Maud Ray y a John Cockcroft, los criados que cuidaban una casa que el físico tenía en Gran Bretaña. Ray era de Kent. El 10 de abril de 1941, Maček llamó a los croatas a cooperar con el nuevo gobierno, que no opuso resistencia alguna a la entrada de los alemanes. Numerosas unidades croatas del ejército yugoslavo dejaron de acatar órdenes y desmoralizaron a los soldados eslovenos y macedonios. Sólo los serbios mantuvieron la disciplina. El primer ministro Simović envió un mensaje a las tropas que no resultó nada alentador: Mientras tanto, Mussolini ordenó que Pavelić y los demás ustachas que seguían arrestados en Italia (unos 500 en total) fueran concentrados en Pistoia, para enviarlos a Yugoslavia si los ustachas terminaban formando un gobierno favorable al Eje. Por su parte, viendo que Yugoslavia podía acabar convertida en un títere de la Alemania nazi, el Partido Comunista Yugoslavo empezó a organizar un movimiento de resistencia. El secretario general del partido se llamaba Josip Broz, pero al entrar en el partido comunista y tener que operar en la clandestinidad había adoptado el pseudónimo de Tito, y así era más conocido entonces. Años atrás, había colaborado en París con la oficina de reclutamiento de las Brigadas Internacionales que fueron enviadas a luchar en España. El año anterior, tras haber sido nombrado secretario general, había regresado a Zagreb. Poco despuès el regente húngaro, Miklós Horthy, ordenó al ejército entrar en Yugoslavia para proteger a la minoría húngara que vivía en el país. Su planteamiento fue que, con la creación del Estado Independiente de Croacia, Yugoslavia había dejado de existir, así que no iba a invadir realmente ningún país existente, sino a poner orden en un territorio anárquico. Los alemanes rodearon Tobruk (por tierra, pero todavía podía recibir suministros por mar). Los italianos hundieron tres cargueros y otros cuatro barcos menores que aún conservaban en el mar Rojo. Un submarino alemán hundió un carguero neerlandés (Saleier) en el Atlántico. Birmingham sufrió segundo bombardeo por parte de 245 aviones, que arrojaron otras tantas toneladas de explosivos y 43.000 bombas incendiarias. El número total de víctimas en las dos noches de bombardeos superó el millar de personas. Desde Yugoslavia, el ejército alemán cruzó la frontera griega y se dirigió hacia Vevi, donde se encontraba la vanguardia de un frente aliado. Hacia la medianoche las incursiones de algunas patrullas de reconocimiento fueron rechazadas tras dos horas de batalla. El 10 de abril de 1942, los japoneses desembarcaron en la isla de Cebú, en las Filipinas. En Birmania lanzaron una campaña para apoderarse de los pozos petrolíferos de Yenangyaung, defendidos por unos 7.000 soldados británicos y unos 1.000 chinos. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Sado Maru) en el océano Pacífico. En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero estadounidense (Tamaulipas), un petrolero y un carguero británico (San Delfino y Empire Prairie) y un carguero noruego (Balkis). El crucero Thor hundió otro carguero británico (Kirkpool). El 10 de abril de 1943, los británicos entraron en Sfax, en Túnez. En el transcurso de la operación Flax, 75 aviones aliados interceptaron una formación de unos 26 aviones italianos y derribaron 10 transportes y 2 cazas. Poco después se produjo un nuevo combate en el que los alemanes perdieron 13 aviones y los estadounidenses uno. La aviación estadounidense hundió también un crucero italiano (Trieste) en la costa de Cerdeña. Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (Alice F. Palmer) al sur de Madagascar. Un crucero británico hundió un carguero alemán (Irene) en el Atlántico. El 10 de abril de 1944, capituló Odessa y los soviéticos avanzaron hasta entrar en Rumanía por el sur. En la campaña que llevó a la ocupación soviética del oeste de Ucrania y Bielorrusia, desde el Dniéper hasta traspasar la frontera rumana, los soviéticos habían empleado unos dos millones de soldados, de los cuales unos 470.000 habían muerto y más de 800.000 estaban heridos. Las bajas alemanas fueron de unos 400.000 hombres. Tras un fuerte bombardeo, los alemanes entraron en Târgu Frumos mientras los rumanos atacaban desde otra dirección. Los soviéticos no tuvieron más alternativa que retirarse para no quedar aislados. A las 22:00 la ciudad estaba firmemente en manos alemanas, mientras los soviéticos luchaban desesperadamente para llegar a una zona segura. El rey Jorge II de Grecia llegó a El Cairo, aceptó la dimisión del primer ministro Tsouderos y nombró en su lugar a Sofoklis Venizelos, hijo de Eleftherios Venizelos, hasta entonces ministro de Asuntos Exteriores, y le encargó la formación de un nuevo gobierno. Las tropas griegas seguían amotinadas. Después de haber permanecido escondidos cuatro días en un montón de madera apilada entre las vallas interiores y exteriores de campo de Auschwitz, dos judíos eslovacos, Rudolf Vrba y Alfréd Wetzler, lograron escapar (sabían que los alemanes mantenían la búsqueda de prisioneros fugados durante tres días). Un bombardeo alemán dañó irreparablemente un destructor estadounidense (USS Holder) en Argel. La aviación de un portaaviones estadounidense hundió un submarino alemán en el Atlántico. El 10 de abril de 1945, un submarino neerlandés hundió un petrolero japonés (Hosei Maru) en el estrecho de la Sonda. Persiguiendo a los alemanes que se retiraban de Sarajevo, los partisanos yugoslavos habían tomado Visoko, Kakanj y ahora Busovača. Con esto dieron por concluida la campaña de Sarajevo. Los soviéticos tomaron la ciudad eslovaca de Trenčín y cruzaron el río Váh al sur de la ciudad, a pesar de que los alemanes habían derruido todos los puentes antes de retirarse. Un submarino soviético hundió un carguero alemán (Ilmenau) cerca de la costa de Letonia. Una lancha torpedera alemana hundió por error un carguero alemán (Neuwerk) que transportaba evacuados de Prusia Oriental. Murieron unas 960 personas. Sólo hubo 8 supervivientes. En Viena los alemanes destruyeron todos los puentes sobre el Danubio excepto dos. Las fuerzas estadounidenses iniciaron su avance hacia el Elba, que era el objetivo final de la campaña (aunque algunos oficiales aspiraban a llegar hasta Berlín). Los estadounidenses liberaron Hanover. La aviación aliada derribó ese día 30 aviones a reacción Messerschmitt Me262, con lo que la Luftwaffe quedó definitivamente tocada y se abandonó cualquier esperanza de usarla con éxito en la defensa de Berlín. El día anterior un batallón canadiense bajo el mando del mayor Christopher Vokes había entrado la ciudad alemana de Sögel, pero, tras haber rechazado varios contraataques en los que participaron civiles, Vokes ordenó destruir con dinamita el centro de la ciudad, y así se hizo. La bolsa del Ruhr se estrechó más con la liberación de Essen. La aviación británica hundió un carguero alemán (Hansa I) cerca de la costa sueca. En Italia, al anochecer, los neozelandeses habían llegado al río Santerno, lo que suponía un avance de 5.6 km. El ejército francés inició un nuevo ataque hacia el paso del Pequeño San Bernardo, en los Alpes. A la vez, los franceses atacaron el macizo de Authion, empezando con un bombardeo de artillería contra el Fort de la Forca, pero los proyectiles no eran adecuados y apenas dañaron las estructuras de cemento. Un batallón de infantería tuvo que detener su avance al encontrarse con alambradas protegidas por el fuego enemigo. Los combates se prolongaron durante todo el día y el saldo fue de 66 muertos y heridos franceses a cambio de unas ganancias mínimas. Un destructor y una corbeta británica hundieron un submarino alemán cerca de Saint-Nazaire, en Francia. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  8. El 9 de abril de 1939, nacionalistas chinos pusieron una bomba en un teatro de Tianjin que mató a Cheng Hsi-keng, el director del Banco de la Reserva Federal del Norte de China, controlado por los japoneses, junto con varios de los espectadores que estaban sentados cerca de él. Tianjin estaba bajo control japonés, pero existía una concesión británica que los japoneses habían respetado al ocupar la ciudad. La policía japonesa acusó a seis chinos que vivían en dicha concesión. La policía británica arrestó a cuatro de los seis acusados y los entregó a los japoneses para ser interrogados, bajo la promesa de que no serían torturados y de que serían devueltos al cabo de cinco días. Naturalmente, los japoneses torturaron a los cuatro detenidos y dos de ellos confesaron su participación en el crimen. Después fueron devueltos a los británicos. Las autoridades británicas tenían otras evidencias de que, en efecto, los dos autoacusados habían participado realmente en el crimen, pero el gobierno de Londres, al ser informado de que los detenidos habían sido torturados, ordenó que no fueran devueltos a los japoneses. En las primeras horas del 9 de abril de 1940, otra flota alemana llegaba al fiordo de Narvik, donde capturó tres patrulleras noruegas. Una de ellas logró transmitir un mensaje de alerta antes de ser capturada. Un contingente alemán desembarcó y capturó una base de suministros en Elvegårdsmoen. A las 4:15 la flota alemana se encontró con el Eidsvold, uno de los dos barcos de guerra que protegían la costa de Narvik. Tras recibir un disparo de advertencia, los alemanes enviaron un oficial a negociar. Al mismo tiempo otro barco alemán atracó en el puerto de Egersund, donde estaba el buque de guerra Skarv. El oficial de guardia creyó que el barco que había llegado era otro destructor noruego, así que los alemanes abordaron el buque por sorpresa y arrestaron a su tripulación. Luego se hicieron con el control del puerto y así el resto de la flota pudo entrar sin problemas. Mientras tanto la infantería alemana cruzaba la frontera danesa por Sæd, Rens, Padborg y Krusaa, mientras la marina desembarcaba tropas en Lillebælt. A las 4:20 un minador alemán escoltado por un rompehielos y dos barcos patrulla entró en el puerto de Copenhague. El embajador alemán se reunió con el ministro de asuntos exteriores danés y le informó de que el ejército alemán estaba ocupando Dinamarca para protegerla de un ataque aliado. Exigió que cesara toda resistencia y que, en caso contrario, Copenhague sería bombardeada. La fortaleza de Oscarsborg formaba parte de las defensas de Oslo. Al mando estaba el coronel Birger Eriksen, que vio cómo se acercaba una flota desconocida y, sin tener una idea clara de lo que estaba sucediendo, a las 4:21 ordenó abrir fuego contra ella. Cuando un suboficial cuestionó su decisión respondió con una frase que se hizo célebre: O me condecorarán o me formarán un consejo de guerra. ¡Fuego! Con ello estaba violando las ordenanzas que prescribían unos disparos de advertencia, pero Eriksen arguiría más adelante, que la flota ya habría recibido tal advertencia en la fortaleza que había rebasado a la entrada del fiordo de Oslo. La artillería noruega provocó un grave incendio en el Blücher, el primer barco de la flota enemiga. Pese a ello, éste pudo destruir una batería costera cuando pasó frente a ella. Los noruegos oyeron a la tripulación del barco cantar Deutschland, Deutschland über alles, y sólo entonces supieron la identidad de los atacantes. A las 4:35 Eriksen fue informado de que se enfrentaba a la marina alemana. El enviado alemán explicó al capitán del Eidsvold, Odd Isaachsen Willoch, que los alemanes habían acudido como amigos, pero que los noruegos tenían que entregar sus buques de guerra a los alemanes. El capitán Willoch pidió permiso para consultar a su superior, el capitán Per Askim, que estaba al frente del Norge. El enviado alemán se negó, pero otro oficial del Eidsvold ya había informado a Askim de lo que sucedía y éste había dado la orden de ataque. El Eidsvold se había vuelto hacia el buque alemán más cercano y se dirigía hacia él a toda máquina, pero los alemanes lanzaron dos torpedos que partieron el barco en dos. A las 4:37 se había hundido con casi toda su tripulación. Murieron 175 marineros y sólo hubo ocho supervivientes. A las 4:40, la flota que seguía al Blücher recibió órdenes de dar media vuelta y volver a la entrada del fiordo de Oslo. Los alemanes creían que el Blücher había chocado con una mina y que el avance no era seguro. Las explosiones que habían hunido el Eidsvold se habían oído desde el Norge, pero nadie sabía lo que había sucedido hasta que el capitán Askim se encontró de frente con la flota alemana. A las 4:45 ordenó abrir fuego. El primer enfrentamiento de la Wehrmacht con las fuerzas danesas se produjo a las 4:50 en Lundtoftbjerg, donde los alemanes forzaron a retroceder a un pelotón antitanque y luego a un temible pelotón de cliclistas. Tras intercambiar varias andanadas, el Norge fue alcanzado por una salva de torpedos y se hundió en apenas un minuto. Murieron 101 marineros, y otros 90 sobrevivieron al naufragio. Destruidos los dos buques de guerra, los alemanes pudieron entrar en el puerto de Narvik sin oposición. A las 5:00 paracaidistas alemanes tomaron el puente de Storstrøm, que conecta las islas danesas de Falster y Masnedø. Los alemanes esperaban una fuerte resistencia en una fortaleza situada en ésta, pero para su sorpresa se encontraron con que en ella sólo había un oficial y dos ayudantes. La flota británica enviada a Noruega había encontrado a dos buques de guerra alemanes hacía horas ante las costas de las islas Lofoten, pero el mal tiempo había impedido un enfrentamiento hasta que a las 5:05 los británicos abrieron fuego. A las 5:18 los alemanes desembarcaron en Copenhague y capturaron su ciudadela sin disparar un solo tiro. Desde allí se dirigieron al palacio real. Mientras tanto, aviones alemanes lanzaban sobre la ciudad panfletos con el título OPROP! (que pretendía ser Opraab!, manifiesto en danés). En ellos se explicaba entre faltas de ortografía y palabras en noruego que la invasión alemana era una protección de la neutralidad de Dinamarca y Noruega contra la agresión británica, y exhortaba a la población a no ofrecer resistencia mientras se negociaba con las autoridades. A las 5:25 la aviación alemana llegó a Værløse, donde estaban los cuatro escuadrones de que disponía el ejército danés. Habían recibido órdenes de repartirse por el país, pero todavía no habían sido ejecutadas. La Luftwaffe destruyó 11 aviones y dañó otros 14 mientras trataban de despegar. A las 5:30 una unidad danesa detuvo el avance de una columna alemana en Hokkerup, pero finalmente los alemanes, con apoyo aéreo, lograron rodear y capturar a los daneses. A las 5:35 un destacamento de la flota alemana que se dirigía hacia Oslo se presentó ante el puerto de Horten e inició un desembarco, pero pronto fue atacado por buques noruegos y finalmente tuvo que retirarse. El Blücher fue torpedeado desde otra fortaleza noruega y a las 5:50 el incendio que seguía activo en el barco alcanzó un depósito de munición y provocó una gran explosión que terminó por hundirlo. A las 6:00 capitulaba el gobierno danés, ante la amenaza de que los aviones alemanes dejaran de lanzar papeles para lanzar bombas sobre Copenhague. A las 6:15 cientos de paracaidistas alemanes aterrizaron en Aalborg, la principal ciudad danesa al norte de Jutlandia. Allí se hicieron con el control de su aeropuerto, en el que ese mismo día se produjeron más de 200 aterrizajes y despegues, principalmente como apoyo a la invasión de Noruega. Mientras tanto la marina alemana desembarcaba tropas en distintos puntos de la costa danesa. El combate en Lofoten se había interrumpido durante 20 minutos por el mal tiempo, pero a las 6:20 se reanudó, con un intercambio de disparos que no produjo daño a ninguno de los dos bandos. A las 6:30 tanques alemanes rechazaron a tres pelotones daneses que les bloqueaban el paso en Bjergskov. Al mismo tiempo otro grupo de soldados daneses puso en aprietos a los alemanes en Bredevad, pero finalmente tuvieron que rendirse. A las 7:17 la flota alemana huyó de la británica en las islas Lofoten. Aunque había sido derrotada, los alemanes consideraron el encuentro como una victoria estratégica, pues habían mantenido a la flota británica alejada de Narvik. A las 7:30 otro barco alemán trató de entrar en el puerto de Horten, pero de nuevo se vio obligado a retirarse. A las 7:50 los alemanes llegaban a la ciudad de Haderslev, donde los daneses ofrecieron resistencia hasta que recibieron órdenes de rendirse desde Copenhaghe. A las 8:30, con varias horas de retraso según el plan previsto, un buque alemán llegó al puerto de Arendal, al sur de Noruega, pero pudo ocuparlo sin apenas resistencia. A las 8:35 finalmente los alemanes lograron rendir el puerto de Horten, que fue ocupado por unos 50 soldados. Unos 2.000 soldados alemanes ocuparon la ciudad de Bergen y capturaron importantes arsenales. Las tropas noruegas tuvieron que retirarse hacia el este, tras volar dos puentes ferroviarios. Las fortificaciones noruegas de Kristiansand ofrecieron más resistencia a la invasión, pero a las 11:00 los alemanes habían capturado la ciudad. Dado que los alemanes podían llegar en cualquier momento hasta Oslo, la familia real y el gobierno se retiraron a la ciudad cercana de Elverum. Allí el parlamento dio plenos poderes al gobierno hasta que pudiera volver a reunirse. Un agente alemán se puso en contacto con Vidkun Quisling, el líder de un partido fascista noruego, y le aseguró que Hitler lo respaldaría si organizaba un gobierno alternativo. Quisling reaccionó inmediatamente acusando al gobierno de haber huido (aunque estaba ejerciendo sus funciones apenas a 50 km). La aviación alemana había iniciado un ataque sobre la fortaleza de Oscarsborg, hasta inutilizar poco a poco su artillería. El rey Cristian X de Dinamarca era también rey de Islandia, aunque la isla tenía su propio gobierno independiente, salvo en lo tocante a la política exterior. El gobierno británico envió un mensaje al gobierno islandés en el que Gran Bretaña ofrecía su ayuda para que Islandia pudiera conservar su independencia e invitaba a Islandia a unirse a Gran Bretaña en la guerra "como beligerante y aliado". Islandia, que no tenía ejército, rechazó la oferta. Mientras tanto fuerzas alemanas entraron en Oslo a través de su aeropuerto. A las 17:30 la radio pública dejó de emitir. A las 19:30 Quisling se presentó en los estudios de la radio noruega para anunciar la formación de un nuevo gobierno con él como primer ministro. Sin embargo, la policía local se negó a acatar sus órdenes. A las 22:00 Quisling emitió un comunicado de radio similar, pero no consiguió que los ciudadanos de Oslo se lo tomaran en serio. Por su parte, Hitler proclamaba ese día lo que llamó el Gran Imperio Alemán. Un barco noruego hundió un petrolero alemán que llevaba combustible a la flota. Esa noche un submarino británico hundió un crucero alemán que salía de Kristiansand. El 9 de abril de 1941, cayó la línea Metaxás y más tarde los alemanes, tras una larga batalla, capturaban Salónica. Esto suponía un grave revés para la resistencia de muchas fortalezas griegas, que no tardaron en rendirse. El ejército griego en Macedonia capituló incondicionalmente. También se rindieron unos 60.000 soldados griegos que habían quedado aislados en Tracia. Yugoslavia se vio así privada del único puerto de que disponía bajo control aliado. La aviación alemana bombardeó las bases aéreas de Bosanski Aleksandrovac y Bania Luka. Tras la caída de Niš, el riesgo de que Belgrado se viera rodeada aumentó considerablemente. La tercera parte del ejército yugoslavo defendía la capital. Henrik de Kauffmann, el embajador danés en Washington, desobedenciendo las intrucciones de su gobierno, firmó un tratado "en nombre del rey" por el que autorizaba a los Estados Unidos a defender Groenlandia de una hipotética agresión alemana. Así Groenlandia se convirtió en un protectorado estadounidense. El gobierno danés desautorizó el acuerdo, destituyó a Kauffmann y lo acusó de alta traición. Kauffmann hizo caso omiso y arguyó que, puesto que Dinamarca estaba ocupada por una potencia enemiga, el gobierno danés no estaba en condiciones de defender los intereses daneses, e invitó al resto de diplomáticos daneses de todo el mundo a no seguir las instrucciones del gobierno danés. Winston Churchill pronunció un largo discurso en el Parlamento en el que informó del curso de la guerra. Su conclusión fue: Esa noche Birmingham fue bombardeada por 235 aviones que lanzaron 280 toneladas de exposivos y 40.000 bombas incendiarias, principalmente en el centro de la ciudad. En el Atlántico, submarinos alemanes hundieron un petrolero (Duffield) y un carguero británico (Harpathian), así como un carguero neerlandés (Prins Willem II). Un crucero alemán hundió otro carguero británico (Craftsman). La Luftwaffe hundió un petrolero (Buesten) y un carguero británico (Dudley Rose) en el canal de la Mancha. En Croacia seguía existiendo el movimiento ustacha, de carácter fascista. Cuando Vladko Maček, el líder del principal Partido Campesino Croata, el más influyente de la región, rechazó las ofertas alemanas de ponerse al frente de un nuevo gobierno, Slavko Kvaternik, uno de los fundadores del movimiento, junto a Ante Pavelić, se hizo durante la noche con el control de la policía de Zagreb y proclamó por radio la formación del Estado Independiente de Croacia. El 9 de abril de 1942, el general King se reunió con el general Kameichiro Nagano y, tras varias horas de negociación, las tropas aliadas en la península de Bataán se rindieron. Mientras tanto, se intentaba trasladar a Corregidor el máximo número posible de soldados, pero sólo unos 300 pudieron ser evacuados. Unos 60.000 soldados filipinos y unos 15.000 estadounidenses se convirtieron en prisioneros de guerra. A éstos había que sumar unos 10.000 muertos y 20.000 heridos. Los japoneses no tenían previsto capturar a más de 25.000 prisioneros en Bataán, así que carecían de la logística necesaria para hacerse cargo de 75.000. Apenas se materializó la rendición, los japoneses ejecutaron de forma sumaria a 450 oficiales filipinos. Los prisioneros fueron registrados y pronto corrió la voz entre ellos de que si tenían dinero o cualquier objeto japonés debían arrojarlo, porque los japoneses daban por supuesto que se lo habrían robado a soldados japoneses y mataban inmediatamente a cualquiera a quien le encontraran tales pertenencias. Luego los prisioneros fueron obligados a marchar 100 km hasta un campo de prisioneros en lo que se llamó la Marcha de la muerte de Bataán. Durante los tres primeros días no se les suministró ninguna clase de alimento, y sólo podían beber agua de los charcos que encontraban por el camino. Esto provocó la muerte de muchos de ellos. Los golpes y las torturas eran frecuentes. Algunos prisioneros eran obligados a permanecer sentados bajo el sol abrasador, y a cuaquiera que pidiera agua le pegaban un tiro. A menudo los japoneses ponían agua fresca ante la vista de los prisioneros, pero, por supuesto, no se la daban. Los que estaban demasiado débiles para caminar eran ejecutados al momento. Una parte del trayecto se hizo en tren. Los prisioneros fueron hacinados en vagones metálicos que abrasaban cuando les daba el sol, tan apretados que no podían ni sentarse, sin ninguna clase de ventilación. Se calcula que algo más de 500 estadounidenses y más de 10.000 filipinos murieron en el viaje. El almirante Somerville volvió a predecir incorrectamente los movimientos japoneses y un ataque a Trincomalee, en Ceilán lo pilló nuevamente por sorpresa. Allí la aviación japonesa hundió un portaaviones británico (HMS Hermes), un destructor australiano (HMSA Vampire) y una corbeta, así como dos petroleros británicos (Athelstane y British Sergeant). Un carguero británico (Sagaing) también resultó gravemente dañado. Además siete aviones fueron derribados, seis británicos y uno australiano. Los japoneses perdieron cinco aviones, uno de ellos en un ataque suicida a los depósitos de petróleo. Unas 700 personas murieron en el ataque. Un destructor británico (HMS Lance) fue bombardeado en Malta y sufrió daños irreparables. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Gala) cerca de Bengasi. Submarinos alemanes hundieron un petrolero y dos carguero estadounidenses (Atlas, Esparta y Malchace) y otro noruego (Fanefjeld). El 9 de abril de 1943, submarinos estadounidenses hundieron tres cargueros japoneses (Oyama Maru, Penang Maru y Shanghai Maru) en el Pacífico. Uno de ellos hundió también un destructor (Isonami). Un submarino alemán hundió un carguero francés (Bamako) cerca de Dakar. El 9 de abril de 1944, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Mimasaka Maru) en el Pacífico. Desde el día anterior, los combates alrededor de Kohima se habían vuelto especialmente intensos en un área donde recibieron el nombre de "batalla de la cancha de tenis", porque allí, se encontraba, efectivamente, una cancha de tenis, que ahora estaba en tierra de nadie, con británicos y japoneses atrincherados a uno y otro lado. A lo largo del día, y hasta el amanecer del día siguiente, los japoneses lanzaron un ataque cada media hora. Un ejército rumano reforzado con tropas alemanas había tratado de detener el avance soviético por Rumanía y evitar que el Ejército Rojo entrara en Târgu Frumos, pero los soviéticos tomaron la ciudad sin dificultad. Los alemanes enviaron a la zona seis divisiones, con órdenes de recuperar la ciudad. Intentos de mediación entre Giraud y De Gaulle fracasaron y Giraud rechazó definitivamente el cargo de Inspector General cuando se le ofreció oficialmente. De Gaulle asumió el cargo de Comandante en Jefe de las fuerzas de la Francia Libre y Giraud no tardó en pasar a la reserva. Un submarino alemán fue dañado por cargas de profundidad lanzadas por destructores estadounidenses, y cuando se vio obligado a emerger fue definitivamente bombardeado y hundido por los destructores y por la aviación de un portaaviones, cerca de Madeira. El 9 de abril de 1945, destructores estadounidenses hundieron un submarino japonés cerca de la costa de Japón. Un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Nikko Maru) cerca de la costa China. Murieron 668 personas a bordo. Una lancha torpedera suicida japonesa lanzó un torpedo sobre un destructor estadounidense (USS Charles J. Badger) provocando daños graves, si bien no llegó a hundirse. No obstante, la lancha falló en su objetivo de suicidarse y escapó indemne. Tropas estadounidenses desembarcaron en la pequeña isla de Busuanga, cerca de Palawan, mataron a 10 japoneses que encontraron allí y declararon la isla segura. En las montañas de la isla de Negros, la resistencia japonesa seguía siendo intensa. Tres regimientos estadounidenses iniciaron un avance para estrechar las posiciones japonesas, pero se encontraron con las típicas trampas y búnqueres que disponían los japoneses en las montañas de las islas. Éstos adoptaban una actitud defensiva durante el día y llevaban a cabo ataques por la noche. El primer ministro griego, Nikolaos Plastiras, no acababa de contar con la confianza de los británicos, así que la prensa publicó una carta suya en la que unos años atrás había propuesto la intervención alemana para poner fin a la guerra greco-italiana que había tenido lugar cinco años atrás, y esto forzó su dimisión. El arzobispo de Atenas puso a Petros Vulgaris al frente de un gobierno provisional. La aviación soviética hundió un carguero alemán (Albert Jensen) cerca de la costa de Prusia Oriental. Unos 300 aviones británicos bombardearon el puerto de Kiel y hundieron el crucero Admiral Scheer, además de dos submarinos. Aviones británicos hundieron también dos submarinos alemanes cerca de Gotemburgo (Suecia) y otro más un poco más al norte, junto a un carguero (Carsten Russ). El día anterior Wilhelm Canaris y otros implicados principalmente por su diario, entre ellos el pastor y teólogo Dietrich Bonhoeffer, fueron juzgados y condenados a muerte por traición, en un juicio sumarísimo sin testigos ni otras florituras superfluas. Al amanecer fueron conducidos desnudos hasta el patíbulo donde fueron ahorcados. Bonhoeffer había recibido varias ofertas de los guardias de la prisión en que había estado recluido durante año y medio, para sacarlo de allí, pero el teólogo las había rechazado para evitar represalias sobre sus familiares, algunos de los cuales estaban también encarcelados. Ese mismo día fue ejecutado en Dachau de un tiro en la nuca el carpintero Georg Elser, que seis años atrás había tratado de asesinar a Hitler en Munich. Lo habían mantenido con vida hasta entonces con la intención de celebrar un juicio propagandístico cuando acabara la guerra, pero estaba claro que eso no iba a suceder nunca, así que Hitler ajustó cuentas. Con Elser fue ejecutado también el capitán Sigismund P. Best, secuestrado por la Gestapo en Venlo poco después del atentado y al que pretendían acusar de haber organizado el atentado de Elser. Los alemanes habían consentido que parte de los expedicionarios de la Cruz Roja Sueca regresaran a su país y fueran relevados por daneses. Ese día una expedición sueco-danesa viajó hasta Berlín para rescatar unos 200 prisioneros que estaban confinados en cárceles ordinarias en lugar de en campos de concentración. Otra columna rescató a 211 prisioneros de las cárceles de varias ciudades. Los estadounidenses tenían ya varias cabezas de puente sobre el río Leine e instaban a Omar Bradley a que autorizara el avance hacia el Elba. Para entonces los estadounidenses controlaban la mayor parte de Heilbronn. Viendo que todo intento de resistir a los soviéticos era inútil, a las 18:00 el general Lasch envió emisarios para negociar la rendición de Königsberg, y ésta fue aceptada poco antes de la medianoche. Para entonces el 80% de la ciudad estaba en ruinas, en parte debido a bombardeos previos de la RAF y luego por el ataque soviético. Los soviéticos estaban empezando a alcanzar el centro de Viena, pero los combates calle por calle todavía eran muy intensos. A los bombardeos en el norte de Italia se unió la aviación. Desde las 15:20 hasta las 19:10 se lanzaron cinco andanadas de artillería de media hora alternadas con bombardeos aéreos. Tanques y vehículos lanzallamas fueron distribuidos por el frente. Al anochecer se inició el avance de la infantería india y neozelandesa. Un carguero estadounidense (Charles Henderson) explotó mientras se descargaban en Bari las 2.000 toneladas de bombas que transportaba. La explosión mató a 360 personas y dejó 1.730 heridos. Un carguero italiano que estaba junto a él (Lucia C.) también resultó hundido. Un minisubmarino alemán hundió un petrolero estadounidense en el Escalda. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Samida) en el canal de La Mancha. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  9. Depende como tu lo posiciones,si sos de estar mucho estatico de proa escupiendo fuego te conviene vigilancia,ya que el DD te podria flanquear y torpedearte en el borde de su ocultacion y este te ayudaria a reaccionar,AA el Jean Bart son buenas asi que considero que no las necesitaria y proteccion anti-torpedos yo realmente no la uso.
  10. Cambios en la disponibilidad de varios barcos Recuerde que en la Actualización 0.10.5 ya no se podrán obtener varias naves. A partir de la Actualización 0.10.5, los siguientes barcos ya no estarán disponibles para obtener: VI Erich Loewenhardt VI Almirante Graf Spee VI T-61 VII Z-39 VII Nelson VII Haida VIII Asashio VIII Lenin La razón para eliminar estos barcos es la combinación de su popularidad y rendimiento en batalla. Para mantener la diversidad de las composiciones del equipo en un nivel adecuado, se eliminarán durante un tiempo indefinido, pero es posible que regresen en el futuro. Entendemos que acumular recursos para los barcos es un proceso largo, por lo que queríamos advertirles con anticipación, para que los interesados puedan conducir estos barcos a sus puertos antes de que la Actualización 0.10.5 entre en funcionamiento en aproximadamente dos meses. Esta informacion pertenece al blog de desarrollo.
  11. A las 9:30 del 8 de abril de 1939, las tropas italianas entraban en Tirana y ocupaban rápidamente todos los edificios gubernamentales. Desde allí se dirigieron a las ciudades más importantes, algunas de las cuales ofrecieron una breve resistencia, pero al final del día la ocupación se había consumado. El 8 de abril de 1940, los británicos informaron a Noruega de que se disponían a desplegar minas en sus aguas territoriales, a la vez que transmitieron por radio a todo el mundo las razones por las que tomaban dicha medida, juntamente con la ubicación de los campos, para evitar accidentes. El gobierno noruego protestó enérgicamente, pero para entonces la flota alemana ya estaba llegando a las costas noruegas y las minas carecían de importancia. Ese mismo día un submarino polaco hundió un carguero alemán que transportaba tropas, caballos y tanques hacia Noruega. Los pocos supervivientes dijeron a los pescadores noruegos que los rescataron que se dirigían a la ciudad noruega de Bergen para protegerla de los británicos. Unas horas más tarde, otros dos barcos alemanes fueron hundidos en la misma zona. Para entonces los británicos ya empezaban a sospechar que los alemanes no se proponían meramente romper el bloqueo británico. Esa noche el Parlamento noruego celebró una sesión extraordinaria y ordenó una movilización parcial del ejército. Mientras tanto barcos alemanes fueron detectados en el fiordo de Oslo. Un submarino polaco hundió un barco alemán de transporte de tropas (Rio de Janeiro). Un guardacoestas noruego (Pol III) trató de interceptar la flota invasora, pero resultó hundido por las baterías alemanas. Catorce marineros noruegos fueron capturados y otro —que ya estaba herido— murió ahogado, convirtiéndose así en la primera víctima noruega de la guerra. La flota alemana continuó su camino hacia Oslo. Un destructor británico (HMS Glowworm) resultó hundido mientras trataba de embestir a un crucero alemán. Murieron 115 de sus 149 tripulantes. Un petrolero alemán (Posidonia) fue hundido por un submarino británico. El 8 de abril de 1941, los alemanes tomaban Prilep, en Yugoslavia y desde allí descendieron hacia la frontera griega. En Grecia Xanthi cayó en poder alemán. La Luftwaffe siguió bombardeando Belgrado, y también alcanzó Niš (donde provocó unos 600 muertos), Leskovac, Kragujevac y Novi Sad. Los británicos capturaron Massawa, completando así la conquista de la Eritrea italiana. Casi 10.000 italianos fueron hechos prisioneros. Previamente los italianos habían hundido un destructor, dos petroleros, un barco de pasajeros, un carguero y varios barcos menores. Los alemanes tomaron Mechili y capturaron casi a 3.000 soldados británicos y australianos. Tobruk se convirtió en el último reducto británico en Libia. La guarnición, formada por unos 25.000 soldados, recibió órdenes de defenderlo para ganar tiempo en la reorganización de las defensas de Egipto. Submarinos alemanes hundieron tres cargueros británicos en el Atlántico (Eskdene, Helena Margarita y Tweed). El 8 de abril de 1942, los japoneses desembarcaron en Lorengau, en las islas Manus, en el archipiélago Birmark, al noreste de Nueva Guinea. Los japoneses derrotaron a los estadounidenses en el río Alangan, en las Filipinas. Las líneas defensivas en Bataán se estaban desintegrando y todas las carreteras estaban abarrotadas de refugiados y tropas que huían. El general Edward Postell King, que estaba al mando de las tropas estadounidenses, consideró que era inútil ofrecer más resistencia y envió a los japoneses una propuesta de rendición. Un submarino japonés hundió un carguero británico (Fultala) en el océano Índico. Los soviéticos atacaron la isla Bolshoy Tyuters con unos 1.200 hombres, pero los alemanes habían llevado artillería pesada que causó muchas bajas entre los atacantes. Desde ese momento los finlandeses dejaron la isla en manos de los alemanes. La RAF sometió a Hamburgo a un intenso bombardeo con 272 aviones. Hubo 17 muertos y 119 heridos. Se perdieron 5 aviones. La resistencia polaca informó por primera vez al gobierno británico del gaseamiento de judíos en Chełmno. Ese año habían llegado al campo de exterminio unos 44.000 judíos provenientes del guego de Łódź, y aún llegarían más en los meses siguientes. Un submarino alemán dañó dos petroleros estadounidenses (Esso Baton Rouge y Oklahoma) cerca de la costa de Georgia. Otro hundió un carguero yugoslavo (Nemanja) en el Atlántico, y un submarino italiano hundió un tercer petrolero estadounidense (Rugene V.R. Thayer). El 8 de abril de 1943, la aviación estadounidense hundió un carguero japonés (Toyo Maru) cerca de Rabaul. Un submarino británico hundió un carguero italiano (Foggia) cerca de Túnez. Un submarino alemán torpedeó un barco cerca de la costa guineana. Cuando emergió, un miembro de la tripulación informó al capitán, Horst von Schroeter, de que acababan de hundir un barco neutral (el carguero español Castillo Montealegre), cuya nacionalidad estaba perfectamente señalizada. El capitán respondió: ¿Qué barco?, y se marchó sin prestar ayuda alguna a los 40 supervivientes. Unos días más tarde 29 de los náufragos fueron rescatados por un barco británico, los otros murieron, además de otros cinco que se habían hundido con el bardo. El gobierno español no protestó. Al contrario, ordenó a los supervivientes que no contaran a nadie lo sucedido. El 8 de abril de 1944, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Honan Maru) en el Mar del Sur de China y otro atacó un barco de transporte de municiones (Aratama Maru), provocando la explosión de su cargamento, que a su vez dañó a un destructor que lo escoltaba. El barco estuvo ardiendo a la deriva durante tres días hasta que encalló. Un carguero italiano (Enco) fue hundido en Venecia durante un bombardeo aliado. De Gaulle recibió a Giraud y le explicó que iba a ser nombrado Inspector General de los Ejércitos, ya que su cargo de Comandante en Jefe iba a ser suprimido. Giraud se levantó y se fue dando un portazo. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Nebraska) en el Atlántico. Otro fue hundido por destructores británicos cerca de la costa atlántica española. El 8 de abril de 1945, un submarino estadounidense hundió un carguero japonés (Ritsu Go) en el mar de la China Oriental. La resistencia en Okinawa seguía siendo intensa. Esa noche los estadounidenses lograron tomar un promontorio a los japoneses, pero les había costado unas 1.500 bajas. Por su parte, las bajas japonesas fueron de unos 4.500 hombres. Los alrededores de la ciudad de Cebú estaban ya libres de toda presencia japonesa, pero todavía quedaban muchos japoneses en otros sectores de la isla. Los japoneses habían encarcelado al rey de Laos, Sisavong, hasta entonces un títere de los franceses, y su primer ministro, el príncipe Phetsarath, se vio presionado para declarar la independencia de Laos, que pasaba a formar parte de la Esfera de Coprosperidad de la Gran Asia Oriental. En Königsberg las tropas soviéticas que atacaban desde el norte entraron en contacto con las que atacaban desde el sur, y se formó una bolsa de soldados alemanes aislada del centro de la ciudad, donde el general Lasch contaba con unos 40.000 soldados y rechazó una oferta de rendición. Los alemanes trataron de romper el cerco soviético atacando al mismo tiempo desde el centro de la ciudad y desde la bolsa secundaria, pero sin éxito. La aviación soviética causaba estragos. Los soviéticos ocupaban ya los suburbios al oeste de Viena y estaban empezando a infiltrarse en los suburbios septentrionales y orientales. Mientras tanto, otras tropas rebasaban la ciudad y se dirigían hacia Linz y Graz. Hans von Dohnányi llevaba preso más de dos años, pero el diario de Canaris lo había incriminado definitivamente en el atentado del 20 de julio. Por órdenes expresas de Hitler, un tribunal lo había condenado a muerte hacía dos días y así fue ahorcado en en campo de concentración de Sachsenhausen. Los muelles de Hamburgo fueron atacados por 440 aviones de la RAF. Seis submarinos alemanes resultaron hundidos, además de un carguero (Albert). Un ingeniero preso en Buchenwald, el polaco Gwidon Damazyn, había logrado construir una emisora de radio de onda corta, y ese día transmitió un mensaje en morse varias veces en inglés, alemán y ruso: De la transmisión en ruso se encargó el prisionero Konstantin Ivanovich Leonov. Tres minutos después de la que fue la última transmisión recibieron una respuesta: Inmediatamente, los prisioneros tomaron las armas que habían logrado recolectar en los tres últimos años (una ametralladora y 91 fusiles), asaltaron las torres de vigilancia, mataron unos cuantos guardias y pusieron en fuga al resto. Mientras tanto se recibió una llamada del cuartel general de la Gestapo en Weimar que anunciaba que se iban a enviar explosivos para eliminar todo vestigio del campo, incluyendo a los prisioneros. Un prisionero respondió que no hacía falta que enviaran explosivos, que el campo ya había sido volado (lo cual era falso, pero coló). Los ingenieros estadounidenses tendieron un puente en una de las cabezas de puente sobre el Neckar al sur de Heilbronn, pero apenas lo habían cruzado una compañía de tanques y dos batallones cuando la artillería alemana lo destruyó. La noche anterior varios grupos de paracaidistas británicos y franceses habían descendido en diversos puntos de los Países Bajos ocupados todavía por los alemanes, con el fin de tomar intactos varios puentes y canales de interés estratégico. Muchos de los objetivos se cumplieron con éxito. En total, hubo 34 paracaidistas muertos, 60 heridos y 69 hechos prisioneros. Los alemanes contaron 30 muertos y 187 prisioneros. Ese día se completó la construcción de un puente sobre el Rin en Wessel y se comprobó que soportaba el paso de un tren. Era el primer puente robusto que un ejército construía sobre el Rin desde los tiempos de Julio César. A partir de ese momento empezó a ser cruzado por trenes de 50 vagones cargados con suministros que tenían que reducir su velocidad a 8 km/h para evitar vibraciones. Fragatas británicas hundieron dos submarinos alemanes en el océano Atlántico, cerca de la costa británica. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  12. Mussolini había planeado inicialmente invadir Albania con 50.000 hombres apoyados por 137 buques y 400 aviones, pero el 7 de abril de 1939, empezó la invasión bajo la dirección del general Alfredo Guzzoni con 100.000 hombres y 600 aviones, que atacaron simultáneamente todos los puertos albaneses. Por su parte, el ejército albanés contaba con unos 15.000 hombres pobremente armados. Además, el ejército albanés había sido entrenado por militares italianos, y ahora se descubrió que, al tiempo que los entrenaban, se habían dedicado al sabotaje. Muchas piezas de artillería habían sido inutilizadas y para otras faltaba munición. En Durrës, unos 360 albaneses, principalmente policías y civiles, trataron de detener el avance italiano. Lograron tenerlos a raya unas horas, hasta que desembarcaron los tanques. Poco después del mediodía todos los puertos albaneses estaban ya en manos italianas. Poco después el rey Zog I huía a Grecia con su familia y parte de las reservas de oro del país. Cuando los albaneses se enteraron, una muchedumbre liberó presos de las cárceles y saqueó el palacio real. El rey Zog I terminó estableciéndose en Londres. Teóricamente, de entre las muchas tensiones que se daban entre los Estados europeos, una de las más explosivas debía de ser la que se daba entre Alemania y la Unión Soviética. Para Hitler el comunismo había sido el mayor de los males de la humanidad (junto con el judaísmo, que para él era casi lo mismo) y Stalin había asesinado a incontables infelices bajo la acusación de ser simpatizantes o espías de los nazis. Ahora bien, Hitler y Stalin podían encarnar la perversión y la depravación que se conocen habitualmente como nazismo (o fascismo) y comunismo, respectivamente, pero, aunque sus "típicos" seguidores de base eran sin duda fanáticos descerebrados, ellos no sólo no eran fanáticos, sino que no tenían un pelo de tontos. Hitler sabía que era muy probable que a Gran Bretaña y Francia se les acabara la paciencia tarde o temprano y le declararan la guerra. En tal caso, si Alemania era sometida a un bloqueo como el que había sufrido durante la Primera Guerra Mundial, la escasez de materias primas podría volverse acuciante, como ya sucedió entonces, por lo que una alianza con la Unión Soviética podría ser fundamental (la cual, a su vez, le evitaría tener que luchar en dos frentes, como le sucedió también a Alemania en la Primera Guerra Mundial). Por su parte, la Unión Soviética necesitaba de tecnología extranjera, y Stalin dudaba entre una alianza con Alemania o con las potencias occidentales. En los últimos años, la diplomacia soviética, dirigida por el comisario de asuntos exteriores, Maksim Litvínov, había tratado de consolidar pactos con Gran Bretaña y Francia formar un frente común contra el fascismo y el nazismo, pero la política de apaciguamiento de Chamberlain y Daladier estaba exasperando a Stalin, que sospechaba que las potencias occidentales querían provocar una guerra entre Alemania y la Unión Soviética con la esperanza de que se aniquilaran mutuamente. Tras los acuerdos de Munich, que suponían el abandono de Checoslovaquia a las ambiciones de Hitler (y a los que la Unión Soviética no había sido invitada) la NKVD hizo una redada en la Comisaría de Asuntos Exteriores. Litvínov se salvó de la caza y sopesó presentar su dimisión, pero al final consideró más seguro no hacerlo. Pero para entonces ya se podía decir que había caído en desgracia, pues Stalin consideraba que Litvínov había dejado a la Unión Soviética en una peligrosa situación de aislamiento internacional. Por ello Hitler había estado lanzando mensajes entre líneas a la diplomacia soviética de que habría posibilidades de llegar a un acuerdo (lo cual era bastante sensato, pues el nazismo y el comunismo eran más o menos lo mismo en la práctica, por mucho que pudieran diferir en su doctrina puesta sobre el papel, y costaba distinguir a un nazi de un comunista a no ser que fueran de uniforme o se los pillara saludando). Ese día un diplomático soviético visitó al ministro Joachim von Ribbentrop y afirmó que no había razón para que sus dos países mantuvieran la pugna ideológica que mantenían, y que podían desarrollar una política conjunta. El 7 de abril de 1940, hubo una tormenta de nieve en el norte que favoreció que el avance alemán pasara inadvertido. Pese a ello, la RAF detectó la presencia de barcos enemigos y envió un escuadrón contra ellos, que no logró causar ningún daño relevante, pero los aviones volvieron para informar de que las fuerzas alemanas eran mayores de lo previsto. Los británicos pensaron que Alemania estaba tratando de romper el bloqueo. Los alemanes, tras haber cortado las comunicaciones entre Yugoslavia y Grecia, ocuparon Kumanovo y Kocane, en Yugoslavia, pero por la noche encontraron resistencia en su avance hacia Monastir y Florina. Sin embargo, en la mañana del 7 de abril de 1941, pudieron finalmente abrirse paso y continuar camino de Skopie. Bombarderos yugoslavos atacaron varios aeropuertos y estaciones ferroviarias húngaras. Los aviones eran modelos británicos, y se extendió el falso rumor de que Gran Bretaña había participado en el ataque. Probablemente el rumor lo difundieron militares que querían que Hungría tomara parte activa en la guerra junto a Alemania. De momento se había limitado a permitir el paso del ejército alemán. Ese día Gran Bretaña rompió sus relaciones diplomáticas con Hungría. Los militares británicos acordaron un plan con los griegos y yugoslavos para barrer a los italianos de Albania, y así un ejército yugoslavo avanzó hacia Elbasan. Sin embargo, en cuanto apareció el ejército alemán el plan se canceló. La Luftwaffe hundió doce barcos en un ataque al puerto de El Pireo. De las 24 fortalezas que integraban la línea Metaxás, sólo dos habían caído, y ello sólo después de haber sido destruidas. Los alemanes concentraron contra ella su artillería y su aviación. Belfast sufrió esa noche su primer bombardeo. Hasta entonces sólo había recibido algunas bombas aisladas, probablemente de parte de aviones desorientados. No fue de gran intensidad, pero los alemanes constataron las pobres defensas antiaéreas de la ciudad. Un submarino alemán hundió un carguero británico (Portadoc) en el Atlántico. El 7 de abril de 1942, un submarino alemán dañó un barco hospital británico (HMHS Somersetshire) en el Mediterráneo. Otro hundió un petrolero británico (British Splendour) cerca de la costa de Carolina del Norte. Spencer Tracy puso voz a un documental de 8 minutos y medio que recordaba la historia militar de los Estados Unidos e instaba a los jóvenes a alistarse en el ejército. Un submarino japonés hundió un carguero británico (Bahadur) en la costa índica de Arabia. El 7 de abril de 1943, 177 aviones japoneses (en el mayor ataque aéreo desde Pearl Harbor) se enfrentaron a 76 aviones aliados en Guadalcanal. Los japoneses lograron hundir un destructor (USS Aaron Ward), un petrolero (USS Kanawha) y una corbeta. Un total de 21 aviones atacantes fueron derribados, frente a 7 de los aliados. Fue el primer éxito de la operación I-Go. Por otra parte, submarinos estadounidenses hundieron dos cargueros japoneses (Fukuei Maru y Kosei Maru) en el Pacífico. Los alemanes cesaron al primer ministro griego, Konstantínos Logothetópoulos, y lo sustituyeron por Ioannis Rallis. Ese mismo día promulgó una ley por la que se creaban los Batallones de Seguridad, unas unidades armadas destinadas a luchar contra las guerrillas comunistas. Su crecimiento fue lento, tanto por la reticencia de alemanes e italianos a suministrar armas a los griegos, como por la escasez de voluntarios. Al amanecer, las fuerzas del Eje estaban ya tras su nueva línea defensiva, pero en su huida los aliados habían hecho muchos prisioneros. En total, el número de tropas apresadas en la batalla sumaba unos 7.000 hombres. Los británicos contaron 1.289 bajas y 32 tanques destruidos. Mientras tanto Mussolini se encontraba con Hitler en Klessheim, cerca de Salzburgo. Le propuso llegar a un armisticio con los soviéticos para que el Eje pudiera concentrarse en "los otros frentes", es decir, en África, que era el frente que interesaba a Mussolini. Hitler trató de animarlo, pero, desde luego, se negó a semejante propuesta. Entonces Mussolini pasó a insinuar, sin plantearlo abiertamente, la posibilidad de que Italia se rindiera, posibilidad que el Führer se negó a considerar. A su vez en Roma el rey Víctor Manuel III estaba siendo presionado para que destituyera a Mussolini y llegara a un acuerdo con los aliados a través de la Santa Sede. En gran parte, las presiones venían de la cúpula militar, que consideraba que la guerra estaba ya perdida. Berlín se enteró de esto a través de sus espías en Italia. Un submarino británico hundió otro alemán en el mar de Noruega. El 7 de abril de 1944. un destructor estadounidense hundió un submarino japonés en las islas Emirau. Los estadounidenses empezaron a adentrarse en Bougainville a partir de su cabeza de playa, ese día encontraron una línea defensiva japonesa, y la destrozaron con bazookas y "torpedos Bangalore", que eran explosivos situados en el extremo de tubos extensibles. El ejército soviético atacó el istmo de Crimea. El día anterior, una unidad de infantería griega que estaba a punto de embarcar hacia Italia se unió a las protestas de los militares griegos sin amotinarse, sólo para negar los rumores de que respaldaba al rey. Oficiales británicos se presentaron ante los soldados y les exigieron que depusieran las armas y se prepararan para marchar a un campo de detención, pero los soldados insistieron en que querían marchar al frente y sus oficiales los apoyaron. Un submarino británico hundió un carguero alemán (Asien) cerca de la costa noruega. Los alemanes lanzaron la Operación Primavera contra los maquis en la región del mazizo del Jura. En ella participaron unos 4.000 soldados alemanes, pero los maquis evitaron los enfrentamientos frontales y continuaron con sus obras de sabotaje. Todas las noches interrumpían el tráfico ferroviario. Los alemanes hacían pagar los atentados a la población civil. Destructores estadounidenses hundieron un submarino alemán en el Atlántico. El 7 de abril de 1945, a las 10:00, casi 400 aviones despegaron en varias oleadas de ocho portaaviones estadounidenses situados al este de Okinawa. Se dirigieron hacia la flota japonesa por delante de una flota formada por 6 acorazados, 7 cruceros y 21 destructores, que entrarían en combate si la aviación no liquidaba la flota japonesa. Los primeros aviones llegaron hasta el Yamato alrededor de las 12:00. Las precauciones ante la aviación japonesa resultaron inútiles. Pronto se descubrió que la flota enemiga carecía de protección aérea. A las 12:34 el Yamato abrió fuego. Los aviones estadounidenses actuaron con gran coordinación. Los cazas distraían a la artillería antiaérea para que los bombarderos pudieran descender y lanzar su carga. A las 12:46 un torpedo impactó sobre el crucero Yahagi en su sala de máquinas. Todo el personal de la sala resultó muerto y el barco quedó inmovilizado. Esto permitió que fuera fácilmente alcanzado por otros 6 torpedos y 12 bombas en varias oleadas de ataques aéreos. El destructor Isokaze trató de acudir en su ayuda, pero fue gravemente dañado y no tardó en hundirse. Mientras tanto, a pesar de su gran velocidad y sus maniobras evasivas, el Yamato había sido alcanzado por dos bombas y un torpedo. Una de las bombas desencadenó un incendio que no pudo ser extinguido. Mientras tanto los destructores Hamakaze y Suzutsuki también quedaron fuera de combate, y el primero acabó hundiéndose. A las 13:20 llegó la segunda oleada de aviones, que se concentró sobre el Yamato. Para entonces había recibido el impacto de al menos 8 torpedos y 15 bombas. Los torpedos habían sido lanzados deliberadamente contra el lado de babor, para escorarlo hasta que volcara. Los mecanismos de control de inundaciones habían sido destruidos, así que, a las 13:33, en un intento desesperado de evitar que el barco volcara, los miembros del equipo de control de inundaciones inundaron deliberadamente las salas de calderas y de máquinas de estribor, para nivelar la nave. No se molestaron en avisar a los marineros que ocupaban dichas zonas, así que varios centenares de ellos murieron ahogados. El acorazado se niveló, pero el agua que lo inundaba ralentizó su movimiento. A las 14:00 el Yahagi volcó y se hundió. Los aviones se concentraron en el timón del Yamato, de modo que a las 14:02 iba a la deriva. El almirante Itō ordenó a la tripulación abandonar el barco y a los destructores que se dedicaran a rescatar supervivientes. A las 14:05 el Yamato se había detenido y empezaba a volcar. El almirante Itō se negó a abandonar el barco. A las 14:20 el barco estaba completamente boca abajo y empezó a hundirse. A las 14:23 se produjo una enorme explosión que derribó varios aviones estadounidenses que se habían acercado a ver el espectáculo. De los 2.332 tripulantes del acorazado, murieron 2.055. Mientras trataba de regresar a su base, el destructor Asahimo fue bombardeado y hundido. El Kasumi estaba tan dañado que tuvo que ser hundido por otros destructores. Durante el transcurso de la batalla, la aviación japonesa atacó a la flota estadounidense, en una prolongación de la operación Kikusui. Sin embargo, los resultados no fueron comparables a los del día anterior. Sólo produjeron daños leves en el portaaviones Hancock, en el acorazado Maryland y daños más graves en el destructor Bennet. A cambio, los japoneses perdieron unos 100 aviones. Las pérdidas estadounidenses fueron de 97 muertos, 122 heridos, 10 aviones destruidos y los pequeños daños en la flota que acabamos de referir. Más de 4.000 japoneses murieron en la batalla, pero lo más relevante es que la flota japonesa había dejado de existir. Ese día el primer ministro Kuniaki Koiso fue reemplazado por el almirante Kantarō Suzuki, que tenía ya 77 años. Submarinos estadounidenses hundieron un crucero japonés (Isuzu) en el mar de Java. Un bombardeo estadounidense destruyó la mayor parte de la fábrica de motores de aviones de Mitsubishi en Nagoya. Los alemanes habían lanzado varios contraataques en Königsberg durante la noche, usando sus últimas reservas, pero los soviéticos lograron rechazarlos todos, con muchas bajas por ambas partes. Una mejora del tiempo permitió a los soviéticos emplear la aviación de la flota del Báltico. Algunos fuertes de los anillos defensivos que se habían resistido el día anterior fueron asaltados con lanzallamas, mientras que en otros se abrieron brechas en las murallas con explosivos. Se inició un combate casa por casa hacia la fortaleza central de la ciudad. El general al mando , Otto Lasch, viendo que todo estaba perdido, envió un mensaje por radio al cuartel general de Hitler, solicitando permiso para rendirse. La respuesta fue "luchar hasta el último soldado". El intento de los chetniks de Đurišić de unirse a los croatas no funcionó. Fueron atacados por la artillería cerca de Razboj y luego por la infantería apoyada por tanques. Acabaron siendo rodeados y poco a poco se fueron rindiendo. Hasta ese momento, los alemanes habían mantenido a los soviéticos fuera de los suburbios de Viena, pero finalmente lograron tomar algunas posiciones aisladas en el sur. Ese día entró en acción el Comando Especial Elba, una unidad de la Luftwaffe formada por pilotos con escasa experiencia con una estrategia de ataque similar a la de los kamikazes japoneses pero quitando la estupidez de suicidarse. La idea era lanzar el avión contra un avión enemigo para estrellarlo, pero saltar en paracaídas antes del choque. Un total de 120 aviones—que no pilotos—suicidas salió a detener una oleada de bombarderos estadounidenses, pero el resultado fue deplorable: unos 90 aviones fueron abatidos y sólo 15 bombarderos enemigos fueron atacados, de los cuales sólo 8 fueron derribados. La primera misión del Comando Especial Elba fue también la última. La aviación aliada hundió un carguero alemán (Oldenburg) en Vadheim (Noruega). Un submarino alemán hundió un carguero estadounidense (James W. Nesmith) en el mar de Irlanda. Esta informacion pertenece al sitio web https://www.uv.es/.
  13. Revisión final: portaaviones alemán Freemium Tier X Max Immelmann Por Yuzorah Señoras y señores, aquí estamos. El primer portaaviones disponible para carbón,el Max Immelmann, está aquí y lo espera en la Armería por 264 000 de Carbón. Todo lo que puedo decir es que ... lo carbonicé. Todavía tenía la esperanza de que lo metiéran en la Oficina de Investigación, pero con la eliminación del Georgia y el Thunderer, definitivamente necesitaban algo como reemplazo. El vale la pena? ¿Son sus bombarderos de bombas saltadoras buenas… bueno, en realidad vayamos directo al grano, para batallas aleatorias, el es simplemente estúpido. Ya no es el nivel de estupidez del Franklin D. Roosevelt desde que lo nerfearon en el último momento (y gracias a Dios por eso), pero sigue siendo increíblemente fuerte. Sacaron al Thunderer de la Armería, ahora tenemos el Max Immelmann. Antecedentes históricos El Max Immelmann es una versión modificada del Manfred von Richthofen que de alguna manera se las arregla para ser un diseño aún más maldito. Entre muchas otras cosas, el armamento AA del Manfred von Richthofen no tenía ningún sentido para algo que se suponía que debía construirse al final de la Segunda Guerra Mundial. El problema es aún peor con el Max Immelmann. Wargaming simplemente cambió los cañones AA de 55 mm por los de 30 mm, lo que significa que su AA es MUCHO peor que en el Richthofen. Por lo demás, el diseño es una conversión del casco hipotético de un acorazado H-39 (Friedrich der Große) en un portaaviones. Sus bombarderos de bombas saltadoras también tienen un poco de historia propia en el juego. Inicialmente, se probaron con el portaaviones Werner Voss, que era un clon del Manfred von Richthofen. El portaaviones se implementó para probar un diseño alternativo durante la creación de la línea de CV alemana, pero al final, nunca se usó. Cuando Wargaming decidió implementar bombarderos de bombas de salto en el juego, la nave fue reutilizada para probarlos y su escuadrón de bombarderos de torpedos fue reemplazado por un escuadrón de bombarderos de bambas de salto. Seré honesto, al principio ( video teaser para la referencia ), las bombas de salto fueron simplemente terribles. Eran lentas, la dispersión era terrible, tenías problemas para visualizar dónde se encontraban las diferentes áreas de caída en comparación con la nave a la que estabas apuntando, etc. Lo odié absolutamente. Más tarde, todavía con el Werner Voss, se mejoraron mucho a sus características actuales (trayectoria más plana, tiempo de viaje más rápido, mejor precisión, etc.). En este punto, Wargaming también anunció que estaban a punto de debilitar la dispersión de las bombas AP del Manfred von Richthofen y estaba empezando a creer que el Werner Voss terminaría siendo un Richtofen mejor ya que sus bombas AP permanecían intactas. Chico, estaba equivocado. Un mes después, anunciaron el Max Immelmann y todos entendimos (supongo) que el Werner Voss era simplemente un banco de pruebas para los bombarderos de bombas de salto, al igual que el Brennus era un clon del Henri IV para probar el refuerzo de recarga de la batería principal. Ahora, aquí estamos, 7 meses después del primer anuncio de los bombarderos de bombas de salto, ¡el Immelmann está completamente lanzado! Lo bueno y lo malo Lo bueno Aviones muy rápidos Consumible alemán mejorado de refrigeración del motor Grandes reservas para ambos tipos de aviones Tiempo de restauración de plano corto Bombas que golpean como Panzers Probabilidades de incendio muy altas Omitir bombardeo que básicamente le permite ignorar el AA de rango medio de los barcos cuando va a toda velocidad a menos que realice una segunda carrera de ataque Evita las bombas con un tiempo de viaje rápido Torpedos con el segundo tiempo de armado más corto en el nivel X, lo que los hace muy fáciles de impactar. Bombarderos torpederos rápidos apuntando al tiempo Estrecha extensión de torpedos Gran capacidad para crear fuego cruzado con tus compañeros de equipo. Portaaviones muy bien blindado que le permite incluso disparar disparos de acorazado en algunas extensiones Secundarias de portaaviones alemanes con largo alcance de tiro y precisión mejorada Lo malo Aviones con grupo de HP bajo No hay aviones de ataque Capacidad limitada para cazar destructores Muy dependiente de tener la andanada del objetivo Pocas posibilidades de inundación de torpedos Algo requiere un buen tiempo de reacción para lanzar las bombas de salto en el momento adecuado en ciertos casos Antiaéreo decepcionante para un portaaviones. La cubierta de vuelo blindada tiene "solo" 50 mm de grosor. Alto rango de detectabilidad por aire Menos cargas consumibles de Patrol Fighter en total, ya que solo hay 2 tipos de escuadrones El camuflaje El camuflaje de Max Immelmann proporciona las bonificaciones clásicas para los barcos Premium de nivel X: -3% al rango de detectabilidad de la superficie + 4% a la dispersión máxima de los proyectiles disparados por el enemigo a tu barco -50% al costo del servicio posterior a la batalla del barco + 20% de créditos obtenidos en la batalla. + 100% a la experiencia obtenida en la batalla Módulos Módulos Cásco Bombarderos Torpedo Bombarderos de bombas de salto Propulsión Max Immelmann Fw 190G8 Ta 152C-1 / R14 Propulsión: 183600 CV Características generales y estilo de juego Nivel X Salud 65300 CV Reducción de daño de torpedo 22% Desplazamiento 52 720 toneladas Aeronaves en cubierta Bombarderos Torpedo 24 Saltar bombarderos 24 Armamento secundario Alcance máximo de disparo 6.85 kilometros 105 mm / 65 SK C / 33 en un Dop. Soporte L. C / 38 12 x 2 x 105 mm Defensa antiaérea 105 mm / 65 SK C / 33 en un Dop. Soporte L. C / 38 12 x 2 x 105 mm 30 mm / 45 Flak 103/38 en un montaje cuádruple 11 x 4 x 30 mm Velocidad máxima 32.0 nudos Radio del círculo de giro 1200 metros Tiempo de cambio de timón 16,4 segundos Detectabilidad de superficie 14,0 kilometros Detectabilidad de aire 14,23 kilometros Consumibles Ranura 1 Ranura 2 Sistema de control de daños Tiempo de trabajo: 60 s Enfriamiento: 90 s Caza Número de cargas: 4 Tiempo de trabajo: 600 s Enfriamiento: 40 s Radio de patrulla: 3,0 km Aviones en un escuadrón: 4 Cuando comenzó la primavera (aunque aquí todavía tenemos -5 ° C por la mañana ...), significa que es la temporada de barbacoa. Los alemanes son expertos en eso y Max Immelmann no es una excepción. Gracias a sus rápidos aviones blitz y sus confiables bombas de salto con altas posibilidades de impacto, felizmente asará a cualquier crucero o acorazado del equipo enemigo. Para los destructores, será ... un poco más difícil, pero aún funciona. Con la velocidad de sus aviones y la gran sinergia entre los bombarderos de bombas de salto y los bombarderos de torpedos, el Max Immelmann puede causar grandes cantidades de daño, ya sea por las bombas y los torpedos o por los incendios y las inundaciones. Los Witherers se cultivarán bastante bien con el. Generalmente , la principal fuente de daño serán las bombas combinadas con los incendios, pero también depende de la inundación que esté recibiendo. El barco también es particularmente bueno para atacar grupos de barcos con sus bombarderos de bombas de salto. Puede dejar caer un barco fuera de su antiaéreo de rango medio, llamar a los aviones al instante, enjuagar y repetir. Otra razón por la que el Max Immelmann es tan bueno en batallas aleatorias es su capacidad para crear fuego cruzado con tu equipo, dándole a tu objetivo la opción de ser atrapado por más de 14k incendios, inundaciones y todo lo demás o posiblemente ser atrapado por tus compañeros de equipo. De alguna manera, en general, el chico prefiere la primera opción. Esto es, por supuesto, incluso más efectivo cuando estás en una división. Ahora, para las batallas clasificatorias, ya que a veces obtienes un emparejamiento con 4 o 5 destructores por bando, en este punto, honestamente lucharás por tener un impacto a menos que seas realmente bueno lanzando torpedos a destructores con los torpederos y los oponentes tengan la amabilidad de ser visto y agradable de costado para sus bombarderos de bombas de salto. Para las batallas de clanes ... podría verme probándolo al menos en ligas bajas, pero en tifones y huracanes donde sin duda será el viejo spam de Petropavlovsk (hasta que el barco sea prohibido), debidamente coordinado y con AA especificado, honestamente no lo veo trabajando bien en comparación con los demás. Si quieres ver el barco en acción, grabé un juego con el disponible aquí: Pequeño descargo de responsabilidad: no puedo prometer que agregaré un video de juego a todas mis reseñas ahora, pero lo intentaré. Bombarderos Torpedo Bombardero torpedo - Fw 190G8 Nivel IX Puntos de vida por avión 1 640 Velocidad de crucero 154 nudos Velocidad máxima 194 nudos Tiempo de impulso del motor 20 s Tiempo de recarga de refuerzo del motor 40 s Tamaño del vuelo de ataque 4 Aeronaves por escuadrón 12 Tipo de torpedo LT F5b (Se llaman BT 1000 pero en realidad son los mismos torpedos que los del Graf Zeppelin) Torpedos por avión 1 Daño máximo de torpedo 4 767 Alcance máximo de torpedos 6,0 kilometros Velocidad del torpedo 35 nudos Distancia de armado del torpedo 470 metros Posibilidad de inundación 29% Rango de detectabilidad 10.0 kilometros Tiempo de restauración de aeronaves 68 s Aeronaves en cubierta 24 Consumibles Ranura 1 Ranura 2 Ranura 3 Refrigeración del motor Cantidad de cargas: 3 Tiempo de trabajo: 10 s Enfriamiento: 80 s Caza de patrulla Cantidad de cargas: 3 Tiempo de trabajo: 60 s Enfriamiento: 10 s Aviones por escuadrón: 7 Radio de patrulla: 3,5 km Reparacion Cantidad de cargas: 3 Tiempo de trabajo: 5 s Enfriamiento: 180 s Velocidad de reparación: 10% HP / s Propagación mínima para los torpederos de Max Immelmann Los torpederos del Immelmann son básicamente los mismos que los del Graf Zeppelin. Sí, lo sé, en papel, no suena bien. Sin embargo, mientras que los escuadrones de bombarderos torpederos de Graf Zeppelin tienen una configuración de 3 × 3, aquí es 3 × 4 lo que compensa la transición al nivel X cuando se trata de su producción de daño. Como técnicamente son torpederos de nivel VIII, sus torpedos tienen un tiempo de armado de nivel VIII y, con 5 segundos, es el segundo tiempo de armado más corto de todos los torpederos de nivel X fuera de los de serie. Los únicos torpederos mejorados con una distancia de armado más corta son los del Manfred von Richthofen con 4 segundos. Otra cosa que conservan del Graf Zeppelin es la gran dispersión y el tiempo de puntería que mejora aún más la capacidad de sus bombarderos torpederos para aterrizar. Los torpedos aéreos, lamentablemente, todavía muestran la desventaja alemana de tener pocas posibilidades de inundación, pero con 4 torpedos fáciles de impactar, no es el fin del mundo y aún podrá recibir muchas inundaciones. Bombarderos de bombas de salto Bombarderos en picado Bombardero de salto - Ta 152C-1 / R14 Nivel X Puntos de vida por avión 1 710 Velocidad de crucero 174 nudos Velocidad máxima 214 nudos Tiempo de impulso del motor 20 s Tiempo de recarga de refuerzo del motor 40 s Tamaño del vuelo de ataque 4 Aeronaves por escuadrón 12 Tipo de bomba HE SC 1000 Bomba por avión 1 Daño máximo de bomba 11 000 Capacidad de penetración HE 68 mm Tamaño de la explosión 2,79 Posibilidad de incendio 69% Número de saltos 2 Rango de detectabilidad 10.0 kilometros Tiempo de restauración de aeronaves 64 s Aeronaves en cubierta 24 Consumibles Ranura 1 Ranura 2 Refrigeración del motor Cantidad de cargas: 3 Tiempo de trabajo: 10 s Enfriamiento: 80 s Caza de patrulla Cantidad de cargas: 3 Tiempo de trabajo: 60 s Enfriamiento: 10 s Aviones por escuadrón: 7 Radio de patrulla: 3,5 km Ahora, estamos en el plato principal, el truco del Immelmann, las bombas de salto. En general, estos bombarderos de bombas de salto están a medio camino entre los bombarderos en picado clásicos y los bombarderos torpederos. Como puede ver en la imagen de abajo, la retícula está formada por 3 líneas perpendiculares a su escuadrón. Estas líneas indican la distancia promedio donde las bombas golpearán el agua y su posición está influenciada por la velocidad de tu escuadrón. Cuanto más rápido vayan los aviones, más lejos estarán las líneas. Al ir a la velocidad máxima, las bombas se pueden lanzar sobre el objetivo a un poco más de 4.0 km, lo que significa que puede ... básicamente ignorar el antiaéreo de rango medio de los barcos y limitar drásticamente las pérdidas de su avión, ya que puede ir con un impacto. y ejecutar la estrategia. Vas a por tu objetivo, sueltas las bombas a toda velocidad e instantáneamente llamas a los aviones. Esto le permite mantener buenas reservas durante todo el juego. Cuando se trata de la balística de las bombas, en realidad viajan bastante rápido hacia su objetivo y con una trayectoria bastante plana entre los saltos. Esto significa que la ventaja que debe tomar para alcanzar el objetivo al alcance máximo es solo un poco más de la longitud de un barco para la mayoría de los acorazados y cruceros y para los destructores rápidos, 2 esloras o más, asumiendo que el objetivo va a la velocidad máxima. . Además, debido a su balística, incluso si el objetivo no está perfectamente en la línea de su retículo, las bombas, antes o después de saltar, pueden impactar en la parte superior del barco. Al saltar, también pueden ir por encima del terreno, pero realmente tienen que ser islas pequeñas, de lo contrario, no pasarán. Otra cosa a tener en cuenta es que la dispersión de las bombas disminuye entre cada salto, lo que da aún más razones para golpear a su objetivo en la última área de caída. Retícula totalmente dirigida para los bombarderos de bombas saltadoras que van a máxima velocidad. Por supuesto, no es necesario que las bombas salten para dar en el blanco. Cuando dejas caer un barco en la primera área, las bombas funcionarán prácticamente como los bombarderos en picado clásicos. Sin embargo, se sumergirán directamente y llegarán en un ángulo más descuidado. Finalmente, hay una tercera forma de usar las bombas y es golpear objetivos detrás de las islas. En esta situación, la primera línea del retículo no se catapulta a 20 km de distancia, sino que permanece cerca de sus aviones. Esto le permite alcanzar un objetivo que estaría detenido cerca de la isla. Una cosa que debes saber es que si decides optar por una caída de este tipo, las bombas no saltarán debido a eso, lo que indica que las otras 2 líneas del retículo son de color naranja en lugar de verde. Si quieres que salten, tendrás que esperar a que tus aviones bajen a la altitud normal. Los saltos serán posibles una vez que las líneas vuelvan a ser verdes. En general, las bombas de salto sobresalen principalmente en aplastar la andanada de cruceros y la mayoría de los acorazados. En el caso de los acorazados alemanes y soviéticos, debes apuntar de manera que tus bombas golpeen la superestructura o la cubierta de tu objetivo, ya que sus costados están demasiado blindados para que las bombas penetren. Básicamente, eso significa que desea que la línea verde esté ligeramente detrás del objetivo. Gracias a la alta velocidad de los aviones y la probabilidad de disparo muy alta, las bombas son perfectas para quemar a tu objetivo y, combinadas con los bombarderos torpederos, son las pesadillas de cualquier barco grande. Para los destructores, no es una lucha completa, pero debes anticipar sus movimientos adecuadamente. Personalmente, recomiendo salvar a los cazas de sus bombarderos de bombas de salto para mantenerlos detectados y pasar un mejor momento viendo hacia dónde apuntar. Ahora, si el destructor enemigo mantiene felizmente su AA encendido y navega de costado hacia ti ... el tipo tendrá una MUY mala sorpresa. Las bombas no solo lo golpearán con mucha fuerza, sino que también romperán varios módulos debido al tamaño de la explosión. Armamento secundario Secundarias 12 x 2 x 105 mm / 65 SK C / 33 en un Dop. Soporte L. C / 38 Alcance máximo de disparo 6.850 kilometros Tiempo de recarga 3,35 s Sigma 1,00 sigma Proyectil Tipo de proyectil HE - 105 mm Spr.Gr. Kz. Daño alfa 1200 CV Daño 330 CV HE penetración 26 mm Tamaño de explosión 0,31 Posibilidad de provocar un incendio 5% Velocidad del proyectil 900 m / s La resistencia del aire 0,33 Masa de proyectil 15,1 kilogramos El Immelmann tiene las mismas secundarias que el Richthofen, lo que significa que, en defensa propia, están haciendo un buen trabajo. Si lo desea, puede usar la Modificación de batería secundaria 1 para hacerlos más confiables y extender su alcance a 8,6 km que, sinceramente, siempre puede ser útil si se trata de un destructor que lo persigue. No es que los 2 nudos extra de velocidad de los torpedos hagan demasiada diferencia y el tiempo extra de ataque de los bombarderos torpederos sea prácticamente inútil. Armamento antiaéreo Defensa aérea 12 x 2 x 105 mm / 65 SK C / 33 en un Dop. Soporte L. C / 38 Rango de sector 0,1 km - 5,2 km Probabilidad de golpe 100% Daño del sector 67 Frecuencia de daños del sector 0,29 segundos Daño del sector por segundo 235 Número de nubes antiaéreas 9 Daño de la nube antiaérea 1 540 11 x 4 x 30 mm / 45 Flak 103/38 en un montaje cuádruple Rango de sector 0,1 km - 2,0 km Probabilidad de golpe 95% Daño del sector 91 Frecuencia de daños del sector 0,29 segundos Daño del sector por segundo 319 El antiaéreo en el Max Immelmann es casi el peor en el nivel X. El Audacious todavía está por debajo debido a su absolutamente terrible antiaéreo de largo alcance con bajo DPS y solo 4 ráfagas antiaéreas por salva. El gran problema con el antiaéreo del Immelmann es que todos los 55 mm se cambiaron por monturas AA de 30 mm y, como tal, el barco no tiene antiaéreo de rango medio. Al menos, el AA de largo alcance tiene un DPS alto y también 9 ráfagas antiaéreas por salva, lo que compensa de alguna manera. La armadura El Max Immelmann presenta el mismo esquema de armadura que el Manfred von Richthofen. Esto significa que puede soportar algunos golpes graves antes de caer. Protección general de armadura externa: Protección de caparazon de tortuga: Protección interior de la ciudadela: Recubrimientos de armadura internos adicionales (parcialmente ocultos): Opinión final Creo que, a estas alturas, ha entendido que recomiendo mucho el Max Immelmann. Los aviones son rápidos, honestamente disfruto del estilo de juego de las bombas de salto. Por supuesto, como dije, el no es tan fuerte como el Franklin D. Roosevelt ya que lo nerfearon, pero si sabes cómo jugar a los portaaviones, el barco es una obviedad y ofrece una jugabilidad realmente única en comparación con los demás. . Construcción recomendada Durante la prueba de Max Immelmann, estaba usando las siguientes actualizaciones y habilidades: Supremacía aérea Motores mejorados Armadura de aviones Experto en supervivencia Control de vuelo del bombardero Fusible de proximidad Bombardero torpedo Impulso de motor mejorado Ultimo suspiro También recomiendo encarecidamente usar a Günther Lütjens como comandante porque su Experto en equipo aéreo es un talento tan arruinado. Resiliente también puede ser bueno en caso de que su CV sufra algún daño. Esto concluye mi revisión sobre el Max Immelmann, el primer CV (y probablemente no el último) que lleva bombarderos de bombas de salto. Espero que este artículo te haya sido de utilidad, muchas gracias por leerlo. ¡No olvide activar las notificaciones para no perderse ningún artículo próximo y nos vemos pronto! Esta informacion pertenece al sitio web https://thedailybounce.net/ y fue publicado por Yuzorah.
  14. U-Boat con bandera argentina (1945) Semanas más tarde de finalizado el conflicto en Europa se rendían en Mar del Plata, provincia de Buenos Aires; los últimos de los temibles submarinos nazis que tomaron parte en la Segunda Guerra Mundial y que en su conjunto pasaron a la historia como "Los Lobos Grises". Introducción El 8 de mayo de 1945, las fuerzas alemanas, totalmente sobrepasadas en tierra y aire, dejaban de combatir y fue el famoso Gran Almirante Karl Doenitz el encargado de anunciar la rendición del III Reich mediante la comunicación N° 0953/4, que trasmitió a los restos de las fuerzas germanas la orden de la rendición y el cese inmediato del fuego. "Hombres y mujeres de Alemania, en mi mensaje del 1º de mayo de 1945 en que informé de la muerte del Fiihrer y mi nombramiento como sucesor suyo, califiqué de principal tarea la mía de salvar la vida de los alemanes. Con el fin de lograr ese propósito, ordené al alto comando alemán la noche del 6 de mayo declarar la rendición incondicional de todas las tropas combatientes en todos los teatros de guerra Con este mensaje, transmitido el 8 de mayo de 1945, el Almirante Karl Doenitz oficializaba públicamente el fin de la Segunda Guerra Mundial por parte de Alemania, que se verificaba por el Comunicado Especial N° 8 del Supremo Comando Aliado con fecha 8 de mayo indicando: “a las 15:00 horas, todas las fuerzas alemanas de tierra, mar y aire en Europa se rindieron incondicionalmente a las Fuerzas Expedicionarias Aliadas y al Alto Comando Aliado a las 00:41 horas de Europa Central del 7 de mayo. Las condiciones de rendición entran en vigor a las 23:00 horas de la Europa Central del 8 de mayo. ” (1) Doenitz fue un sagaz marino que convenció a Hitler de las posibilidades estratégicas de los submarinos como método eficaz para interrumpir o dificultar drásticamente el tráfico marítimo que abastecía a las fuerzas aliadas en Europa desde las costas americanas. Durante la guerra, cientos de submarinos alemanes de diversos tipos, apodados ‘‘Lobos Grises”, recorrieron los mares y lograron hundir casi 3.000 buques, enviando a pique millones de toneladas de acero, víveres y pertrechos. Este esfuerzo no resultó gratuito, la Kriegsmarine -Armada alemana-perdió 732 sumergibles y unos 25.000 tripulantes. De ser una temible amenaza, los capitanes de los Lobos Grises comenzaron a hundir y/o a destruir sus propios submarinos, tal como lo indicaba la “Operación Arco Iris”, hasta que enterado el alto mando aliado del accionar, ordenó a Doenitz que prohibiera la destrucción o el daño de los barcos. Mediante mensajes radiales, los aliados amenazaron a los capitanes de los buques alemanes quedar fuera de la ley si desobedecían las órdenes. Además, tendrían que emerger los submarinos, señalar su posición y entregarse en los puertos indicados haciendo ondear una bandera negra. Durante las negociaciones de los términos de rendición con los aliados, Doenitz emitió el 6 de mayo una orden dirigida a las tripulaciones de todos los barcos que enarbolaban la bandera alemana (mercantes y de guerra) en los siguiente términos: "todas las tripulaciones deberán permanecer abordo y abandonar toda actividad militar dentro de la zona convenida en el acuerdo para el cese de las hostilidades.... está prohibido a las tripulaciones hundir los barcos o dejarlos inservibles mediante la destrucción de toda o parte de su maquinaria. ” El 8 de mayo, el almirantazgo británico ordenó que "todos los barcos de guerra auxiliares y otras embarcaciones alemanas que están en puerto permanezcan en los mismos, los submarinos que estén en alta mar deberán subir a la superficie, izar una bandera o pendón negro e informar respecto a su posición en lenguaje claro a la estación inalámbrica más cercana y seguirán viajando en superficie hacia aquellos puertos que les sean indicados La última operación de los submarinos nazis fue el hundimiento del vapor inglés “Avondale Park” y otro noruego frente a las costas del nordeste europeo ese mismo día, perdiéndose sólo dos vidas. A partir del día siguiente, unos 150 Lobos Grises se rindieron en diversos puertos europeos, incluyendo los del propio Reich. Cinco lo harían en los EEUU y otro en Canadá. El 11 de mayo la agencia “United Press” emitió una noticia que llamó especialmente la atención: “en Iquique (Chile) la estación de radio del distrito naval del norte captó un mensaje -en onda de 31 metros- enviado por un submarino alemán que ya había sido avistado por los tripulantes de una aeronave de la Fuerza Aérea de Chile. El mensaje, redactado en mal castellano y confirmado después en alemán, pedía entrar a puerto ya que carecían de alimentos y combustible además de tener un enfermo a bordo. La respuesta, emitida por la radio del distrito naval de norte, transmitió un breve comunicado en inglés y castellano firmado por el Capitán de Navío Oryan en el que se autorizaba al submarino entrar a puerto ”. Jamás se concretó la rendición de ese hipotético submarino alemán que navegaba en aguas chilenas, por lo que se deduce que fue una especie de broma de mal gusto, que se complementó con el posible avistaje de uno de los submarinos chilenos. El 14 de mayo, el submarino alemán U-858 se convirtió en el primer buque de guerra alemán que se rindió a la US-Navy desde el “Día de la Victoria” y enarboló en su vela el pabellón estadounidense. El día 20, con la rendición del U-963 en Portugal, el alto mando aliado pensó que los mares se encontraban libres de amenazas y que los pocos submarinos que todavía no habían aparecido habrían sido hundidos por las tripulaciones. El 28 de mayo se anunció que los barcos mercantes aliados podrían navegar con las luces encendidas, mientras que otro submarino alemán se rendía en un puerto de Londonderry. Con la aparición el 3 de junio de otro submarino nazi que se rinde en aguas portuguesas, la prensa comenzó a conjeturar historias sobre la falsedad de la muerte de Hitler (anunciada el 30 de abril de 1945) y su posible escape junto con algunos de sus colaboradores a bordo de un submarino, presumiblemente a una base antártica llamada “Nueva Berlín”, a un país neutral o a Sudamérica. Desde 1938, Hitler había demostrado un inusual interés en la Antártida, por lo que envió al año siguiente una expedición al Polo Sur al mando del Capitán Alfred Richter, con la intención de efectuar reconocimientos aéreos para el trazado de mapas, entre otras investigaciones. La segunda etapa de la expedición no se realizó por el comienzo de la contienda bélica. Esta expedición alimentó rumores sobre la posible construcción de una base secreta, que sería finalizada en 1945 y sería reabastecida por submarinos en tiempos de guerra. Para reducir los rumores existentes, el Departamento de Marina de los Estados Unidos emitió el 13 de junio la siguiente declaración: “si bien se desconoce la suerte de algunos submarinos alemanes en el Atlántico, se cree que han sido hundidos por sus tripulaciones... por otra parte se tiene la seguridad de que (en caso de que hubiera alguno) no operan ya en el Atlántico y no es de creer que alguno tenga el suficiente radio de acción para llegar a Japón. Proceder de las marinas de guerra de Argentina y Chile Desde fines de mayo de 1945, las autoridades navales de la Argentina estaban alertadas por la Cancillería de la posible aparición de submarinos alemanes en el litoral marítimo. Así lo testimonian los documentos secretos de la Armada. Ante la situación presentada, se dispuso que se estableciera un patrullado conveniente en el extremo sur, que también fue iniciado por Chile. El 22 de mayo de 1945, el vicealmirante Héctor Vemengo Lima, Jefe del Estado Mayor General de la Armada Argentina, enviaba una comunicación al Ministro de Marina, dejando constancia de que, según informaciones del Ministerio de Relaciones Exteriores, se había constatado la presencia de submarinos alemanes en el Atlántico Sur, que tratarían de llegar a “aguas japonesas”. “Este Estado Mayor General opina -afirmaba Vemengo Lima- que debe darse la orden al señor Comandante en Jefe de la Flota de Mar para que evite el pasaje de submarinos alemanes del Atlántico al Pacífico, estableciendo un patrullado conveniente en el extremo Sur hasta nueva orden. ” Ocho días después, el 30 de mayo, un informe del Jefe de la Escuadrilla de Torpederos decía que el estrecho de Magallanes ya estaba vigilado por Chile y que la Argentina también vigilaría la zona. Se estimaba que los submarinos alemanes intentarían pasar por Le Maire o por el este de la Isla de los Estados. El documento secreto suministrado al diario La Nación aclara más adelante que "esta fuerza destruirá a los submarinos enemigos localizándolos y atacándolos, a fin de impedir que pasen del Atlántico al Pacífico", declararon autoridades de la Armada Argentina. Quedaba en claro entonces, que cualquiera hubieran sido las simpatías pro-Eje del gobierno argentino hasta comienzos de 1945, las medidas de precaución tomadas ante la posible llegada de naves enemigas no eran superficiales y se pensaban llevar a cabo hasta sus últimas consecuencias. Tal determinación coincidía con una comunicación del 11 de abril de 1945, proveniente de la Fuerza de Artillería de Costas de Puerto Belgrano, que informaba al Comando de la Armada de las medidas de seguridad tomadas en la Base Naval Puerto Belgrano, en la Escuela de Aviación Naval (Aeródromo Comandante Espora) y en las instituciones militares de Bahía Blanca. Se prohibía el acceso a todas las zonas mencionadas, de los súbditos del Eje (alemanes y japoneses), así como de los de estas nacionalidades con carta de ciudadanía. Explota el crucero “Bahía” El día 4 de julio de 1945 una explosión hundía de forma inmediata al crucero ‘'‘Bahía” de la Marina Brasileña de algo más de 3.200 toneladas de desplazamiento mientras realizaba actividades de apoyo a los vuelos trasatlánticos de la aviación aliada. Navegaba en la Estación Nro 13 a 1200 km al NE de Pemambuco en las cercanías de las Rocas de San Pedro y San Pablo y su comandante era el capitán de fragata García Pieres de Carvalho Albuquerque. El infortunado accidente costó la vida de 367 tripulantes. Sólo 33 hombres sobrevivieron y fueron rescatados por el buque inglés ‘‘Belfa”, que los encontró fortuitamente. Las autoridades brasileñas adjudicaron la explosión a una mina a la deriva, pero al tener noticias de que un submarino alemán había aparecido en costas argentinas, no tardaron en sospechar que el “Bahía” había sido torpedeado. Posteriormente, se determinaría que la explosión se debió a una impericia en el manejo de un arma secundaria que ocasionó una deflagración en la santa bárbara del crucero. (2) El U-530 se entrega en Mar del Plata A las 7 de la mañana del 10 de julio de 1945, la silueta de un submarino, cuyo perfil no se asemejaba a las naves argentinas, apareció a escasa distancia de algunos barcos pesqueros costeros, que trabajaban en las proximidades del Puerto de Mar del Plata. De inmediato, del puente de la inesperada nave, comenzaron a observarse destellos luminosos con la finalidad de contactarse con las autoridades navales locales. Algunas horas antes, la tripulación del submarino Tipo IX U-530 había arrojado al mar el armamento principal de cubierta, los torpedos, el equipamiento electrónico, las claves y el libro de bitácora. La nave había sido construida por los astilleros Deutsche Werf de Hamburgo, botada en el año 1942 y revistaba en la 33.U-Flottille (Flensburg). El capitán de corbeta Ramón Sayuz, comandante del submarino “Salta” y al mando de la Base Naval Mar del Plata en ese momento, autorizó a la nave germana que a marcha muy lenta ingresara al ante puerto, amarrando inicialmente sobre una boya detrás de la Dársena de Submarinos. Posteriormente se lo amarró cerca del Guardacostas “Belgrano.” El comandante del U-530, teniente de navio Otto Vermuth, de sólo 25 años, formó en cubierta a sus 54 subordinados cuyas edades oscilaban entre los 19 y 24 años. Barbudos y con demacrado aspecto, daban un tono acorde con el lamentable estado exterior de la baqueteada nave. Vermuth había sido designado comandante del submarino en el mes de enero y desde septiembre del año anterior se había desempeñado como primer oficial. De inmediato, se procedió a la identificación de los marinos alemanes y a un primer interrogatorio facilitado por el marinero conscripto argentino Ecker, de ascendencia alemana que ofició de traductor. El mismo se basaba en saber si habían traído jerarcas nazis a bordo y si habían sido responsables del hundimiento del crucero “Bahía”. El U-530 había zarpado de la base de Kiel el 19 de febrero y luego de un reaprovisionamiento en Christiansand, fueron informados del fin de la guerra cuando ellos estaban en tránsito rumbo a un área de patrulla cercana a las costas de Nueva York. De tal manera, era poco probable que algún alto funcionario del III Reich pudiera estar como pasajero de la nave. Ante el interrogante del “Bahía”, si bien el comandante se había desecho del libro de bitácora -que le hubiera servido de prueba-, el submarino no tenía velocidad suficiente como para superar el trayecto de 3.500 millas (rocas de San Pedro y San Pablo - Mar del Plata) en sólo cinco días. Satisfechas las autoridades locales con las respuestas del interrogatorio, el gobierno argentino emitió un comunicado que manifestaba la no responsabilidad del U-530 con el hundimiento del “Bahía” y que realmente no habían transportado a nadie ajeno a la tripulación. EL U-530 es trasladado a Río Santiago Concluidos los interrogatorios, el día 16 a las 13:00, el teniente de navio Otto Vermuth firmó oficialmente la rendición y el pabellón argentino fue izado en el mástil del submarino. Para entonces, Vermuth esperaba que, de la misma manera que había ocurrido con el acorazado de bolsillo “Graf Spee”, su tripulación quedaría internada en el país sudamericano. Pero las circunstancias políticas de ese momento diferían de las de 1939. Parte de las potencias aliadas no quedaron conformes con que la Argentina hubiera declarado la guerra al Eje recién el 27 de marzo de 1945, sólo un mes antes de la culminación del conflicto en Europa. Además, el tristemente famoso embajador norteamericano Spruille Braden, con sus presiones políticas colaboró para la decisión del gobierno nacional de entregar el submarino y la tripulación a los EEUU. No obstante, el gobierno argentino invitó a los agregados navales y militares de varios países a visitar la nave rendida. El Decreto 16.162 firmado el 17 de julio de 1945, dispuso la entrega del U-530, la tripulación y las conclusiones de la comisión investigadora de la Marina de Guerra Argentina a los gobiernos EE.UU y el Reino Unido de Gran Bretaña, basado en el Acta Final de la Conferencia Interamericana de Chapultepec. Sin dudas se trató de un fuerte gesto político de acercamiento a los EE.UU, sin embargo, la decisión del gobierno argentino motivó protestas públicas y también de la esfera militar que se oponían a la entrega del submarino (3.) El U-530 dejó el Puerto de Mar del Plata remolcado por el ARA “Ona” y escoltado por los destructores ARA “Misiones” y “San Juan” con destino a la Base Naval Río Santiago, cerca de la ciudad de La Plata. Ambas naves de combate de la clase “Buenos Aires”, con capacidad antisubmarina, acompañaron el traslado por razones de seguridad en previsión de un posible ataque por parte de otro U-Boots. Algunos días más tarde, la nave sería abordada por 33 tripulantes estadounidenses llegados vía aérea. La tripulación alemana fue internada inicialmente en la Isla Martín García, para luego viajar a los EE.UU a fin de ahondar los interrogatorios. Lobos Grises por doquier El día 16 de julio, varios vecinos de la localidad de San Clemente del Tuyú afirmaron haber visto dos submarinos frente a sus costas. El Juez de la Ciudad de Dolores llegó a tomar intervención en el asunto y la Armada fue ordenada a enviar dos aviones, un Glenn Martin W-139 y un Douglas DC-2 a la zona, conjuntamente con varias patrullas terrestres. La cosa no terminó en la Argentina, otros supuestos avistajes fueron denunciados en Uruguay y Brasil. Estas noticias corrían por el mundo como reguero de pólvora, cargadas de hipótesis sensacionalistas, que hasta llegaron a sugerir la existencia de una base secreta en la Antártida para alojar a Hitler y sus secuaces. Los medios periodísticos llegaron increíblemente a especular que en abril de 1945 dos submarinos cargueros (U-530 y U-977) habían partido del puerto de Kiel transportando miembros del equipo nazi, planos y diversos componentes de aeronaves secretas. Estos fueron llevados a la base secreta en la Antártida y luego los submarinos terminarían en Argentina. Si bien la teoría sobre la base nazi en el continente blanco nunca fue probada, también era imposible realizarla en submarinos, inclusive aún en la actualidad, y mucho menos en el invierno austral antártico. Los sumergibles de ABC Es importante destacar la cantidad de submarinos que había en servicio en estos tres países (Argentina, Brasil y Chile), que podían ser fácilmente confundidos por personas no familiarizadas con el ambiente naval, lo que provocaba el incremento de los supuestos avistajes de “Lobos Grises”. En ese entonces, la Argentina disponía de tres sumergibles de Clase Cavallini (conocidos localmente como “Tarantinos”) fabricados por el astillero Franco Tosi en Taranto (Italia), que tenían su asiento en la Base Naval Mar del Plata. Tanto el ARA “Santa Fe” (S-1), como el ARA “Salta” (S-2) y el ARA “Santiago del Estero” (S-3), habían entrado en servicio en 1933 hasta que fueron dados de baja hacia 1960. Desplazaban sumergidos 1150 toneladas a 8,5 nudos de velocidad, y estaban armados con ocho tubos lanzatorpedos de 530mm (4 a proa y 4 a popa), un cañón de l00mm y un Bofors de 40mm. La Armada de Chile disponía en 1945 de seis submarinos de Clase Holland (“Guale 2da”, “Fresia 3a”, “Quidora 2da , “Rucumilla 2da”, “Tegualda 2da”y “Guacolda 3a”), construidos en el Astillero Fore River de Connecticut (Estados Unidos) en parte de pago por los buques chilenos en construcción en Inglaterra y embargados por causa de la 1ra Guerra Mundial. El sexto de esta clase se compró pagando parte de su costo. Estos submarinos, que recibieron su pabellón el 4 de julio de 1917, desplazaban 467 toneladas sumergidos, desarrollaban diez nudos de velocidad y disponían de cuatro tubos lanzatorpedos de 18'. A éstos se le sumaban tres fabricados por el Astillero Vickers Armstrong Ltd, bautizados “Capitán Thompson 3ro”, “Capitán O’Brien 2do” y “Almirante Simpson 4to”. Estos fueron entregados a mediados de 1929, desplazaban 2020 toneladas sumergidos, desarrollaban nueve nudos, y disponían de ocho tubos lanzatorpedos de 21' y un cañón de 120mm. En tanto, Brasil disponía de tres submarinos de Clase Perla (agrupados en Brasil como Clase Tupy), que fueron construidos por el astillero italiano Cantieri Navale Odero Temi Orlando. Los bautizados “Tupy” (T-l/S-11), “Tymbira” (T-2/S-12) y “Tamoyo” (T-3/S-13) fueron incorporados el 10 de octubre de 1937, desplazaban 853 toneladas sumergidos, desarrollaban 7,5 nudos de velocidad y disponían de seis tubos lanzatorpedos de 21' (dos a popa) además de un cañón de l00mm y de cuatro ametralladoras Hotchkiss de 13,2mm. En el día del Libertador San Martín se rinde el U-977 A las 9 de la mañana del 17 de agosto, el submarino U-977 emerge a 8 millas de las costas de Mar del Plata, en las proximidades de un gmpo de naves de la Armada Argentina que retomaban a puerto. Se trataba de los rastreadores ARA “Seguí”, “Py” y el submarino “Salta”. Nuevamente, por medio de señales luminosas, la nave alemana se identificó y su comandante, el capitán de fragata Heinz Schaffer, aceptó ser abordado por una reducida dotación de presa al mando del teniente de fragata Rodolfo Sáenz Valiente. Escoltado por las naves argentinas, el U-977 ingresó a la Base Naval Mar del Plata a las 11 de la mañana. El U-977 había sido construido por el astillero Blohm & Voss de Hamburgo, entrando en servicio el 6 de mayo de 1943 con la 5o Unterseebootsflottille (5o Flotilla de entrenamiento) con asiento en Kiel. Durante un ejercicio, se dañó su casco y debido a las averías recibidas, se lo utilizó como submarino escuela. Desde el 1º de octubre de 1943 hasta el 28 de febrero de 1945 pasó a integrar la 21° Flottille (Escuela) y desde el 1º de marzo de 1945 hasta el 8 de mayo integró la 31° Flottille (Enfrenamiento). A mediados de diciembre de 1944, asumió el mando su último comandante, el capitán Heinz Schaffer. Entre el 26 de febrero de 1945 y el 31 de marzo, recibió la instalación del tubo snorkel. El submarino germano de la clase VII C había zarpado de su país el 26 de abril. En su primera patrulla operacional con un derrota paralela a la costa, partió desde Kristiansand (Noruega) el 2 de mayo de 1945 y se dirigía a su área de patrulla frente al Puerto de Southampton, el día después del anuncio de la muerte de Hitler. Había sido aprovisionado con 85 toneladas métricas de combustible. Cuando llegó la orden de rendición emitida por Doenitz, Schaffer reunió a sus oficiales y marineros y sometió democráticamente la decisión de entregarse a sus enemigos o dirigirse a la Argentina, país que históricamente había tenido buenas relaciones con Alemania. Luego de largas discusiones, solo 16 tripulantes casados decidieron regresar a Alemania, siendo desembarcados en riesgosa maniobra en la costa de Bergen el 10 de mayo cerca de la isla de Holsenóy (Noruega) mediante botes de goma, mientras los restantes decidieron navegar con destino a la Argentina frente a la alternativa de rendirse a las fuerzas soviéticas. Cuando los tripulantes desembarcados fueron capturados por los británicos, declararon que eran "sobrevivientes del U-977". Fueron 66 los días que el U-977 permaneció sumergido, cargando baterías y ventilando el interior mediante el ingenio llamado snorkel. Es difícil imaginar las penurias psíquicas de 32 hombres en un reducido espacio sin poder ver el cielo durante tanto tiempo. Y mucho le costó a su joven comandante mantener la disciplina y el orden durante semejante travesía. Una vez alejados de la zona de peligro, por fin Schaffer ordenó emerger, aunque de noche, y ello fue como un milagroso remedio para el desequilibrio emocional luego de tantos días de encierro, en un medio que no estaba preparado para ello. Frente a las costas del Brasil, la tripulación del U-977 se enteró de la rendición del U-530. La noticia se convirtió en estímulo y prueba de ello fue el mejor estado anímico con que esta tripulación llegó a Mar del Plata a pesar de la carga de trabajo extra por los hombres desembarcados anteriormente. En total desde su zarpada de Kristiansand navegó 107 días y recorrió 7644 millas náuticas, arribando a Mar del Plata el 17 de agosto con aproximadamente cinco toneladas métricas de combustible. Esta navegación fue posible debido a la adecuada velocidad de crucero desarrollada durante la navegación. (4) Al descender de la nave en Mar del Plata, Schaffer formó a su tripulación y pidió ‘‘tres hurras por el fiel camarada de acero”. El 18 se firmó el acta de rendición y se designó como comandante al Teniente de Navio Daniel Victorica. (5) Luego de ser revisada la documentación y despojada la tripulación de toda pertenencia personal, los marinos del U-977 fueron trasladados esa noche a las 21:30 hacia la Capital Federal en un micro de la empresa “El Cóndor”. Llegados a Buenos Aires fueron llevados a la Isla Martín García. Nuevos interrogatorios y un posterior traslado a los EE. UU. y a Inglaterra, marcaron el fin del largo viaje de los marinos del U-977, pero no de sus penurias.Interrogatorios individuales les fueron efectuados por expertos y nada aportaron con respecto con los jerarcas del ex III Reich. El U-977 fue reubicado igualmente en la Base Naval Río Santiago. Cuando Schaffer recuperó su libertad, retornó a la Argentina empleándose en una línea marítima como capitán de ultramar y se casó con una hija de alemanes. En sus escritos y declaraciones siempre manifestó su afinidad personal por el país del Plata. “...Había pensado que en ningún otro lugar mi tripulación podría recibir mejor trato que en la Argentina.” “...continúa prevaleciendo el caballeresco espíritu sanmartiniano, que impidió entre ambos pueblos una barrera de odio.” “...no teníamos cartas náuticas del Río de la Plata, por eso nos dirigimos a Mar del Plata.” Respecto del botín técnico de guerra, manifestó: “Creo haber cumplido las órdenes de Doenitz, de tal modo yo preferí entregar la nave a la Argentina.” Schaffer vivió muchos años en la Argentina, finalmente viejo y enfermo retornó a su Alemania natal donde murió. Los EE.UU. y la Argentina rumbo a la Antártida En 1947 Estados Unidos organizó la mayor expedición que se hubiese enviado a la Antártida hasta ese entonces, teniendo en cuenta la cantidad y diversidad de medios involucrados, denominándose “Operación High Jump”. El proyecto, impulsado por el Almirante (RE) Richard E. Byrd, tenía entre otros objetivos el adiestramiento del personal y la prueba de equipos en el medio ambiente antártico, la selección de sitios para futuros asentamiento y de posibles pistas de aterrizaje. Incluyó seis hidroaviones Martin PBM-5 Mariner, seis Douglas R4D equipados con ruedas y esquíes, diversas aeronaves monomotor y helicópteros Sikorsky H03S-1. Además, participaron otros 13 navios en diversas funciones. La Armada Argentina haría lo propio ese mismo año, al organizar una gran expedición enviando al continente blanco siete naves y un hidroavión, siendo el barco insignia de la avanzada el transporte ARA “Patagonia”. Nadie encontró ninguna base secreta alemana. De lo posible a lo poco probable Es muy posible que submarinos alemanes durante la 2da Guerra Mundial se hayan acercado a las costas argentinas. La finalidad de semejante travesía tiene que estar indefectiblemente ligada al transporte de importantes objetos que puedan pasar por el diámetro de las escotillas (unos 70 cm) y que además puedan acomodarse en el interior del submarino. Utilizando veleros que pudieran encontrarse con algún U-Boot aguas afuera del Río de la Plata, desde Buenos Aires se podrían haber despachado sustancias químicas de producción local, especialmente las destinadas a productos farmacéuticos o medicamentos; documentación y hasta donaciones provenientes de la comunidad germana. Desde Alemania, es asimismo posible que hubieran llegado aparatos radiotransmisores y máquinas de cifrado, ya que para la inteligencia del III Reich era muy importante conocer la zarpada de buques cargueros con productos de origen agropecuario, con rumbo a Europa y los EEUU. Sin embargo, es muy poco probable que desde la costas bonaerenses se hubiera podido reabastecer de combustible a los Lobos Grises sin la infraestructura necesaria como puerto o buque tanque. A comienzos de los años '40, existía en la Argentina a causa de la Guerra, escasez de combustibles y su consumo estaba racionado. Había entonces, muy pocos camiones cisterna que disponían de escasa capacidad y además los caminos hacia las poblaciones costeras desde San Clemente del Tuyú hasta Villa Gesell eran poco más que una huella y no disponían (aún hoy tampoco) de instalación portuaria alguna. Esto significa que un submarino fondeado a unos 1500/2000 metros de la costa, por la profundidad de calado, tendría que haber sido reabastecido con barriles de 200 litros transportados en balleneras a remo o algún bote a motor partiendo desde la playa, sorteando la rompiente y esperando los excepcionales momentos de reducido o nulo oleaje. Para un requerimiento de decenas de toneladas de gasoil que necesitaba un U-Boot, ello, más allá de lo poco probable, era casi inviable. Del mismo modo, es inaceptable técnicamente una maniobra semejante desde veleros particulares, a menos de que, por sus dimensiones, posean importantes tanques internos y sistemas de bombeo de combustible, que la elevaría por lo menos al rango de goleta o fragata. Del mismo modo, sin profundidad para sumergirse a fin de ocultarse y o maniobrar, es poco creíble que comandantes submarinistas alemanes, luego de una guerra de experiencia a cuesta, se acercaran y navegaran de día a ojos vista de la costa. Para cualquier maniobra, máxime si ella fuera de actividad secreta, sólo se hubieran aproximado en horas de oscuridad. Algunas consideraciones técnicas Mucho se ha publicado respecto a estas naves, con especulaciones de todo tipo y color. Aún importantes investigaciones publicadas, pierden sustento y credibilidad por carecer de los mínimos conocimiento técnicos de cómo funcionan los submarinos y principalmente la faz humana que hace a los tripulantes submarinistas. Al igual que los aviones, los submarinos se desplazan en tres dimensiones, y dentro de ellas requieren de un espacio (profundidad) mínimo para poder maniobrar. En tanto, la profundidad máxima a alcanzar estará dada por la resistencia estructural del casco resistente, que en épocas de la Segunda Guerra rondaba, según los modelos, entre los 80 y los 150 metros. La profundidad mínima de navegación en inmersión se obtiene sumando la altura desde la quilla al extremo de la vela (unos 12/15 metros), luego hay que adicionar un espacio suficiente desde la vela a la superficie del mar que supere holgadamente los máximos calados de los más grandes buques de superficie. Finalmente, se requiere otro espacio como para poder navegar en profundidad y no dar de golpe contra el fondo o algún afloramiento rocoso. De esta sumatoria surge una profundidad mínima de 55/60 metros. En prácticamente toda la costa argentina y en especial la bonaerense, esta profundidad se alcanza a no menos de una hora y media de navegación mar adentro, y a esa distancia una maniobra de inmersión es imposible poder ser divisada desde la costa. Además, el sector costero de la provincia de Buenos Aires a partir del Río de la Plata, no posee elevaciones naturales hasta Mar del Plata, excepto algunos médanos de insignificante altura. Por ello, desde una costa plana no es fácil divisar un submarino a una distancia de 2000 metros a menos que el mar se encuentre muy calmo, y además, es imposible verlo sumergirse porque a esa distancia la profundidad no excede los 15 metros. Otro elemento técnico que siempre se presta a confusión es la velocidad máxima de las embarcaciones. Estas velocidades máximas las suele medir el fabricante con un barco nuevo y en condiciones de mar ideal, vale decir, sin olas y con escaso viento, elementos que pocas veces suceden en mar abierto. Los sumergibles de la 2da Guerra Mundial, estaban diseñados para navegar rápidamente en superficie y ese diseño los tomaba lentos en inmersión, con velocidades ideales de 15/18 nudos y ocho respectivamente. Ambas velocidades máximas se las emplea excepcionalmente ya que obliga a un marcado consumo de combustible de los motores atmosféricos o someter a la batería a entregar un alto régimen de descarga. Los submarinos alemanes de la Segunda Guerra podían acoplar los motores Diesel directamente a los ejes de las hélices y con ellos alcanzar sus máximas perfomances en superficie. Sin embargo, si durante este tipo de navegación necesitaban cargar la batería, uno de los motores debía desacoplarse de la hélice para conectarse al motogenerador eléctrico, con una notable pérdida de rendimiento, además de navegar compensando con el timón la diferencia de velocidad entre ambas hélices. Siempre es preferible observar las velocidades de crucero de cualquier nave y no las máximas, ya que aquellas son las que los buques pueden emplear en forma sostenida. Además, la condición del mar tiene directa injerencia con la velocidad de los barcos. En el caso de los sumergibles, dado su reducido perfil, olas no muy altas superan su cubierta, afectan el rendimiento de la nave y el bienestar de la tripulación. Ello se agrava si el comandante ordena aumentar la velocidad. Sin embargo, el mar grueso permitía, y permite, un mejor ocultamiento y diluye un poco más rápido la estela de navegación, la que con mar calmo es fácilmente distinguible desde aeronaves. También es importante señalar que los submarinos están diseñados para trasportar los torpedos que va a lanzar. Esto significa, que una vez que el sumergible lanza uno de estos ingenios, debe recuperar el peso del mismo inundando con agua de mar el tanque interno denominado “compenso de torpedos”, de manera que la nave no pierda su equilibrio dinámico al quedar “liviano” de proa. Los torpedos se lanzaban cerca de la superficie y a menudo se lo hacía en salva. Con frecuencia la maniobra de recuperación del peso perdido no era lo suficientemente rápida y ocasionaba el afloramiento de la proa del sumergible, con el consiguiente peligro de ser visto por los destructores de escolta. Con esto queremos significar que un submarino que se desprende de sus torpedos, no mejora sus perfomance por haber perdido el peso de los mismos. Más aun, si el tanque de compenso de torpedos no alcanza a recuperar el peso perdido, se deben inundar uno o más de los tubos lanzatorpedos. Igualmente, los tanques de combustible en los submarinos se encuentran fuera del casco resistente y en contacto del agua de mar por medio de una válvula. De esta manera, a medida que el combustible se consume, el agua de mar ocupa su lugar impidiendo que el tanque se llene con aire, lo cual complicaría la inmersión (el agua y el gasoil son inmiscibles entre sí). Otro elemento de limitación para la navegación cerca de la superficie, además del peligro de colisionar contra un barco, es la exposición de los periscopios y snorkel. Estos elementos por atravesar el casco resistente poseen fuertes sellos a prueba de presión, que impiden en ingreso del agua por el agujero pasante. Por ello, tanto al asomar cualquiera de los periscopios (de observación y / o ataque) como el snorkel, la nave debe disminuir la velocidad, de manera tal que la resistencia al avance ofrecida por estos mástiles no dañe los sellos y puedan poner en riesgo la inmersión. La tripulación Dada la necesidad de ahorrar espacio, en los sumergibles en servicio durante la última Guerra Mundial y la mayoría de los submarinos convencionales actuales, la tripulación no disponía de comodidades individuales, excepto el Comandante. Las cuchetas eran del tipo “cama caliente” y no había posibilidades de que todos comieran al mismo tiempo. Las capacidades higiénicas también eran muy limitadas por la necesidad de ahorrar el agua potable. La barba de los submarinistas era realmente forzada. Las reducidas dimensiones de la cámara frigorífica, permitía solo pocos días de alimentos frescos y los olores internos eran espesos a causa del gasoil, la actividad biológica, la comida, etc. Además, no cualquiera aborda un submarino. La persona no debe sufrir ni la más leve claustrofobia y debía estar adaptada y entrenada para luchar entre la victoria o la muerte dentro de un cigarro de acero en la profundidad del océano. Salvo operaciones con tropas de comandos o infiltración de agentes, es extremadamente difícil que un submarino en operaciones de guerra transporte pasajeros extraños a la tripulación y sin ningún tipo de adaptación y/o adiestramiento previo. Es por ello, que algunos jerarcas nazis hayan decidido huir en un submarino desde Alemania hasta el Atlántico Sur, rodeando la Isla de Gran Bretaña con los peligros que ello implicaba en 1945 en un raid de dos meses, si bien no sería imposible, es bien poco probable. Jóvenes vs. Expertos Suponiendo que los interrogatorios efectuados en la Argentina hubieran sido realizados con escasa técnica y por ello las autoridades locales hayan quedado “satisfechas” con los resultados obtenidos, es totalmente imposible que las tripulaciones de ambos sumergibles pudieran haber ocultado información de extrema importancia ante los interrogadores expertos de los EE.UU. y Gran Bretaña. Eran muchas personas, muy jóvenes y con capacidad militar de submarinista. Es impensable que no hubieran caído en contradicciones graves o fisuras ante preguntas o precisiones cruzadas, micrófonos ocultos en los lugares de detención, la incertidumbre del lugar de encierro, etc. También se han comparado las confesiones de los comandantes durante el cautiverio como prisioneros de guerra, con textos por alguno de ellos escrito varios años después. Ambos elementos son buenas guías para el investigador, aunque hay que tener en cuenta que nunca es lo mismo el testimonio de una confesión forzada ante interrogadores, que las “memorias” escritas por la misma persona a varios años de finalizada la guerra. Cabe sin embargo, otra posibilidad: que la misión de estas naves haya portado un secreto de tal magnitud, que las autoridades aliadas hubieran decidido ocultarla a la historia para siempre. Si esto es así, evidentemente al gobierno argentino no sacó provecho alguno... Finalmente Desde aquellos años hasta la actualidad, en muchos diarios y libros publicados se refirieron presuntos avistajes de otros submarinos nazis hundidos a unos 200 metros de la costa y a unos 15 metros de profundidad. Indudablemente, se buscó vender sensacionalismo o procurar tildar de nazi a la Armada y a las autoridades argentinas, como supuestos encubridores de los alemanes. En tantos años, muchas generaciones de marinos pasaron por las filas de la institución, siendo imposible guardar un secreto, además de los cambios de política y de mentalidad experimentados por la Fuerza. De todos modos, estos datos han dado pié por mucho tiempo a una verdadera leyenda sobre la presencia de submarinos alemanes hundidos, que, por supuesto, dieron pié también a sus respectivas búsquedas y dejando en claro que es muy poco probable que se pueda encontrar algún submarino alemán hundido en el sur argentino. Muchos lugareños y presuntos investigadores dicen haberlos visto. ¿Acaso en 60 años no se pudo obtener ninguna fotografía, ni tampoco nadie pudo llegar hasta el lugar, siendo que supuestamente estaban tan cerca de la costa? La presente nota no pretende negar o discutir la actividad de submarinos alemanes en las costas Argentinas durante la Segunda Guerra Mundial ya que ello sería una necedad. Más allá del relato histórico conocido, intentamos aportar elementos técnicos que se han soslayado en oportunidades, ya que a falta de pruebas concretas, muchas investigaciones se basaron en elucubraciones, conjeturas, “atando cabos sueltos” y hasta tal vez con intencionalidad política. En su mayoría, por desconocimiento de la operatividad de los sumergibles, se le han adjudicado a estos capacidades imposibles, como sumergirse donde no hay profundidad, navegar a velocidad de destructor, trasladar pasajeros civiles a 15.000 km de distancia, abastecer bases antárticas, etcétera, desmereciendo estos aspectos trabajos de relevancia historiográfica y o periodística. Final para los últimos Lobos Grises en libertad En el mes de septiembre de 1945 el U-530 y el U-977 zarparon con rumbo al Puerto de Boston en los EE.UU. por sus propios medios y tripulación norteamericana. En el país del norte, fueron conducidos en enero de 1946 al Atlántico Norte, al noroeste del Cabo Cod, donde el U-530 fue hundido por torpedos del submarino USS “Toro” y el U-977 fue blanco del USS “Atule”. (1) Como se recordará, Hitler su suicidó junto con su esposa. Luego, algunos de sus colaboradores quemaron ambos cadáveres en las adyacencias del búnker, en Berlín. Los restos fueron ubicados e identificados por los soviéticos, quienes celosamente los escondieron, y guardaron el secreto del hallazgo. Esta maniobra recién se reconocería oficialmente a mediados de los años '90. (2) El crucero brasileño "Bahía ” (C-12) era del Tipo Scout Cruiser de 3150 toneladas de desplazamiento, fue botado en el astillero Vickers Armstrong de Inglaterra en 1908 e incorporado en 1910 y modernizado en 1926. Integró la Clase Bahía junto con el "Río Grande do Sul” (C-ll). Estaba armado con diez cañones Vickers Armstrong de 4.7pulg/50 cal. (120 mm) en montajes simples, seis cañones de 47 mm en montajes simples y dos lanzadores dobles de torpedos de 18 pulgadas. Luego se le agregaron cuatro cañones antiaéreos de 76,2mm. Durante su carrera operativa, el 30 de enero de 1918 integró la División Naval de Operaciones de Guerra creada para participar de la 1° Guerra Mundial, en 1932 participó de la Revolución Constitucionalista en el bloqueo naval de Puerto de Santos y durante la Segunda Guerra Mundial realizó misiones de escolta de convoyes y patrulla en el Atlántico Sur Occidental. (3) Los U-Boots rendidos en puertos de España pasaron a formar parte de su Armada y fueron utilizados por varios años. (4) El tiempo en inmersión de esta nave, es uno de los mayores registros para submarinos de propulsión convencional, aún en la actualidad. Fue la segunda más larga lograda por un submarino hasta ese momento, siendo superado por el U-978 cuando realizó una patrulla sumergido utilizando el snorkel desde Bergen (Noruega), hasta ese mismo puerto de zarpada, desde el 9 de octubre de 1944 hasta el 16 de diciembre (68 días en inmersión). (5) De haberse incorporado ambas naves a la Armada Argentina, hubieran producido un desbalance en la región. Los sumergibles clase Balao (ex US-Navy) recibidos en 1960 por Argentina y encuadrados dentro del "PAM” (Plan de Asistencia Militar), igual que los de Brasil y Chile, eran de inferiores prestaciones que los alemanes por no poseer snorkel. Recién la Armada Argentina alcanzaría esa capacidad (snorkel), 26 años después con la adquisición de los submarinos tipo Guppy IA / II (Balao modernizados) en 1971. Bibliografía consultada Gabler Ulrich , Construcción de Submarinos Arguindeguy Pablo - Rodríguez Horacio, Las Fuerzas Navales Argentinas Arguindeguy Pablo, Apuntes Sobre los Buques de la Armada Argentina Burzaco Ricardo, Submarinos de la Armada Argentina 1933-2000 Kraft Helmut, Submarinos alemanes en la Argentina Philippe Jean - Dallies Labourdette, U-Boote Bryant Ben, Submarine Comander Pitt Banie, La Batalla del Atlántico Meding Holger, La Ruta de los Nazis Time - Life, El Tercer Reich (Manadas de Lobos Iy II) Robert Stem, U-Boats Pertusio Roberto, Submarinos, historia, relatos, etc Janes Museo COFS Archivo documental y fotos de autores Autores: Ricardo Burzaco y Juan Carlos Cicalesi Fuente: Revista DeySeg. Ed. especial 80 aniversario Esta informacion pertenece al sitio web https://www.elsnorkel.com/.